Inicio La Pampa No dejaron ingresar un micro con 18 hacheros de Chaco

No dejaron ingresar un micro con 18 hacheros de Chaco

(Catriló) – Un colectivo con 18 hacheros de Chaco, provincia donde hay circulación comunitaria de Covid-19, quisieron ingresar hace unos días a La Pampa, pero la policía del puesto caminero de Catriló no los dejó porque no tenían el permiso correspondiente. Iban a ser contratados por una reconocida cabaña de General Acha para realizar un desmonte en un predio rural.
La información sobre este caso la dio a conocer ayer el gobernador Sergio Ziliotto. «Lamentablemente hay ejemplos que no ayudan», señaló. «El micro tenía permiso para entrar, pero los trabajadores, no. Tenemos que cuidarnos. No se trata de ser discriminatorios. Se trata de cuidar a los pampeanos», señaló y agregó: «El Estado tiene que ayudar pero también poner las reglas de juego».
Fuentes policiales dijeron a este diario que el pasado miércoles, cerca de las 20, arribó por la ruta nacional 5 un micro con «18 pasajeros de Chaco que se dirigían con destino a General Acha para hacer un desmonte en un predio rural. Iban a ser contratados por la Cabaña Curacó».
Si bien el ómnibus «contaba con la autorización de Transporte, se le había vencido unas horas antes. Pero tampoco los pasajeros contaban con la autorización para ingresar a la provincia», agregaron.
«Se le consultó a personal de Epidemiología sobre el caso, y se decidió que no podían ingresar salvo que hagan la cuarentena obligatoria por dos semanas», indicaron. «La firma cabañera no quiso hacerse cargo de los gastos para alojar a estas 18 personas en un hotel (que iba a disponer el Gobierno provincial) por 14 días que dura la cuarentena, y tuvieron que regresar a su provincia», agregaron.
«Antes de volver a Chaco hicieron otro intento por Jacinto Arauz, al día siguiente a la madrugada, pero tampoco los dejaron pasar», señalaron.

Bonaerenses.
Por su parte, ayer a la mañana personal del puesto caminero de la ruta 5 no se les permitió el ingreso a La Pampa a cinco personas bonaerenses que venían a instalarse a Catriló para trabajar en una cerealera.
Los voceros aseguraron que eran cinco hombres que provenían de Pehuajó y Tandil y «no contaban con el permiso de circulación y tampoco estaban habilitados para ingresar a la provincia».