“No hay mayores expectativas”

DOCENTES UNIVERSITARIOS VAN A ENCUENTRO CON NACION

El gobierno nacional recibirá hoy a los gremios docentes universitarios con el objetivo de negociar para que levanten la suspensión de las clases, que lleva tres semanas en este segundo semestre. Sin embargo, distintas federaciones ya adelantaron la falta de expectativas que tienen con respecto a una mejora salarial, con lo cual especulan que el paro se extenderá, por lo menos, durante la cuarta semana.
En todo momento, el oficialismo ofreció de paritaria, a los distintos gremios universitarios, el 15% de aumento, dividido en tres cuotas. Mientras que los trabajadores solicitaron siempre el 30%, con cláusula gatillo. Si bien comenzarán reclamando este porcentaje, el secretario de ADU, Santiago Audisio, aseguró que el “15% siempre será rechazado”.
Se espera que a partir de la elevación del presupuesto 2019 -el 14 de septiembre-, comiencen las cursadas regularmente, aunque prevén que el estado de alerta y movilización persistirá el resto del año. Por otro lado, aún resta la decisión de los legisladores en la aprobación o rechazo de dicho presupuesto, de modo que lo único realmente verdadero con el devenir universitario es la incertidumbre.
En La Pampa, el secretario general de ADU, Santiago Audisio, deslizó que para noviembre la UNLPam no tendrá más fondos para pagar los gastos de funcionamiento, según reveló al conversar con “autoridades”. En este sentido, el rector Oscar Alpa no negó terminantemente esta posibilidad, sino advirtió que si no ocurre un sobresalto inflacionario o tarifario “no habría problema en terminar el año”.
Asimismo, una de las características de este conflicto es el alto acatamiento a las medidas. Tanto docentes, no docentes, alumnos, graduados y autoridades de las universidades apoyaron el plan de lucha. Sobre esto, Audisio dijo “hay unanimidad en todo sentido, de toda la comunidad universitaria pero de la ciudadanía también. Lo demuestra por ejemplo cuando los padres del colegio de la Universidad hicieron nota por la adhesión hacia los docentes”.
Por otro lado, en el marco de este conflicto que abarca a 57 universidades en todo el país, el jueves 30 de agosto se desarrollará en la Capital Federal una gran marcha convocada por las seis sindicatos de docentes: Conadu, Conadu Histórica, Fedun, Ctera, UDA y Fagdut. La movilización será desde Congreso a la sede del Ministerio de Educación.

“No hay expectativas”.
Audisio, en diálogo con LA ARENA, aseguró que “no hay mayores expectativas del 15%”. Por tal motivo, esta semana “se va a seguir con los paros y con la visibilización de la lucha”, dijo. Además, expresó que “por más que haya una mejora salarial, nos tiene preocupados el presupuesto 2019, porque que sea parecido al del año pasado sería muy malo”.
También, cuando se le consultó por la posibilidad de que la universidad deje de ser pública, el dirigente gremial manifestó: “El temor es que de alguna forma se arancelen los estudios. Un indicio que va en contra de esta mirada acerca de la universidad es el ‘Plan Maestro’, que el gobierno ha mencionado, y busca mercantilizar los estudios y que se reduzcan los contenidos”, expresó.
Por otro lado, y previendo que el paro se extenderá, quiso dejar en claro que “estamos interesados en ir al aula, porque no es sencillo. Hay muchos docentes que están preocupados y chicos también que les perjudican los estudios”.
Con respecto a las declaraciones de la vicerrectora, cuando criticó algunas medidas de fuerza y manifestó que “no son gratuitas”, el gremialista dijo que “efectivamente, nada es gratuito, defender los derechos no es gratuito. Cuando decidimos hacer la medida de fuerza existen presiones. Siempre alguien se puede sentir perjudicado, pero esas serían cuestiones individuales y hay que pensar en el colectivo”, concluyó.

Medidas de fuerza.
En un comunicado, las agrupaciones Proyecto Universidad, Proyecto Facultad de Económicas y Jurídicas, Médano y Compromiso ambas de Humanas, Tod@s por Exactas y Naturales, Integración Agronomía, y Universidad Pública del claustro Estudiantes, manifestaron nuevamente su reclamo por “la falta de paritarias docentes y por la preocupación que general el presupuesto 2019”.
Las medidas de fuerzas comenzaron en marzo/abril, con suspensiones que fueron alternando los días, de entre 48 horas. Para el segundo cuatrimestre directamente no comenzaron las clases. En la segunda semana de paro, empezaron con las movilizaciones en la calle.
Se generaron, por ejemplo, intervenciones artísticas, festivales y clases públicas. El miércoles pasado los estudiantes decidieron, en asamblea, tomar la universidad, y fue levantada el viernes, ante la noticia de que el gobierno convocaba a los gremios para un arreglo. Por la noche, finalizaron con una marcha con velas.