Inicio La Pampa "No era una casa, era una ruina"

«No era una casa, era una ruina»

MIGUEL TAVELLA DEFENDIO LA VENTA DE UNA CASA CENTRICA DEL ISS

El presidente del directorio del Instituto de Seguridad Social, Miguel Tavella, defendió la operación inmobiliaria por la cual ese organismo se desprendió de un inmueble sobre la calle Villegas a un precio por debajo del valor de mercado. Dijo que no era una casa sino «una ruina», recordó que se concretaron tres licitaciones y remarcó que la operación se hizo en pesos y no en dólares ni en ‘dólares blue’. También aseguró que no sabe si la compradora tiene una relación de parentesco con alguna ex funcionaria del organismo porque él no anda preguntando a los empleados por sus familias.

«Nosotros vendimos una ruina. En realidad eso era un terreno, nunca fue una casa», afirmó ayer Tavella en una entrevista con Radio Noticias, en la que brindó su explicación sobre algunos aspectos llamativos de la venta de la vivienda de Villegas 468 que, a juicio de conocedores en el negocio inmobiliario, no fue un buen negocio para el organismo. «Cuando se compró ya había que demolerla. La demolición no se hizo previendo que podía generar algún intruso. En definitiva no se demolió», sostuvo el presidente del ISS, recordando que el ítem 1 de las licitaciones era precisamente la demolición del inmueble.

Adquirida el 27 de diciembre de 2012, la vivienda fue comprada con la intención de construir un nuevo edificio al cual trasladar el archivo del ISS. Ese proyecto no prosperó y más recientemente el Instituto adquirió otro edificio, más grande y más céntrico, para archivo y otras prestaciones.

La casa de la calle Villegas se compró a un valor de 670.000 pesos en un momento en que la cotización del dólar distaba mucho de los valores actuales. «Yo calculo que no llegaba a 5 pesos el dólar», estimó.

Compradora

Tal como informó LA ARENA en su edición de ayer, el inmueble fue adquirido «por una persona que se llama Andrea Lorena Sosa, que según ustedes es ex funcionaria del Instituto. Según nosotros, no figura en ningún registro, ni funcionaria ni empleada ni nada», aseguró Tavella.

Lo que el presidente reconoció es que no sabía si la compradora tiene alguna relación de parentesco directo con una alta funcionaria o ex funcionaria del organismo. «No tengo la más remota idea. Tengo 600 empleados en el Instituto, así que bien puede ser pariente. Yo no sé si usted tiene algún pariente o no acá adentro. No le preguntamos a nadie los parentescos. Tampoco lo descarto», explicó.

-¿El inmueble fue malvendido?

-Es una opinión. Nosotros no nos dedicamos a las cuestiones inmobiliarias.

-Pero usted tiene que resguardar los bienes del Estado.

-Sí, los resguardo. Lo que pasa es que usted, o Don Redacción, porque no se quién escribe el artículo, o los inmobiliarios con los que se asesora, hacen todo con el dólar blue. Le recuerdo que nosotros no podemos operar con el dólar blue.

-¿Hubo unanimidad en el directorio?

-Obviamente, todos estuvimos de acuerdo. La primera tasación que nos hizo el Tribunal de Tasaciones de la provincia (fue de) 8.250.000 pesos. Llamamos a licitación el 3 de diciembre del 2019, ni una oferta. Tres o cuatro meses después pedimos cotizaciones en unas inmobiliarias. Una cotizó 6.200.000 y otra dijo 6 millones. Así que le pusimos 6.100.000.

En esa segunda instancia tampoco hubo ofertas por la casa. «Entonces en el tercer llamado decidimos hacerlo sin base y nos quedamos con el derecho a decidir si aceptamos o no las ofertas». Esta tercera licitación tuvo tres propuestas: una por 5.120.000, otra de 3,9 millones y otra de 1,5 millones, detalló.

«Decidimos aceptar esa oferta (la de 5,1 millones), que si usted o Don Redacción la transforma en dólares del Banco Nación de ese día, le da más de 64.000 dólares», aseguró. «Le repito, nosotros hicimos la operación en pesos pero usted usa un dólar ilegal para el artículo. Yo no desconozco que exista, porque yo vivo acá también.

-El mercado inmobiliario se maneja con eso.

-Yo no desconozco que exista eso. Simplemente que acá estamos hablando de un organismo oficial que no puede trabajar así.

Archivo

Consultado por el proyecto de contar con un edificio propio para el archivo del ISS, Tavella confirmó que se adquirió un edificio más grande y céntrico, sobre calle Pellegrini, donde hasta hace unos años funcionó la obra social OSDE. A diferencia del terreno de la calle Villegas, este se pagó en dólares.

-¿Por qué se pagó en dólares y no en pesos?

-Porque las ofertas que recibimos eran en dólares.
Para cancelar la operación se usaron dólares que tiene depositados del Instituto en sus cuentas bancarias y que se adquirieron como inversión en momentos de mayor liquidez, aseguró. «El Instituto tiene ahorros en pesos, en dólares y en bonos. Los edificios que tenemos son para uso del Instituto, no para otro destino», concluyó.