“No hay que armarse”

AYALA Y LAS DECLARACIONES DE BULLRICH

Las declaraciones de la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, cuando dijo que “el que quiere estar armado que ande armado”, todavía generan repercusiones. Y en ese sentido el jefe de la Policía pampeana, Roberto Ayala, se mostró contrario a alentar a la población a que porte armas para defenderse de eventuales hechos de inseguridad.
Ayala habló a las pocas horas de conocerse el grave incidente en que un joven armado con una pistola 9 milímetros baleó a dos policías cuando ingresaron a una vivienda de Colonia Escalante y luego de una denuncia por violencia dentro del seno familiar.
“Yo no sé bien en qué contexto lo dijo (por Bullrich) pero creo que estuvo más referido a que para quien quiere tener un arma, hay una modalidad o metodología para tenerla, y que es a través de las herramientas legales en vigencia, y también sabiendo que no todos están habilitados a portar un arma. De todas maneras yo siempre opiné que el ciudadano no se debe armar para defenderse”, afirmó Ayala.
En ese sentido, el comisario retirado de la Policía agregó que “es el Estado, a través de las fuerzas de seguridad, el que tiene que brindar la seguridad necesaria a la población para que no tenga que exponerse a una situación violenta. Se entiende que todo aquel que tiene un arma va a tratar de usarla, y el resultado; vale decirlo, siempre es imprevisible”.
Ayala realizó esas declaraciones en Radio Noticias ante la consulta sobre las afirmaciones que había hecho Bullrich. “Eso es un tema de las personas. El que quiere estar armado que ande armado y el que no quiere estar armado que no ande armado. Argentina es un país libre. Nosotros preferimos que la gente no esté armada”, dijo la ministra. De inmediato, varios dirigentes de la oposición salieron a cuestionarla.
En tanto, Ayala recordó que el programa de Entrega Voluntaria de Armas de Fuego y Municiones sigue vigente y que hay personas que se acercan a entregarlas voluntariamente. “El programa de desarme está vigente, la gente se acerca. En general son personas que quieren deshacerse de armas que eran de familiares que ya no están y que consideran que tener esas armas en sus casas, es algo potencialmente riesgoso”.