miércoles, 27 octubre 2021
Inicio La Pampa "No pudieron soportar el sacudón"

«No pudieron soportar el sacudón»

«La cantidad de locales desocupados es sensiblemente mayor que previo a la cuarentena». Así lo advirtió el presidente de la Cámara Inmobiliaria de La Pampa, Pedro Arpigiani, quien afirmó que la demanda en este mercado se encuentra parada debido a la «incertidumbre» que vive el sector a raíz de la crisis económica y sanitaria que vive la Argentina.
Más allá de que la actividad comercial en La Pampa fue una de las primeras en volver, está claro que el aislamiento obligatorio por la pandemia del coronavirus golpeó muy fuerte al rubro que ya venía resentido tras los cuatro años del Gobierno de Cambiemos. Las consecuencias de este combo están a la vista: son cada vez más los locales comerciales que se encuentran desocupados.
En declaraciones a LA ARENA, el titular de la Cámara Inmobiliaria de La Pampa, Pedro Arpigiani, analizó la situación que vive este sector y reconoció que fueron muchos los comercios que «no pudieron soportar el sacudón» y optaron por rescindir los contratos. No obstante, aclaró que el cierre de locales es una realidad que ya venía desde el año pasado.
«Si recorrías el centro antes de la pandemia, ya podías ver que había muchos locales cerrados, los cuales no se habían vuelto a ocupar. La situación económica del sector no venía bien desde hace tiempo y cuando se decretó la cuarentena muchos comercios no pudieron soportar el sacudón», graficó en este sentido el dirigente.
«Ahora, en pandemia, no te puedo afirmar un número pero sí puedo decir que la cantidad de locales desocupados es sensiblemente mayor» a los días previos al inicio del aislamiento obligatorio, el cual dispuso el Gobierno Nacional el pasado 20 de marzo para frenar el avance del coronavirus, agregó.
«Hoy ese mercado está parado, no hay mucho movimiento, por como está el contexto hay mucha incertidumbre y muy poca demanda para ocupar locales. Algunas personas están dejando locales grandes por otros más pequeños o en zonas donde el alquiler es mejor, pero hay que aclarar que esto tampoco es propio de la cuarentena, venía de antes», precisó Arpigiani, haciendo referencia a la recesión económica que venía azotando el país en los últimos años de la gestión de Mauricio Macri.
Otro problema lo representan también los valores de alquileres, principalmente aquellos ubicados en el centro santarroseño. «El tema de los precios varía mucho por la zona y los metros cuadrados, pero por un local chico -de unos 30 metros cuadrados- en el microcentro pueden estar pidiendo cerca de 50 mil pesos, si te vas alejando de ese sector podés encontrar ya por 25 mil pesos», ejemplificó.

Sin morosidad.
La morosidad en el pago de los alquileres no ha representado un gran problema para el sector inmobiliario pampeano, ya que -según indicó Arpigiani- los cobros anduvieron en el nivel previo a la pandemia. «El único inconveniente que tuvimos fue en abril, cuando no podíamos abrir las inmobiliarias y se nos dificultaba para recibir los pagos de los inquilinos», recordó.
«No registramos morosidad en el pago de los alquileres en estos meses, creo que se debe a que gran parte de los inquilinos son empleados estatales, que no dejaron de percibir sus sueldos en estos meses, y porque el sector privado en La Pampa fue uno de los primeros en abrir», explicó el titular del sector inmobiliario.
En este sentido, detalló que siempre hubo un «alto nivel de pago» y que si bien «el relevamiento de junio todavía no lo terminamos, en mi caso particular ronda en el 90 por ciento». Y remarcó: «No hay nuevos morosos, los que no pagan suelen ser los de siempre. Obviamente, hay casos en que algún inquilino tenga problemas, pero no es la misma situación que hay en otras ciudades».

Mucha demanda.
Uno de los problemas que identificó Arpigiani dentro del sector es que aún persiste una «gran demanda» de inmuebles para alquilar. Esto se debe a que, cada vez son más los pampeanos que no pueden acceder a la compra de una vivienda particular y ven como única salida el alquiler.
«Hay mucha demanda de alquiler y muy poca oferta, principalmente en viviendas familiares de dos o tres dormitorios. En ese sector hay muy poca inversión», señaló en este aspecto el dirigente, quien advirtió que con la aprobación de la nueva Ley de Alquileres, son muchos los propietarios que colocaron inmuebles que estaban destinados al alquiler para la venta.