Inicio La Pampa "No nos callamos más"

«No nos callamos más»

NI UNA MENOS: INTERVINIERON LA PLAZA SAN MARTIN

A pesar de las medidas sanitarias dispuestas por la pandemia de Covid-19, mujeres e identidades feministas lograron visibilizar el reclamo contra la violencia machista que engloba la consigna «Ni una Menos» en las calles de Santa Rosa, que ayer cumplió cinco años desde la primera y masiva movilización. En este caso, el punto elegido fue el monumento central de la Plaza San Martín.
En el horario de esparcimiento, previsto desde las 14 hasta las 18 horas, distintas personas y organizaciones colgaron carteles con diversas consignas contra la violencia machista y visibilizaron otro reclamo histórico, el derecho al aborto legal, seguro y gratuito. «Hartas de preguntar y avisar si llegamos vivas a casa», señalaron en uno de los carteles. También hubo intervenciones artísticas y una breve movilización alrededor del monumento, donde cantaron canciones feministas, acompañadas de tambores.
Tal como informaba la convocatoria, «este año, el 3J nos encuentra en un contexto de pandemia que profundizó las violencias económicas, laborales, físicas, psicológicas y sexuales que sufrimos las mujeres, lesbianas, trans, travestis y no binaries».
«Estas violencias no son circunstanciales ni nuevas, sino que son el resultado del machismo estructural de la sociedad y un Estado ausente en crear políticas reales y concretas de prevención y erradicación», señalaron.
«Sin duda, las mujeres y disidencias empobrecidas son quienes más sufren estas violencias. Recordamos a Ramona, mujer, villera y sujeta política que le puso el cuerpo y la voz al abandono estatal. Su muerte nos recuerda que el Estado es cómplice del machismo», precisaron.

«No nos callamos más».
En diálogo con Radio Noticias, la integrante de la colectiva feminista «Todas Somos Andrea», Mary Zerbino, indicó que «es un día importante porque visibiliza todas las violencias a las que estamos expuestas».
«En este contexto de pandemia, nos impide el lugar que para nosotras es nuestro, como son las plazas y las calles. Este año no se puede, pero surgió la idea de alguna presencia. Entonces elegimos la plaza, y allí convocar a todas las personas y organizaciones que se quieran acercar para dejar algo, un objeto para decir estamos presentes», agregó y señaló: «a pesar de que las calles están en silencio nosotras decimos que no nos callamos más».
Con respecto a la evaluación tras cinco años, destacó «la visibilización que ha tenido nuestro reclamo, nuestras denuncias y exigencias. En base a eso, seguimos construyendo para que dejen de matarnos, entre otras cosas. No solamente ese es el reclamo, sino todas las violencias a las que estamos expuestas de manera sistemática».