“No se puede comparar un futbolista y un bibliotecario”

EMPLEADOS DE LAS BIBLIOTECAS ESTAN AGREMIADOS A UTEDYC

“Un empleado de una biblioteca no tiene nada que ver con un jugador de fútbol, así que no se puede realizar este tipo de comparaciones”, contestó Gustavo Montenegro a la secretaria de Cultura de la provincia Adriana Maggio, quien le había manifestado a este diario que esas instituciones civiles sin fines de lucro están pasando una situación económica complicada, “como todo el país”.
Montenegro se sintió tocado por alguna expresión de Maggio, y la invitó a “no politizar los temas y no falsear la realidad”.
La funcionaria había señalado que “somos una de las cuatro provincias que les enviamos subsidios para el pago de los sueldos, pero las bibliotecarias, que están asociadas al gremio Utedyc (entidades deportivas y civiles) tienen el plus patagónico y cargas muy elevadas”.

Un desfasaje.
Agregó que eso “produce un desfasaje de montos, por eso están trabajando con el subsecretario de Trabajo para intentar ver si se puede hacer que el gremio no las trate igual que a un club de fútbol, porque no es lo mismo lo que cobra un futbolista que un bibliotecario, por eso es un tema complejo”, completó. Además Maggio indicó que una de las posibles soluciones es cambiar la ley vigente por la que destinan el subsidio por mes, pero por ahora “se están estudiando las posibilidades”. Algunos bibliotecarios, en este sentido, solicitan que se hagan envíos de subsidios diferenciados, por categoría, de acuerdo a la cantidad de empleados que tenga cada institución. También Adriana Maggio sostuvo que algunas bibliotecas hacen polladas, bingos, venta de rifas, de locro, y también remates de muebles y diversos elementos que los vecinos les alcanzan. Ahora Montenegro, molesto con esas expresiones, salió a contestar que “no se puede comparar las bibliotecas con clubes de fútbol”.
-¿Cómo sería la cuestión?
-La secretaria de Cultura tiene que entender que estamos en zona patagónica, o zona desfavorable desde 1995. Eso está determinado, declarado, y si ellos, el gobierno provincial no lo paga nosotros no estamos de acuerdo. Nosotros ratificamos que estamos en zona patagónica, aplicamos el sentido común y lo agregamos al Convenio Colectivo de Trabajo. Me parece que Maggio, igual que el subsecretario de Trabajo (Marcelo Pedehontaá), quieren aplicar otro convenio al trabajador, bajándole el sueldo, sin advertir que en una biblioteca se hace un trabajo para toda la comunidad; se esfuerza muchísimo.
-Usted dice que no se pueden comparar convenios.
-Es que no tiene nada que ver con un jugador de fútbol, que está claro eso corresponde a AFA (Asociación del Fútbol Argentino). No hay por qué comparar. Nuestro convenio es para los administrativos o los que trabajan en un club.
-¿Cree que hay un error de interpretación?
-Creo que la secretaria debe aprender a escuchar, y conocer que nosotros venimos trabajando hace tiempo con el trabajador y la entidad civil, y nuestro objetivo es que les vaya bien a todos.
-Pero es verdad que algunas entidades tienen que hacer rifas y polladas.
-Sí, es cierto que por allí tienen que hacer polladas, o empanadas, o vender rifas, y nosotros estamos para colaborar. Lo que hacen esos dirigentes es trabajar para que su entidad y la comunidad crezcan.
Yo lo que digo es que no voy a hacer responsable al Gobierno provincial, sino a alguno de sus funcionarios que tienen que empezar a actuar con sentido común. No politizar los temas o generar cosas que finalmente son falsas.
-¿Qué intervención tuvo Utedyc con las bibliotecas y sus trabajadores?
-Desde que asumí, cuando me llamaron como interventor en 2009, hice reuniones con todos los bibliotecarios y después con los dirigentes de cada biblioteca. Todo con la intención que mejoraran su funcionamiento, porque estaban mal manejados… algunas personas estaban como monotributistas, o en el convenio de Empleados de Comercio.
-¿Y qué debiera hacerse?
-Creo que si quieren aportar tienen que juntar a las partes, al gremio, la entidad y el trabajador, y empezar a coordinar cosas como la gente, porque hasta ahora no generaron nada. Lo que sí quiero decir es que molesta al trabajador que lo comparen, o que en algún caso alguien se fastidie porque gane bien. En el caso de Adriana Maggio considero que tiene que abrirse al diálogo, que no es lo que la ha caracterizado. Quiero ser enfático en que a los empleados de las bibliotecas hay que valorarlos, porque son la cara visible, los generadores de todo. Finalmente una frase más: creo que Maggio en realidad no atiende a las bibliotecas.