Inicio La Pampa Niña grave tras ser picada por araña

Niña grave tras ser picada por araña

ATAQUE DE ANIMAL VENENOSO EN INGENIERO WHITE, CERCA DE BAHIA BLANCA

Una nena de 3 años continuaba internada en un centro asistencial de la ciudad bonaerense de Bahía Blanca, luego de haber sido picada el fin de semana por una araña conocida «araña de rincón», «rinconera» o también «araña de los cuadros», perteneciente al género Loxosceles. Es una araña presente en nuestra provincia, que habitualmente se encuentra detrás de cuadros y en rincones, de allí sus nombres. Se las suele ver con más asiduidad en días de mucho calor. Una página web de la UNLPam aporta imágenes para identificarla y recomendaciones para actuar en caso de picaduras.
El episodio ocurrió el domingo, en momentos en que la menor cumplía años, cuando los padres observaron que presentaba un hematoma en el ombligo, por lo que, ante las sospechas de una picadura de araña o alacrán, la trasladaron a un centro asistencial.
En un primer momento, la madre la llevó al hospital de Ingeniero White, donde solo le dieron un calmante y la enviaron a la casa, con la recomendación de que en la semana concurriera a un pediatra.
Insatisfecha con el diagnóstico, la madre se trasladó a Bahía Blanca y la llevó al Hospital Interzonal de Agudos «José Penna», donde los profesionales percibieron la gravedad del cuadro e internaron de inmediato a la niña.

Loxosceles.
La doctora Natacha Zubismendi, del área de Terapia Pediátrica del hospital Penna, señaló que «la menor sufrió una mordedura por una araña conocida como rincón o Loxosceles que son venenosas y provocan síntomas importantes».
«La niña presentó una forma de las más graves llamada cutáneo visceral con alteraciones de la piel y de función de órganos como la coagulación, el riñón y el hígado», afirmó. «La rápida consulta de los padres y tratamiento con antitoxina hizo que el cuadro no progresara a una mayor gravedad», agregó Zubismendi.
La araña ‘Loxosceles laeta’, también conocida como «araña violinista», suele ubicarse entre piedras, detrás de cuadros, lugares con poca higiene, zócalos, cajones y armarios y que se puede encontrar tambié en La Pampa y en Mendoza.
Su color oscila entre el marrón al gris claro, no mide más de 3 centímetros, suele aparecer más en épocas de temperaturas elevadas y en lugares con poca luz. Corre velozmente.
En un principio la mordedura provoca un intenso dolor, muchas veces descripto como un pinchazo y luego sensación de «quemazón».
No es necesario capturar a la araña para un tratamiento correcto. El diagnóstico se hace por la clínica.
Ante un caso de picadura, se recomienda poner hielo de forma inmediata en la zona afectada, acudir de inmediato a un centro asistencial, no administrar medicamentos por boca y no friccionar el lugar de la picadura con ninguna sustancia.

En La Pampa.
Según la página web del proyecto de extensión universitaria «Reconocimiento y prevención de accidentes por animales ponzoñosos en la región norte de la provincia de La Pampa», la araña de rincón presenta un nivel de riesgo «alto» y su picadura, aunque no es dolorosa, provoca «lesión local, con destrucción de tejidos, ampollas y úlceras. Si los síntomas no desaparecen, evoluciona a un cuadro generalizado que puede provocar serias lesiones en el organismo».
Se la encuentra habitualmente en lugares oscuros como detrás de muebles, cuadros, galpones etcétera, tiene entre 1 y 3 centímetros y se la puede confundir con la «araña macho de los timbres» (Kukulcania hibernalis).
La página fue desarrollada por un grupo de profesionales de la Facultad de Veterinarias de la Universidad Nacional de La Pampa, que también desarrolló la aplicación para celulares «Ponzoñosos La Pampa».

Acción del veneno.
El veneno de la ‘Loxosceles laeta’ es potencialmente mortal dependiendo de la relación inóculo-masa del individuo. Su acción es esencialmente proteolítica y necrótica (disuelve los tejidos causando muerte celular). Contiene poderosas enzimas proteolíticas que destruyen todo lo que tenga proteínas, pudiendo ser 15 veces más tóxico que una cobra y 10 veces más potente que la quemadura con ácido sulfúrico.
Su veneno tiene un alto poder de penetración en el hígado y vías biliares.