miércoles, 21 octubre 2020
Inicio La Pampa "No sabemos si vamos a poder abrir el año próximo"

«No sabemos si vamos a poder abrir el año próximo»

JARDINES MATERNALES PERDIERON EL 80 % DE LA MATRICULA

Los y las propietarias de Jardines Maternales expresaron su preocupación ante la abrupta caída de la matrícula, que estiman en un 80%, y buscan respuestas concretas ante el comienzo del ciclo lectivo 2021.
Así lo manifestó Fabiola Franck, quien habló con LA ARENA en representación de «todos los jardines maternales y de infantes privados, que somos entidades oficiales dependientes del Ministerio de Educación».
Según explicó, en esta situación hay 13 instituciones de Santa Rosa y una de Pico. «Bajo esta situación nos encontramos sin poder abrir desde que empezamos la pandemia en marzo», indicó y afirmó que «a esta altura del año abrir sería algo ilógico si nosotros pensamos en nuestras infancias».
Por estos motivos, señaló que necesitan «un cronograma que nos permita ir organizándonos para proyectar el ciclo 2021, porque al no tener un cronograma de actividades definidas nosotros no podemos hacer la matriculación. Es decir, los niños que a nosotros nos permitirán saber con qué números de docentes vamos a contar, con qué ingresos vamos a poder seguir para solventar nuestros gastos, porque sin esto no nos permite proyectarnos. Incluso, no hay ningún protocolo que acompañe a la habilitación de nuestros lugares para estas edades».

Cuestión de criterios.
Franck se preguntó «cuál lógicos son estos criterios, cuál es la coherencia con la que se están elaborando los protocolos que te permiten habilitar peloteros, actividades deportivas de niños que nos competen en nuestras edades, talleres recreativos que están funcionando», pero se le niega al sector de los jardines maternales y de infantes.
«Nosotros tenemos una infraestructura aprobada desde el Ministerio de Educación, en la que todos los años tenemos inspecciones, son edificios aptos y obvio que vamos a cuidar a nuestras infancias. Pero bueno, esta es una de las grandes luchas que tenemos y justo hay un grupo de la comunidad que empezó a movilizarse y preocuparse, porque bajo esta situación nosotros no sabemos si vamos a volver, si vamos a poder abrir nuestras puertas el año próximo», advirtió.

Baja en la matrícula.
La situación es preocupante, según comentó, debido a que están «con un 20 % de la matrícula del ingreso de año» y «ni hablar de las cuotas que las familias están pudiendo pagar. Hay instituciones que solo reciben una cuota ¿Cómo haces para sostener semejante infraestructura? De los 14, una sola tiene infraestructura propia, el resto alquilamos todas».
La titular del jardín Ludovico comentó que mantuvieron reuniones con funcionarios del Ministerio de Educación, inclusive con su titular Pablo Maccione. «En las vacaciones de julio se firmó un acuerdo en que a nosotros nos iban a dar un subsidio, que salió por primera vez a fines de septiembre, que era el 50 % de un sueldo básico de un empleado de provincia con el que cubríamos una parte del sueldo de nuestras empleadas».
«Fue firmado el decreto con esta salvedad, que lo que nosotros recibimos es para pagar el sueldo de las docentes más el porcentaje de los aportes que nos demanda el pago de los sueldos. Es lo único que se contempla, pero es mínimo este aporte para todos los gastos que a nosotros nos genera tener una institución», agregó.
En ese sentido, afirmó que es insuficiente «si no hay un ingreso por parte de las familias con la cuota, que nosotros necesitamos y con la que podemos llevar adelante cada una de estas instituciones. Hay jardines que están contando con un suscripto».

«No hay respuesta».
Franck remarcó que hasta el momento «no hay ninguna respuesta» y cuestionó que «nuestros niños y niñas no están contemplados dentro de lo que es la vuelta a la presencialidad. Es muy preocupante».
«Al ser nosotros dependientes del Ministerio de Educación, no nos autorizan ni hay protocolos contemplados para nuestros niños… Pero los peloteros, los clubes, los talleres que no dependen de Educación sí pueden volver», añadió.
Por estos motivos, se preguntó «por qué, nosotras que somos profesionales y sabemos cómo vamos a cuidarnos y cuidar a nuestras infancias, no se puede elaborar un protocolo. Nos hemos ofrecido para poder armarlo, ya que conocemos las edades, nuestros edificios, pero no hay ninguna respuesta que nos permita poder acercarnos a una mirada del 2021, a decir sí vamos a poder inscribir, contratar docentes, o incluso para muchas renovar el contrato de alquiler».
«Al no tener una respuesta, cómo vamos a salir a matricular, a comprometernos con las familias, y con las docentes. Qué vamos a hacer, las docentes son empleadas y se hacen contratos de trabajo, después cómo haces para sostenerlo», enfatizó y señaló que los directivos tampoco poseen ingresos en estas circunstancias.
Finalmente, reveló que están trabajando en un petitorio, donde «ya hemos juntado alrededor de tres mil firmas», para poder presentarlo en una audiencia al gobernador Sergio Ziliotto. «Necesitamos llegar al gobernador, que nos escuche», concluyó.