Inicio La Pampa Neuquén se suma a La Pampa y pide frenar Portezuelo

Neuquén se suma a La Pampa y pide frenar Portezuelo

EL SECRETARIO DEL INTERIOR DIJO QUE LA OBRA NO SE PUEDE HACER SIN ESTUDIO PREVIO

El Gobierno neuquino señaló que la construcción del polémico dique sobre el caudal del río Grande, principal afluente del Colorado, solo se debe concretar si hay un estudio de impacto ambiental integral al cauce que lo avale. 

El Gobierno de Neuquén ratificó en Rincón de los Sauces su posición en torno a la construcción de la represa Portezuelo del Viento en Mendoza: si bien la provincia no se opone al desarrollo de la obra, sí plantea que se haga bajo determinadas condiciones, entre ellas, que el manejo del dique no quede en manos de Mendoza. «Debe ser Coirco quien controle el caudal», afirmaron.

La multitudinaria movilización en contra de Portezuelo y de una «avivada» de Mendoza para llevarse sedes de empresas de servicios petrolíferos, impactó en el gobierno de Omar Gutiérrez, quien debió mandar ayer una «misión» de seis funcionarios para tranquilizar los ánimos exaltados por la construcción de la represa en Mendoza.
La delegación estuvo encabezada por el ministro de Producción e Industria, Facundo López Raggi, quien estuvo acompañado por el secretario de Desarrollo Territorial y Ambiente, Jorge Lara; el secretario del Interior y Gobiernos Locales, Osvaldo Llancafilo; la secretaria de Industria, Claudia Afione; el secretario de Recursos Hídricos, Horacio Carvalho; y el presidente del Ente Provincial de Agua y Saneamiento, EPAS, Mauro Millán.

En manos de Coirco

Durante un encuentro con autoridades municipales y ediles de esa localidad neuquina, los funcionarios provinciales reiteraron que es preciso realizar un estudio Impacto ambiental integral de la Cuenca del Río Colorado, que es necesario hacerlo a través de Universidades Públicas e impulsar una audiencia pública nacional. Además, insistieron con garantizar el control del manejo de la represa a través de las cinco provincias (Mendoza, La Pampa, Neuquén, Río Negro y Buenos Aires) que, junto a Nación, integran el Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (Coirco).

El secretario del Interior y Gobiernos Locales, Osvaldo Llancafilo, fue el encargado de brindar estos detalles a la prensa neuquina, que se había concentrado en Rincón de los Sauces. El funcionario, según publicó el medio Noticias NQN, aseguró que el Gobierno provincial se opone al control de Mendoza de Portezuelo. «Debe quedar claro que el control y manejo de caudales de la represa sea a través de Coirco, que es el Comité del Río Colorado el cual integra Neuquén».

A su vez, señaló que, para que se concrete la polémica obra, «se deben cumplir las condiciones de estudio de impacto ambiental integral de la cuenca del Río Colorado a realizarse por universidades públicas» y «el llamado a una audiencia pública nacional».

Presión en el Congreso

La presión contra Portezuelo incluyó ahora el frente dentro del Congreso de la Nación, en donde dos legisladores, de las provincias de Río Negro y Neuquén, fijaron una posición en contra de la construcción del dique en las condiciones actuales.

Por su parte, la diputada nacional por el Movimiento Popular Neuquino Alma Sapag solicitó a Nación, a través de un proyecto presentado en la Cámara de Diputados de la Nación, que realice el estudio de impacto ambiental integral de la cuenca del río Colorado, con motivo de la construcción de la represa Portezuelo
En los fundamentos realza las funciones del Comité Interjurisdiccional del río Colorado (Coirco), creado en 1976, que incluye a las cinco provincias que atraviesa (Río Negro, Neuquén, Mendoza, Buenos Aires y La Pampa. En sus considerandos recordó las funciones y obligaciones del ente.

«Constituye un ámbito técnico en el que se canalizan décadas de estudios, esfuerzos y aspiraciones de cada una de las provincias miembros de la cuenca, con el objetivo general de asegurar la ejecución del Programa Único Acordado y su adecuación al grado de conocimiento de la cuenca y su comportamiento, la regulación de sus usos, el control ambiental, establecimiento de normas técnicas para la determinación de la línea de ribera, control del proyecto y construcción y planes de operación y mantenimiento de las obras de regulación, derivación e hidroeléctricas», señaló.

«Agravará la crisis»

Martin Doñate, senador del Frente de Todos Río Negro, directamente se declaró en contra del dique ya que no solo pone en peligro al río Colorado, sino que también «agravará la crisis hídrica». A través de su cuenta de Twitter, Doñate dejó en claro que este proyecto que impulsa Mendoza sobre el río Grande, afluente del Colorado, «puede generar un grave daño a otras provincias».

«En defensa de los Intereses de mi provincia seguiré planteando mi oposición clara y contundente a esa obra que nos perjudica. La realización de ‘Portezuelo’ agravará la crisis hídrica que afecta ya a Río Negro y las provincias aguas abajo», sostuvo el senador, quien concluyó: «Nuestras voz como provincia y la de las demás provincias afectadas por este proyecto que beneficia solo a Mendoza, es un genuino grito federal en defensa de nuestros recursos naturales y la sustentabilidad de una gran región del sur».

Masiva pueblada

La medida tuvo eco en trabajadores y vecinos y encabezada por el ex intendente Marcelo Rucci y por la presidenta del Concejo Deliberante, Daniela Rucci, a cargo de la intendencia dado que Norma Sepúlveda integraba la comitiva de 43 jefes comunales que realizaba gestiones en Buenos Aires.

La protesta se inició luego de que se consolidara en Mendoza el Parque Industrial de Pata Mora al que se ve como una competencia porque durante los ocho años de gestión de Marcelo Rucci, como intendente, hubo promesas para hacer uno en Rincón pero por diversos motivos no se concreto. A este reclamo se agregó el rechazo a Portezuelo del Viento que hará Mendoza porque se teme que corra riesgo el caudal del Colorado desde donde se abastece de agua la localidad.

El río Colorado tiene una bajante extraordinaria y la localidad sufre por la falta de agua potable. Para abastecerse utiliza el curso de agua que tiene dos afluentes, el Barrancas y el Grande. Mendoza avanzó en la construcción de una presa en éste último y eso enardeció los ánimos.