Inicio La Pampa "No nos abandonen en esta lucha"

«No nos abandonen en esta lucha»

WINIFREDENSES PIDIERON JUSTICIA POR TOMAS VILLARREAL

Más de cien winifredenses marcharon ayer por las calles del pueblo en reclamo de justicia por Lucas Tomás Villarreal, el menor de 14 años de edad que murió en un siniestro vial ocurrido la semana pasada en la esquina de Esteban Larco y Mitre. Su lamentable pérdida enlutó a la comunidad y cientos de particulares se movilizaron pacíficamente por este hecho.
El acto estuvo encabezado por familiares directos de la víctima, entre ellos su abuela Olga Ponce, su tío Iván Lej y su hermano Sebastián Villarreal. Estuvieron acompañados por otros integrantes de la familia, amigos y compañeros de segundo año del colegio secundario del menor fallecido en el siniestro de tránsito.
Todos se movilizaron detrás de un cartel que tenía escrito «Justicia por Tomás. Un pueblo te llora y nunca te vamos a olvidar». Además, varios presentes portaban carteles con frases como «Castigo a los responsables. Justicia no es venganza», «Que no quede en la nada» y «No se puede tapar el sol con un dedo, ni defender lo indefendible». Caminaron en silencio alrededor de la plaza San Martín y concluyeron en el paseo público.
Olga con lágrimas en los ojos manifestó «les agradezco con todo mi corazón haberme acompañado y no me abandonen en esta lucha. Pido justicia por mi nietito». Mientras recibía cálidos saludos, la mujer habló con LA ARENA y realizó una evaluación de la marcha. «Es una caricia al alma, se que están conmigo, no me van a abandonar y me van a ayudar a que se esclarezca todo y se haga justicia por Tomás. Voy a luchar hasta lo último para que eso suceda».
Consultada por cómo lo recuerda a su nieto, en tal sentido respondió: «De la mejor manera, era todo para mí, mi amor, mi vida y mi alma. Yo vivía para él porque siempre me cuidaba un montón, siempre quería que yo estuviese bien». Aún con fuerzas amplió: «Lo voy a recordar siempre sonriendo, diciéndome cosas lindas».
El lunes de esta semana, el fiscal de Delitos contra las Personas que investiga el caso, Oscar Cazenave, se reunió en la comisaría con Néstor Omar Villarreal y su hijo Sebastián, padre y hermano respectivamente de la víctima.
Quedaron conformes con las explicaciones recibidas por parte del representante del Ministerio Público Fiscal. «Nos aclaró el estado en que se encuentra la causa y ahora esperamos la resolución de la justicia. Estamos conformes cómo se trabajó hasta ahora, muy agradecidos con la policía que actuó muy bien y más que todo con el comisario local que siempre nos mantuvo al tanto de todo y está a nuestra disposición», expresó Sebastián Villarreal.
Consultado sobre si cree que con las pruebas recolectadas los dos menores acusados de provocar la tragedia recibirían una pena, sostuvo: «Es obvio, no se puede tapar el sol con un dedo, tenemos que esperar la actuación de la justicia y que paguen como debe ser».
Al referirse a su hermano menor, dijo que «tenía muchos amigos, era buena persona, compañero con todos, alguna que otra macana se mandaba pero era buen pibe».

Tragedia.
El tiempo y el destino los viene golpeando sin cesar a la familia Villarreal. La madre de Tomás e hija de Olga Ponce falleció hace más de un año. «Es complicado, pero voy a seguir adelante más que todo por ella (su abuela) así que no queda otra que agachar la cabeza y pelearla». Llamó la atención una publicación suya en Facebook: «Nadie se va a ir sin pagar lo que te hicieron». Dio su interpretación de ese posteo. «Nada me devolverá a mi hermano. En momentos de calentura uno puedo hacer cualquier cosa, pero eso no ayudaría en nada. Voy a ir hasta las últimas legalmente, no pienso hacer otra cosa; después el de arriba se encarga del resto».
Por otra parte, dijo desconocer si le quitaron los órganos a su hermano. «Nunca nos consultaron, me hubiese agradado que lo hagan porque los órganos no van al cielo. Nos hubiese gustado donar para que salven a otras personas».

Formalizacion.
Cabe mencionar que en una audiencia de formalización, realizada el pasado viernes, Cazenave imputó a un menor de 16 años de Winifreda como autor del delito de «Homicidio Culposo» y a otro adolescente winifredense de 17 años le imputó haber creado una situación de peligro mediante una prueba de velocidad o «picada».
De acuerdo a las investigaciones judiciales y policiales preliminares, los imputados conducían las camionetas Volkswagen Amarock de sus progenitores a «exceso de velocidad» y cuando llegaron a una esquina uno de los rodados impactó contra una motocicleta de 110 centímetros cúbicos en la que iba «Tomi» Villarreal, de 14 años, provocando su inmediato deceso.
El Juez de Control, Carlos Chapalcaz, ordenó que los menores queden bajo la tutela del Juzgado de Niños, Niñas y Adolescentes. Además, a pedido de la fiscalía, «los inhabilitó provisoriamente para conducir vehículos. Al de 17 años le retiró la licencia de conducir y el de 16 años no tenía carné, pero si durante este año cumpliera la mayoría de edad para gestionarlo no podrá hacerlo».
El programa radial «Turno Mañana. Periodismo de Pueblo» propuso la colocación de una «Estrella Amarilla» en la esquina del fallecimiento del menor. Es un símbolo que sirve para despertar conciencia en quien maneja y acompañantes como así también de memoria del lugar donde ocurrió un siniestro vial.