Inicio La Pampa Ni Una Menos: "Hay una muerte cada 32 horas"

Ni Una Menos: «Hay una muerte cada 32 horas»

En el marco de la quinta movilización bajo la consigna «Ni Una Menos», ayer miles de mujeres volvieron a ocupar las calles de todo el país para exigir la implementación de políticas concretas ante la violencia machista que ha provocado la muerte de miles de mujeres. Según la organización La Casa del Encuentro, entre 2008 y 2019 hubo 2.952 femicidios y femicidios vinculados de mujeres y niñas.
El movimiento que se organizó bajo esta consigna nació justamente «ante el hartazgo por la violencia machista, que tiene su punto más cruel en el femicidio», el 3 de junio de 2015.
En esta oportunidad, las calles fueron por quinta vez el escenario de una protesta que tiene por objetivo que el Estado intervenga para ponerle fin a la violencia de género. En Santa Rosa distintas organizaciones, junto a mujeres e identidades disidentes, se sumaron a la jornada nacional para exigir al gobierno nacional la implementación y financiamiento de políticas públicas para combatir y erradicar la violencia de género. Además, luego de la presentación del proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo realizada el martes pasado, la despenalización del aborto se sumó a los reclamos.
La senadora nacional Norma Durango (PJ) fue una de las que se acercó a la Plaza para sumarse a la protesta. Allí, en diálogo con LA ARENA, resaltó que es la quinta manifestación que se hace para «todas las mujeres, para que vengan a manifestarse en contra de la violencia de género, que cada día es mayor». En ese sentido, advirtió que «cada día tenemos más muertes» de mujeres y ahora «tenemos una cada 32 horas».
La senadora resaltó que ante «la preocupación de todas las mujeres» y «como presidenta de la Banca de la Mujer», decidió presentar en febrero ante el Senado un proyecto de ley para declarar la emergencia nacional por violencia de género. «Queremos que sea una ley que realmente se debata rápidamente», explicó Durango y reconoció que «no hemos podido todavía incorporarla a los temas en el recinto».

«No está en agenda».
A pesar de que discursivamente el presidente Mauricio Macri ha manifestado que las cuestiones de género están presentes en la agenda del gobierno, Durango afirmó que «no hay políticas públicas si no hay un presupuesto acorde para llevarlas adelante».
«Y aunque se dice que en el presupuesto nominalmente se aumentó, la verdad es que en porcentajes no. No se ha construido ningún refugio de todos los que prometieron y verdaderamente no tenemos unas políticas públicas que se ocupen de la violencia. Todos los días tenemos una denuncia nueva en Santa Rosa, en el interior de la provincia de La Pampa y en todo el país. Es una situación muy preocupante», agregó.
«Nos están matando, y no estoy exagerando», aseveró Durango, quien sostuvo que por un lado están «los femicidios» y por el otro por «los que se niegan al aborto, porque hoy murió otra chica más por aborto clandestino».
Por su parte, la integrante del Foro Pampeano por el Aborto Legal Seguro y Gratuito, Cristina Ercoli, explicó que «es muy preocupante», debido a que «las personas cuando deciden que no quieren seguir adelante con un embarazo buscan cualquier método, y los que son clandestinos son inseguros».
Por estos motivos, Ercoli aseguró que «no hay Ni Una Menos sin aborto legal» y que «el femicidio es del Estado, porque es el que no está reglamentando justamente el derecho a decidir de las mujeres».
«Nosotras necesitamos que urgentemente se debata en Diputados. Ya tuvo media sanción el año pasado, así que no hay mucho para discutir porque es la misma composición. Esperamos que este año vuelva a salir la media sanción para que el año que viene se trate en Senadores», concluyó.

Femicidios: casi 3 mil en 11 años
La ONG «La Casa del Encuentro» publicó que en los últimos 11 años se produjo un femicidio cada 32 horas. Según el relevamiento, entre el período comprendido entre los años 2008 y 2019, hubo un total de 2.952 femicidios y femicidios vinculados de mujeres y niñas. Esto dejó a 3.717 niñas y niños, el 64 % de ellos, menores de edad, sin sus madres. Otro dato alarmante es que en más del 62 % de los casos, los femicidas fueron parejas o ex parejas de las víctimas.

La Pampa, debajo de la media
La Corte Suprema publicó el viernes la actualización del Informe de Femicidios de la Justicia Argentina. Allí se identificaron 278 víctimas letales de la violencia de género en el 2018. El estudio fue realizado por la Oficina de la Mujer con datos aportados por los Poderes Judiciales de todo el país. En el ranking de las provincias que más femicidios tuvieron durante el año pasado, La Pampa quedó en el décimo noveno lugar entre los 24 distritos.
La Oficina de la Mujer está a cargo de la vicepresidenta de la Corte, Elena Highton de Nolasco. El estudio realizado por el organismo, creado en el año 2015, identificó 278 víctimas letales de violencia de género (255 directas que incluyen cuatro travesticidios/transfemicidios y 23 femicidios vinculados), entre el 1 de enero y el 31 de diciembre del año pasado.
El ranking provincial fue elaborado en función de la tasa de víctimas directas de femicidios cada 100 mil mujeres en ese período, la cual fue idéntica a la del año 2017 (1,1). La Pampa estuvo entre los siete distritos que tuvieron femicidios pero se ubicaron por debajo de la media nacional. A su vez, las provincias de Santa Cruz y Tierra del Fuego no registraron ningún caso.
El 83% de las víctimas que se registraron en todo el país tenía un vínculo previo con los varones indicados, imputados, procesados o condenados, con condena firme o no, en los expedientes («sujetos activos»).

El «enemigo» en casa.
En la mayoría de los casos los femicidios fueron cometidos por parejas o exparejas de las víctimas (56%); un 15% por familiares y el 12%, por personas con otro tipo de vínculo. Estos datos revelan la existencia de un conocimiento previo entre las víctimas y sus victimarios (salvo el 6% en el que actuó un varón desconocido). Si se analiza el universo de vínculos de parejas, exparejas y familiares (71%) se observa que el 42% de los sujetos activos convivía con las víctimas.
Asimismo, la investigación permitió determinar que el principal escenario del delito se produjo en el hogar (66%); en espacios públicos (19%), en otras viviendas (9%) y el resto, en otros espacios (6%).
Las principales víctimas directas de femicidios fueron mujeres jóvenes, de entre 25 y 34 años (25%). Luego, sigue el grupo de entre 35 y 44 años (19%) y, en tercer lugar, las de 45 y 59 años. El estudio también identificó a 202 niñas, niños y adolescentes que se encontraban al cuidado de las víctimas de femicidios.