Inicio La Pampa "No hay ni una prueba de cargo"

«No hay ni una prueba de cargo»

GREGORIO DALBON DIJO QUE EL LAWFARE CONTRA CRISTINA FUE PARA "TRATAR DE LASTIMARLA"

El abogado de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, Gregorio Dalbón, consideró que varias de las causas judiciales como la del dólar futuro «no tenían ni pies ni cabeza», y las consideró como parte del «lawfare» de la oposición para «tratar de lastimarla y que no sea senadora».
Durante la mañana del sábado, el mediático abogado de la vicepresidenta mantuvo un diálogo telefónico con El Aire de la Mañana, por Radio Noticias, donde cuestionó los armados judiciales y mediáticos para debilitar la figura de Cristina.
«En su momento, con la causa dólar futuro lo que trataron es de que ella tenga su primera indagatoria para tratar de lastimarla, para que no sea senadora. Lo que pasa es que no contaban con que teníamos una estrategia diseñada desde ese lawfare y de lo político con ella, desde lo jurídico y federal con (Carlos) Beraldi y desde lo mediático lo manejé personalmente», afirmó.
En ese aspecto, Dalbón señaló que «el lawfare es algo que veníamos estudiando desde antes de que termine el mandato en 2015 porque pasó con (Dilma Rousseff) y (Michel) Temer en Brasil, también con Lula da Silva, después con Evo (Morales) en Bolivia, en Chile». También recordó que la citación a indagatoria que le hizo a Cristina Kirchner el ya fallecido juez Claudio Bonadío en abril de 2016 «fue el inicio de Unidad Ciudadana».
«Todos fuimos a presenciar a Comodoro Py el momento en el que ella dice que hay que armar un amplio consenso de unidad para tratar de pelear y de luchar contra un gobierno que obviamente iba a dejar el país como lo dejó. Y estábamos en frente de una causa que no tenía ni pies ni cabeza, sino que tenía que ver con entes autárquicos que no son judiciales», sostuvo.
Y añadió: «Eso quiere decir que el presidente del Banco Central es quien toma decisiones sobre la venta de dólar a futuro o contado con liqui, por eso son cuestiones que no tienen sentido. Incluso el diputado Rodolfo Tailhade presentó una causa durante la gestión anterior por las Leliq o Lebac y no era delito para la justicia».

«Fallan las instituciones».
Por otra parte, Dalbón fue consultado sobre la situación del fiscal federal Carlos Stornelli, que enfrenta una investigación judicial por su participación en la comisión de delitos de espionaje y extorsión junto a personajes como, por ejemplo, el falso abogado Marcelo D’Alessio y el periodista de Clarín Daniel Santoro.
«Es una vergüenza que Stornelli sea hoy fiscal en la Argentina. Están fallando las instituciones de nuestro gobierno y de la oposición porque creo que acá no hay nadie que pueda pensar que Stornelli es un hombre de bien porque todo lo que toca es nulo y lo único que hace es molestar al Estado de derecho», opinó.
Pero no fue todo: el abogado insistió en que «no puede ser» que estén en funciones «hombres como Stornelli o jueces como (Martín) Irurzun, que son algunos de los personajes siniestros que tiene la Justicia» con los que «las instituciones tienen que actuar, darles derecho a defensa y destituirlos».
Hace unos días, en el marco de la pesquisa mencionada anteriormente, el fiscal Alejo Ramos Padilla le impuso al fiscal investigado que entregara sus pasaportes y pagara una caución de 10 millones de pesos como garantía de que va a estar sujeto al proceso. Con los plazos vencidos, Stornelli aún no cumplió con el pedido.
«El no cumplir con el juez Ramos Padilla es ver quién la tiene mas larga. Pero en la posición que está (Stornelli), tratando de medir fuerzas, es un acto de un hombre desesperado, que no tiene destino», consideró Dalbón.

-Y a propósito de las causas, ¿cuál va ser el futuro de la investigación por las fotocopias de los cuadernos?

-Va a tener un futuro de nulidad como todo lo que se hizo de la mano del juez (Claudio) Bonadío, que ha sido hecho entre gallos y medianoche y ha sido armado, no por parto natural con juez natural o fiscales serios. Hemos visto que los mismos imputados han declarado que tienen declaraciones en escribanías publicas porque dicen voy a ir a mentir para no ir preso.
Incluso desde el punto de vista de la Ley del Arrepentido la desprestigiaron cuando nos pudo haber ayudado con el narcotráfico. Pero volviendo a la pregunta, yo creo que la causa tiene un destino de nulidad absoluta porque cuando llamen a funcionarios procesados y digan que todos mintieron porque sino iban presos se terminará la causa, no hay mucha historia.

-¿Y en qué situación está Cristina Kirchner en esa investigación?

-Cristina no tiene una sola prueba de cargo en esa causa, es decir, no hay una sola persona que diga que ella tenga algo que ver ni fue mencionada como partícipe de ningún delito. Lo que nos quisieron vender es que los bolsos con dinero entraban a la quinta presidencial o a su casa de la calle Uruguay pero no hay prueba alguna que acredite eso. Después la pusieron como jefa de una asociación ilícita porque Bonadío no sabía buscarle otro cargo a Cristina como para pedirle prisión preventiva, pero no era tan creativo entonces la ponía como jefa de una historia ficticia.

Guernica.
Por otra parte, en el cierre de la entrevista Dalbón fue consultado sobre su opinión respecto del desalojo que ocurrió esta semana en la toma de Guernica, en la provincia de Buenos Aires. En esa línea, cuestionó al gobernador Axel Kiciloff al expresar que «no parecía un gobierno peronista el que estaba desalojando».
«Como persona me parece que todo se mezcla, porque la propiedad privada nunca estuvo en riesgo ni con los millonarios de Entre Ríos ni con los pobres de Guernica. Acá hay que analizar un sistema de hábitat para la gente porque es algo que duele mucho ver una topadora en la carpa. Y creo que no parecía un gobierno peronista el que estaba desalojando porque fue hasta cinematográfico», afirmó.

-¿Y con qué intención decidieron hacerlo de esa manera? ¿Para demostrar algo ante el Fondo Monetario o ante la oposición?

-Quisieron demostrar que la propiedad privada no está en riesgo, pero creo que no hacía falta hacerlo de esa manera a la vista de la televisión, mucho menos exponer a las familias pobres a hacer entrevistas. Mostrarlo estuvo demás, la publicidad que tuvo ese desalojo estuvo de más.

«También los espiaba».
Durante la entrevista con Radio Noticias, el abogado Gregorio Dalbón fue consultado sobre su lectura respecto de la imputación que realizó la justicia al ex presidente Mauricio Macri a su ex ministro de Defensa Oscar Aguad en el marco de la investigación por el hundimiento del submarino Ara San Juan, en el que murieron 44 personas.
«Es un acompañamiento del fiscal a los familiares de la víctima que aún no tienen resolución de Cámara, o sea, falta que decida aplicar una fecha y ahí (Macri) tendrá que dar sus explicaciones como jefe del estado mayor conjunto, ya que el presidente es el mayor responsable de las fuerzas armadas sean submarinistas, el Ejército o lo que fuere», dijo Dalbón.
Y añadió que «todavía no tenemos en claro si lo que pasó fue un estrago culposo, doloso o negligente, pero sabemos que también los espiaba a los familiares (…) y ese espionaje que utilizó a través del ex titular de la Agencia Federal de Inteligencia, (Gustavo) Arribas fue a los efectos de tener a consideración las estrategias que podía usar para elecciones no sólo de medio término sino las del 27 de octubre».