Inicio La Pampa Nevadas por encima de la media histórica

Nevadas por encima de la media histórica

Según los registros oficiales del Comité Interjurisdiccional del río Colorado (Coirco), las nevadas de los últimos días produjeron el mayor acumulado de nieve de la última década. Esto se convirtió en un alivio ante el bajo caudal que registraba el río.
Las «buenas noticias» llegaron desde la cordillera de los Andes, justo cuando los pronósticos meteorológicos a largo plazo, sumados a los reveses de la última década, hacían prever que en la próxima temporada la crisis del río Colorado se iba a agravar aún más
En ese sentido, los registros oficiales del Coirco, que se tomaron el último jueves, marcan que los acumulados de nieve son los más altos desde 2010 y, en ciertos casos, muy superiores a los registrados durante el mes de junio.
Según consignó el diario La Nueva, en todos los casos, «los números parciales hasta el 25 de junio, eran marcadamente mayores que los números finales del mismo período en cada uno de los años de la última década».
«Esta noticia supone un alivio para el sector productivo del Valle Bonaerense del río Colorado que, después de un corte anticipado en el riego, la imposibilidad de sembrar cebolla temprana y pasturas de invierno, y la imprevisibilidad que las bajas reservas del río daban a la próxima temporada de regadío, veía el futuro productivo con un pesimismo casi absoluto», señaló el medio.
El gerente técnico de Corfo, Marcos Aragón, aseguró a La Nueva que, a la fecha, «estamos mucho mejor que en los últimos diez años. Incluso, en el sensor de irrigación en la provincia de Mendoza, estamos por encima de la media histórica».
De todas maneras, aclaró que es necesario ser cautos y no dar por descontado que el año se ha salvado: si bien la tendencia de junio ha sido muy buena, el valor acumulado todavía es alrededor del 30 % de lo que sería un año bueno o normal.
«Por el momento, estamos superando el valor de acumulación de nieve del año pasado, que fue muy malo. Pero tenemos que pensar que las nevadas se dividen en tres meses casi iguales: junio, julio y agosto», explicó y remarcó que es necesario que en julio y agosto se den nevadas que permitan alcanzar una medición de año normal.
«Con eso ya estaríamos por encima de los últimos diez años. Pero la realidad es que hoy por hoy, si se cortaran las nevadas y no volvieran, estamos en un año malo», indicó.
Hasta hace algunos días, el panorama en la zona de riego de Villarino y Patagones era por demás oscuro: el poco caudal con que bajaba el río Colorado había obligado a suspender riegos y varios productores estaban abandonando la zona para no perder el año.