Nación quiere cortar las transferencias a la Patagonia

MACRI BUSCA AHORRARSE 140 MIL MILLONES DE PESOS

Los giros discrecionales que se quieren cortar ahora en la Patagonia son programas de salud, educación, empleo o producción que la Nación ejecuta en el país y se hacen sentir en provincias chicas.
La crisis económica que no puede domar y las exigencias que le plantea el Fondo Monetario Internacional (FMI) ponen al gobierno nacional contra las cuerdas a la hora de buscar recursos, por eso desde su gabinete pergeñaron un plan: cortar todas las transferencias discrecionales a la Patagonia, lo que implicaría un ahorro de unos 140 mil millones de pesos.
La propuesta fue deslizada en la reciente reunión que mantuvieron el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta y la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal con el senador rionegrino Miguel Angel Pichetto y el gobernador cordobés Juan Schiaretti, entre otros.
Según una nota publicada por el sitio www.lapoliticaonline.com, la propuesta “indignó” a Pichetto ya que el senador representa a una de las provincias que sería víctima del ajuste, como lo es Río Negro.
“La propuesta del gobierno es cortar a cero la asistencia al régimen de promoción de la industria electrónica de Tierra del Fuego, los reembolsos a puertos patagónicos y hasta los plus que se pagan en planes sociales, jubilaciones y asignaciones familiares a los que viven en la Patagonia, por las más duras condiciones de vida que implica instalarse en esa región”, destacó LPO.
Según el sitio, en la Casa Rosada hace tiempo que tienen la intención de cortar todas las transferencias no automáticas a las provincias. El Gobierno quiere ahorrar 270 mil millones de pesos con recortes a subsidios, obras públicas y programas varios.
Hace unos días este diario publicó un informe donde se refleja que las transferencias de Nación a las provincias para gastos de capital cayeron en términos reales cerca de 30 por ciento durante la primera parte del año. El fenómeno no es consecuencia del recorte en la obra pública, sino que empezó a manifestarse antes de esa decisión. Y el cuadro inflacionario agravó el panorama.
La ciudad de Buenos Aires encabeza el grupo de las que se vieron favorecidas mientras que La Pampa está en el grupo de las que más perdieron.

Recorte en programas.
En tanto, los giros discrecionales que se quieren cortar ahora en la Patagonia son programas de salud, educación, empleo o producción que la Nación ejecuta en el país y se hacen sentir en provincias chicas.
En algunas representa hasta 15% del presupuesto local y no será fácil recortarlo de un plumazo. Tampoco será tan sencillo recortar obras públicas, porque el presidente Macri promete reemplazarlas con Programas de Participación Pública Privada (PPP) pero no convence a todos. “Hasta ahora sólo licitó corredores centrales y nada en el interior”, se quejó ante LPO el diputado nacional salteño Pablo Kosiner.