Inicio La Pampa Neuss y la antena pampeana

Neuss y la antena pampeana

LA HUELLA DE THALES SPECTRUM EN LA PROVINCIA

El nombre del empresario Jorge Neuss (72) saltó a los portales de noticias de los principales medios de comunicación del país luego que se conociera que el sábado mató de un balazo a su esposa -Silvia Saravia (69)- y luego se suicidó de un disparo en la cabeza. De inmediato comenzó, por parte de la prensa, el recorrido por la vida y obra de la familia Neuss.
Sin embargo, en La Pampa su presencia en los medios nacionales disparó un interés por su fallida participación en la empresa Thales Spectrum, que instaló una antena en la capital pampeana para controlar el espectro radioeléctrico y si actualmente se encuentra cumpliendo con esa función.
En la ciudad de Santa Rosa, la empresa Thales Spectrum Argentina, que pertenece al grupo empresario familiar, instaló en los ’90 la antena del sistema de manejo del espectro radioeléctrico. Aquella concesión que el entonces presidente Carlos Menem otorgó a la compañía francesa y a su subsidiaria local, caducó en 2004, a través de un decreto del entonces presidente Néstor Kirchner y su jefe de Gabinete y el actual mandatario Alberto Fernández.
Fue la segunda caducidad de una concesión menemista ordenada por el kirchnerismo, ya que la primera fue la del Correo Argentino que Menem había puesto en manos de la familia Macri. Desde entonces, la tarea que realizaba Thales Spectrum Argentina es desarrollada por la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC), tal como se puede ver en el predio del barrio Los Hornos, donde la antena sigue en pie. Fuentes del Enacom consultadas por este diario no pudieron establecer si actualmente dicha antena se encuentra operativa.

Procesado.
Jorge Neuss estuvo procesado junto a Menem por «sobornos» que, según la denuncia presentada por al Auditoría General de la Nación, Thales Spectrum le habría pagado a funcionarios menemistas para hacerse de la concesión del control del espacio radioeléctrico nacional.
El juez federal Sergio Torres estimó en 671 millones de pesos la defraudación al Estado y la Sala II de la Cámara Federal lo confirmó. Sin embargo, tiempo después, una sala ad hoc de la Cámara de Casación (Gustavo Hornos, Augusto Diez Ojeda y Mariano González Palazzo), dejó sin efecto los procesamientos y embargos.