Inicio La Pampa "No se banca más la justicia tiempista"

«No se banca más la justicia tiempista»

MIGUEL ANGEL PIERRI HABLO DE DROGAS, DE LOS CUADERNOS DE CENTENO Y HASTA DE FUTBOL

«Va a haber un gran cambio de jueces, y muchos se tendrán que ir porque están acreditadas las sospechas de que han sido parciales», sostuvo Miguel Angel Pierri. En diálogo con LA ARENA, el profesional porteño admitió que «la Justicia es una de las causas principales de todos los males que nos aquejan. En cualquier relevamiento de opinión serio, sensato, el servicio de justicia es muy mal visto».
Por otra parte alertó sobre las consecuencias de la droga cuando «se mete en la política y en la Justicia», a la vez que sostuvo que «hay que hacer una fuerte inversión en educación y justicia, y estar del lado del que menos tiene y protegerlo», en abierta crítica a un gobierno que desalienta la instalación de facultades «porque los pobres no pueden estudiar».
-¿Qué puede decir de la Justicia argentina?
-La Justicia en general, no sólo la Federal, está cuestionada porque hay fiscales y magistrados que dejan mucho que desear. Pero no toda la Justicia, porque también se puede señalar que hay gente buena. Por allí se señala a la Justicia Federal por intervenir en cuestiones que el Estado puede estar observado, o cuestionado.
-¿Y por qué afirma eso?
-Porque hay una justicia «tiempista». Necesitamos jueces y fiscales probos, porque suceden cosas que no pasarían con una justicia independiente.
-¿Pero alguna vez fue independiente?
-A mí me parece que el primer gobierno de la democracia, el de Raúl Alfonsín, dotó al país de una de justicia en crecimiento, con jueces capaces y una Corte Suprema independiente. Al punto que supo llevar a juicio a los genocidas con una valentía enorme.
-¿Y después?
-Después miren lo que voy a decir: la primera parte del gobierno de Carlos Menem, más allá de las críticas por la mayoría automática de la Corte que después conocimos; fue momento del traspaso del proceso escrito a la oralidad, con funcionarios judiciales de gran formación y trayectoria. Ese paso se hizo rápidamente y se adaptó muy bien. Con la reforma del Código Procesal de la Nación, el Código Levene (dispone que la producción de pruebas, alegato y lectura de sentencia se realicen en forma oral y pública), se instaló la oralidad, en todos lados incluyendo la ciudad de Buenos Aires.
-Pero en La Pampa ya estaba mucho antes.
-Sí, pero a partir de ahí se generalizó en todo el país.
-¿Y lo que vino más tarde?
-La Corte de Néstor Kirchner fue muy prestigiosa, independiente y de gran pensamiento jurídico. Pero después se cayó en un déficit: el Consejo Magistratura no logró dar las respuestas a las razones para lo que creado. Lo que viene tendría que ser revisar la forma en que se evalúan los jueces y se los designa, y sobre todo con ver cómo se designan los integrantes del Consejo de la Magistratura.
-¿Y continuará la justicia «tiempista» como la llama?
-La sociedad progresó más que la dirigencia política, y no se va a bancar esta vez la justicia «tiempista». Va a resultar más difícil que se meta la mano política en el tema judicial. La gente va a estar muy atenta a lo que suceda. Lo que hace falta es que la gente deje de ser visitante y sea ciudadana.
-¿Pero ahora no vienen las causas contra los que se van del gobierno?
-Lo cierto es que uno conoce que en Comodoro Py hay 114 catorces denuncias que involucran al actual presidente que nunca se investigaron antes. ¿Por qué nunca antes? Por lo que decía… estos jueces «tiempistas» que investigaban a los kirchneristas, el 11 de diciembre cambian su mirada.
-¿Qué piensa del juicio abreviado?
-No creo ni en el juicio abreviado ni en la figura del arrepentido porque considero que es la anti justicia, la negación a la defensa. A veces el abreviado puede ser cuando uno tiene algún cliente con múltiples procesos, para conseguir la reducción de penas. Pero yo creo en la defensa en juicio, como es en esta causa por drogas por la que vine a Santa Rosa. Lo del arrepentido sólo en causas de narcotráfico, como nació, porque hay carteles pesados.
-¿Lo de la droga es imposible de terminar?
-Mientras se persigan perejiles, y se metan presos tres pibes con dos porros… La regla enseña que cuando se descubren 200 kilos de cocaína están sacando el doble por otro lado. Lo que digo es que el Príncipe (el Estado) nos miente. A mí me tocó intervenir en 17 de los 19 casos más resonantes: el operativo Puertas Blancas, Alas Blancas, Miel Blanca, Casa del Teatro, Pichinal, Anchoa, Anchoíta, Discovery… se secuestraban 220 kilos de cocaína, 400 kilos… Eso era realmente la instrucción criminal de los carteles de la droga. En cambio ahora nos dicen: secuestraron 1.000 kilos de marihuana… ¿cuánto es eso, 15, 20 mil pesos? Y lo dice alguien que estuvo siempre en la defensa de estos casos.
-¿Cómo se combate?
-Tiene que haber compromiso del Estado y de la dirigencia política. Cuando la droga se mete en la política y la Justicia distorsiona la economía, arruina la sociedad, criminaliza la juventud…
-¿Hay forma de revertir ese estado de cosas?
-Es un proceso cultural. Si se desalienta la educación publica, si cierra la universidad pública porque los hijos de los pobres no van a la facultad… es gravísimo. Si se sigue invirtiendo en ignorancia vamos mal, porque viene cualquiera y nos gobierna, y nos maneja con espejito de colores. Hay que hacer una fuerte inversión en educación y justicia, y estar del lado del que menos tiene y protegerlo. Miren el caso de Chile, yo hace dos años en las redes ponía ‘amanecerá’. En junio de 2017 decía eso…
-¿Cambia la perspectiva con un nuevo gobierno?
-No sé si Alberto Fernández es el cambio… pero que este modelo actual no iba no tenía dudas. Sigo pensando que este es un país industrial con apoyo del campo, y que se debe asegurar la salud y la educación. Y una cosa más: no defiendo a nadie, el que es corrupto que vaya preso. Pero el cambio es cultural, y aún cuando cueste tengo mucha fe en la sociedad.

Cuadernos: de Cervantes a Tevez
Pierri conoce mucho de lo que se mueve en Comodoro Py, y obviamente puede opinar sobre algunas causas que durante meses ganaron los titulares de los diarios. Una de ellas es la “de los Cuadernos”, iniciada en el fuero penal federal a cargo de Claudio Bonadio, a partir de las digitalizaciones de ocho cuadernos con anotaciones que realizara Oscar Centeno, ex chofer de un funcionario público, relativas a presuntos pagos de sobornos, y que fueron entregadas al Juzgado por el periodista Diego Cabot, del diario La Nación.
Más tarde, y relacionado con el caso, se supo de otra causa en la que se investigaba al supuesto abogado Marcelo D’Alessio que, invocando el nombre del fiscal Carlos Stornelli, habría extorsionado a un empresario requiriéndole la entrega de dinero para que no se lo detuviera. D’Alessio prestó declaración y fue detenido en tanto Stornelli fue imputado por la extorsión «operaciones de inteligencia y espionaje ilegales», pero se negó a comparecer a las citaciones que se le hicieron.
“Son los cuadernos del escándalo, y una causa viciada desde el comienzo. No se cumplieron los requisitos básicos, carece de soportes magnetofónicos o fílmicos de lo que dicen los arrepentidos. ¿Stornelli y Bonadío no lo sabían? Son abogados, y son juez y fiscal…”, los apuntó.
Pierri especuló con que “va a haber nulidades y van a tener problemas, por el origen mismo de la ley del arrepentido, y por la competencia y jurisdicción de los dos”.
Destacó que “el primero que mintió fue Centeno, que dijo: ‘los quemé en la parrilla de mi casa, este chofer es el único que escribe como Cervantes y habla como Carlitos Tevez… y le aclaro que soy de Boca”, sonrió.
Agregó que es probable que a los cuadernos “los lleven a España, donde hay un gran perito, para saber la antigüedad de la letra. Cabot es un periodista capaz –opinó–, que los recibió y los puso en mano de Stornelli. Pero está mal que se abocaran Stornelli y Bonadío. Entraron por la ventana a la causa”, concluyó.

Gallardo, el mejor de todos
Pierri no le escapa a ningún tema, y también habla de fútbol. “Soy fana de Boca, tengo mi palco, y sé todo lo que pasa en el club… Estuve en el partido con River, y cuando iban 15 del segundo tiempo le dije a mi hijo: ‘Vamos, no lo damos vuelta más”. Y fue más allá: “Gallardo es el mejor técnico de la historia del fútbol argentino, un gran estratega. No nos dejó hacer nada. Pero no tiene que dirigir la selección, tiene que ir al Barcelona, o al Real…”, sostuvo quien defendió hace un tiempo a los colombianos Edwin Cardona, Wilmar Barrios y Frank Fabra, acusados de abuso por una mujer.