Inicio La Pampa "No se dará de un día para el otro"

«No se dará de un día para el otro»

PROMETEN GESTIONES DE AYUDA PARA DESPEDIDOS DE ALPARGATAS

El secretario de Trabajo de La Pampa, Marcelo Pedehontaá, recibió a los representantes de los trabajadores despedidos de Alpargatas y luego del encuentro le dijo a LA ARENA que «fue una reunión distinta, más allá de la tensión vivida el jueves, que uno la entiende, porque la situación acuciante que vive este grupo de trabajadores cada vez se agrava más y su indemnización ha perdido mucho valor por la devaluación».
«También es cierto que nosotros tenemos una responsabilidad sobre el conjunto de la sociedad, de trabajar en políticas activas para todos, y no para un colectivo determinado. Tomamos algunos compromisos, hay algunos de ellos que presentaron proyectos de autoempleo, solicitando microemprendimientos, que no fueron satisfechos en el tiempo que lo esperaban», añadió.

Viabilidad de proyectos.
Respecto de los microemprendimientos solicitados, el funcionario dijo que se analizarán los expedientes, ver de qué se tratan y después se convocará a los trabajadores «para que hablen con nosotros y ver la viabilidad de los proyectos».
«También había algún grado de avance con la tarjeta alimentaria, que no se terminó efectivizando, también vamos a tratar de avanzar en eso. Yo el lunes estaré trabajando en estos proyectos presentados», añadió el funcionario.
«También hay una realidad, cuando uno va a impulsar a un desocupado a un proyecto de autoempleo, hay que ser precavidos para no sumar un problema a otro problema. El día que se entrega el crédito es todo lindo, pero hay que ver si el producto o unidad de negocio a desarrollar va a funcionar. Porque sino sumamos a la desocupación una deuda con el Estado. Yo por mostrar resultados inmediatos no voy a entregar algo porque sí. Me parece que tienen que analizarlo los que saben. Seremos un nexo para agilizar cuestiones, para comunicar, para armar equipos de trabajo. Pero hay que ser absolutamente sinceros con quien viene», puntualizó Pedehontaá.

«La edad no es problema».
Pedehontaá dijo que «el tema de la edad de los trabajadores no es un problema, porque ellos han demostrado estar aptos para el trabajo en circuito, en equipo, pero ellos tienen una fuerte competencia sobre el resto en el sector textil. Hoy en día los empresarios buscan mucho más personal capacitado que juventud, porque la capacitación es muy costosa».
«No creo que para ellos sea un problema la franja etárea. Hoy el problema en la sociedad argentina, porque venimos de un gobierno que llevó la desocupación a dos dígitos, es que no hay consumo. Todos tenemos la expectativa de que llegue una reactivación, que la rueda se ponga en marcha, se están tomando medidas para que eso suceda, pero no se va a dar de un día para el otro», advirtió el funcionario.

Unión y armonía.
«Si logramos mantener esta unión y la forma de trabajo que planteamos hoy (por ayer) va a ser mucho mas fácil y armónico que si estamos agrediéndonos, aunque repito, los que tenemos que entender la situación que atraviesan somos nosotros», expresó.
«En la reunión que hubo con el titular de Jhon Foos, él fue muy claro, no prometió nada. Tiene que hacer un estudio de mercadeo, de ventajas comparativas. Somos una sociedad tranquila, tiene capacidad de mano de obra, somos seguros como gobierno, sabe que no vamos a salir con ninguna locura, pero también es cierto que estamos a 600 kilómetros de las grandes urbes donde ellos tienen la cadena de distribución», añadió.
Respecto de la presencia del subsecretario de Industria, Silvano Tonellotto, Pedehontaá explicó que «fuimos a la fuente de quienes están tratando de armar el desembarco de John Foos. Porque yo no estoy en el tema de la negociación con los industriales». Asimismo indicó que «su presencia fue un elemento positivo, porque los trabajadores le reconocen a él que siempre los atendió y que están tratando de buscar una solución en conjunto. El enojo se dio porque se había quebrado un canal de diálogo y por la inmediatez en el llamado».

«Tenemos un poco más de esperanza»
Representantes de la Agrupación Despedidos Textiles de Alpargatas fueron recibidos ayer por el secretario de Trabajo Marcelo Pedehontaá y por el subsecretario de Industria Silvano Tonellotto, en la Secretaría de Trabajo y Promoción de Empleo. A la salida de la reunión, Elsa González señaló que «dijeron que van a reevaluar todo lo que ya hemos presentado para las tarjetas sociales, los microemprendimientos, las ayudas sociales en general, porque todavía no tienen nada para ofrecernos. Estamos igual que el día anterior a la marcha».

Más esperanzas.
«Tenemos un poco más de esperanzas de que puedan hacer algo por nosotros. Ellos quieren que sigamos esperando a Jhon Foos, no tienen ni un sí ni un no de la empresa todavía, para saber si se van a terminar instalando acá. Quieren que sigamos esperando, que estemos tranquilos, pero ya no se puede, no tenemos más plata para seguir bancándonos», dijo González.
Mónica Riarte, por su parte, indicó que «hasta ahora la única oferta que tienen, que podría ocupar a toda la mano de obra de Calzar, es la de Jhon Foos. Hay pequeñas empresas que se estarían instalando, pero se depende puntualmente de esas empresas más pequeñas. Nosotros reclamamos que el gobierno interceda ante esas empresas, por nuestra edad, por nuestra experiencia. Le reclamamos a Pedehontaá porque es el titular de Trabajo, que controle».
«No hay solamente gente costurera que lo único que sabe es hacer zapatillas, queremos que los compañeros puedan tener entrevistas y decir lo que saben hacer. Hay muchos microemprendimientos presentados que no prosperaron por la burocracia, no es que nosotros estamos sentaditos de brazos cruzados esperando a Jhon Foos. Hay compañeros que invirtieron las indemnizaciones para ponerse su negocio, y tuvieron que terminar cerrando por la misma crisis que hay en el país. Es desesperante la situación», agregó Riarte.

«No hay más tiempo».
«Toda la respuesta que nos dan es que tenemos que esperar, dicen que se puede dar lo de Jhon Foos, que existe la posibilidad de que Apex tome algunas personas, pero no hay más tiempo. Hay expectativas de que se invierta por la posibilidad del cierre de importaciones, pero ya no se aguanta más. Si los empresarios que tienen el poder adquisitivo para invertir no toman decisiones, nosotros que no tenemos nada, menos», explicó César Pérez, y agregó que «la única salida que tenemos es seguir reclamándole al Estado, que nos ha estado vuelteando si se quiere. Presentamos ya dos pedidos a Ziliotto para que nos reciba, y no obtuvimos respuesta, ahora la pelota la tiene él».