“No les sirve el manejo arbitrario”

ALIAGA, ENVUELTO EN UNA POLEMICA POR EL ATUEL Y LOS PUESTEROS DEL OESTE

Lo titulado por un portal de noticias, en base a declaraciones de Aliaga tras una visita al oeste pampeano, generó la reacción de quienes las consideraron opuestas al argumento seguido por la provincia en torno al histórico conflicto por el Atuel. “Los productores no me dijeron que no querían al Atuel, sí que como venía el río no les sirve. Es una pequeña diferencia, pero eso fue lo que me comentaron”, sostuvo Aliaga en una entrevista con Radio Noticias.
El legislador macrista explicó que este fin de semana estuvo en el oeste provincial, incluido Algarrobo del Aguila y la zona de La Puntilla, interiorizándose de la actividad de los productores ganaderos.
“Les dije lo bueno que era el ingreso de 4 metros cúbicos de agua por segundo y qué lindo se veía el Atuel con tanto verde a su alrededor. La gente del lugar tiene dos cambios, en el primer mate dicen que sí y en el segundo comentan su realidad. ¿Cuál es? Que cuando Mendoza manda el río como se le cantan las ganas, la cantidad de metros de agua y el embancamiento del cauce, generan inundaciones de cientos de miles de hectáreas, lo que les afecta a los animales, vacunos en su mayoría que han reemplazado a los chivos”.
Aliaga continuó: “Hasta septiembre, que es cuando se corta el río, se hace un mar gigante de 15 centímetros de profundidad que les pudre el pasto y no hay alimento para la hacienda”.
-En síntesis, los puesteros no quieren el río manejado antojadizamente por los mendocinos.
-Los pobladores se ven complicados cuando Mendoza arbitrariamente manda el agua como se le antoja, es un río embancado por sedimentación de años sin agua que ocupa el cauce y genera humedales, no los tradicionales de un río que corre en forma permanente. Entiendo lo que es la producción y mi frase tiene que ver con la idea de la productividad que pensé que traía el río en este momento. En realidad debe haber un trabajo para devolver el cauce del río. Mas allá de la intermitencia, los cortes mendocinos se hacen sin respetar el caudal fluvioecológico, cuando largan el agua es porque se les llenan las represas, entra a La Pampa y se desparrama de tal forma que lo poco que hay (la hacienda) se ve perjudicado.

Acompañamiento.
“Tenemos que velar por la lucha (por los ríos), que acompañamos desde lo legislativo, como pampeano. Todo Cambiemos apoya lo realizado por el gobierno provincial. Y tenemos que pensar que en algún momento se van a terminar los plazos de la Corte y estoy convencido de que la visión del derecho humano sobre el agua primará sobre la productiva de Mendoza”, afirmó Aliaga.
“A partir de esa visión, vamos a tener los cuatro metros y medio mínimos que estamos pidiendo y que cuando entran ahora causan problemas. Tenemos que ponernos a trabajar con las máquinas, luego de conseguir el financiamiento de Nación o de quien corresponda, para el encauzamiento del río para que surque todo el territorio provincial (700 kilómetros) y que los oesteños no se vean perjudicados”.
El diputado de Cambiemos añadió: “Hay culpas recurrentes, como que Mendoza incumple desde 1988 (con la interprovincialidad) y por el otro lado los pampeanos que no supimos ver la posibilidad de que estas crecidas que ahora se dan más recurrentemente, sean canalizadas en el río de forma productiva. Si no hay obras para riego, por lo menos que al propietario no se lo perjudique”.

“Reclaman que Mendoza avise”
La investigadora Beatriz Dillon pidió que se traten con responsabilidad las consecuencias del corte del río que sufren los pobladores del oeste. Así, salió al cruce de declaraciones realizadas por el diputado del PRO, Maximiliano Aliaga.
“De las más de 80 entrevistas que hicimos, algunos puesteros no decían que no volviera el río sino que se quejaban por los problemas que les causaban las sueltas intempestivas de agua provocadas por Mendoza”, sostuvo Beatriz Dillon.
La geógrafa fue la encargada de exponer en la audiencia de conciliación realizada en junio del año pasado en la Corte Suprema de Justicia de la Nación en representación de la Universidad Nacional de La Pampa, bajo la figura de “Amigo del Tribunal”. En esa oportunidad, basó su disertación ante los jueces supremos en el “Estudio sobre el impacto sociocultural del corte del río Atuel en el oeste pampeano”.

Sueltas intempestivas.
La docente destacó que en el estudio de campo que llevó a cabo junto a otros investigadores de la UNLPam, algunos pobladores oesteños “reclamaban que Mendoza les avisara cuándo iba a soltar el agua para correr el ganado, resguardar el equipamiento o la infraestructura rural y proteger sus casas. Pero ese no es el tema central y muchas veces se lo utiliza en términos políticos”, acotó.
La especialista explicó que en condiciones de extrema aridez o desertificación como ocurre en el noroeste provincial, es probable que la erosión cubra el cauce del río, que en su curso inferior desemboca en bañados. Entonces, “muchas veces, las sueltas intempestivas provocan algún daño a gente que ya viene golpeada desde hace muchos años”, remarcó.

Opinar con responsabilidad.
Dillon señaló que los pobladores de la zona “son personas que han tenido que modificar sus estrategias de sobrevivencia y esto, culturalmente, es bastante complejo de analizar”.
“A lo largo del tiempo han tenido que cambiar pautas culturales para adaptarse a una nueva situación. Muchas veces ocurre que cuando se intenta volver atrás la persona reacciona. ¿Cómo se interpreta ese discurso? ¿En qué contexto fue dicho? ¿Cuál es nuestra responsabilidad como cientistas sociales o dirigentes políticos? Tenemos que ser cuidadosos cuando afectamos a mucha gente con nuestras opiniones”, aconsejó la profesora.

“Una causa política”.
Dillon también se refirió a la decisión de la Corte Suprema de Justicia de fijar un nuevo plazo de 90 días hábiles para que La Pampa, Mendoza y la Nación se pongan de acuerdo con el caudal del río Atuel que debe escurrir en territorio pampeano.
“Estamos dilatando un tema que en definitiva va a tener que resolver la Corte. Y como ciudadana considero que es una causa política, por más que tenga mucho aporte desde lo científico”, afirmó.
Dillon recordó que la posición del juez Ricardo Lorenzetti (presidente de la Corte Suprema de Justicia) está basada en el derecho ambiental. “Y no puede volver atrás. Es uno de los precursores en la materia. Sabíamos desde antes que no podía ir en contra de su discurso”, manifestó.
No obstante, para la docente todos los avatares de la causa tienen una lectura política. “Que el subsecretario de Recursos Hídricos de la Nación, (Pablo Bereciartúa), no haya concurrido a la primera audiencia de la Corte, que luego salgan con un escrito, que el Estado nacional tampoco esté en una posición firme sino dando vueltas, nos da la pauta de que estos 90 días son directamente una cuestión política”.