Inicio La Pampa "No se tiene cuenta la magnitud"

«No se tiene cuenta la magnitud»

SOCIOLOGO ANALIZO LA PANDEMIA DEL COVID-19 Y SUS POSIBLES CONSECUENCIAS

El sociólogo Miguel Forte sostuvo que parte de la población no está «teniendo en cuenta la magnitud» de la pandemia del coronavirus ya que está «pensando en la salida de la cuarentena» cuando en esta crisis todo cambia día a día. «Me preocupa porque si nos movemos un poco vamos a adoptar los modelos ‘malos’ de Brasil, Estados Unidos, Ecuador», reflexionó el especialista, quien advirtió que el Gobierno deberá «hacer equilibrio» ante las presiones de los sectores «más vulnerables» y «más poderosos» para que se vuelva a reactivar la economía.
En diálogo con Radio Noticias, el profesor universitario en la UBA analizó la crisis sanitaria que provocó el coronavirus desde una perspectiva sociológica y teorizó sobre los efectos que ocasionará a la estructura política, económica y social. «Lo más probable es que el disciplinamiento del capitalismo se agudice después de la pandemia», advirtió.
Según explicó Forte, «los virus hacen una suerte de ‘fotocopia’ del momento en que surgen, tiene bastante que ver con el contexto en el cual emerge» y, en esta lógica, «el coronavirus es interesante porque es un virus que ya expresa algo que estaba sucediendo, que el planeta se convirtió en un gran ‘wework'».
«Es decir espacios de trabajo y de ocio en el mismo tiempo. Este es el gran logro del capitalismo, haber superpuesto el espacio lúdico y de descaso y el trabajo», aclaró el profesor, y en ese sentido detalló: «Los avances tecnológicos hace posible que nosotros, mediante el celular, nos comuniquemos, trabajemos, juguemos, todo en un mismo espacio Yo he trabajando en esta idea de que en este capitalismo contemporáneo te autoexplotás y eso te da la pauta de que te estás realizando».
«La salida de la cuarentena y la pandemia va a ser muy dolorosa para el mundo del trabajo, porque vamos a dar un mensaje de que nosotros podemos ser ‘muy económicos’ utilizando todas nuestras herramientas, nuestra luz, nuestra energía, trabajando inclusive con reducciones de salario. Esto es algo que lo están analizando desde las burocracias sindicales. Producto de esta pandemia hay un gran disciplinamiento social», precisó el sociólogo.

Salud o economía.
«No estamos teniendo en cuenta la magnitud de la peste porque ya estamos pensando en la salida de la cuarentena. Es muy loco porque no sabemos que va a pasar ese último día», indicó respecto al panorama sanitario en el que estará el país en la próxima semana. Ante este escenario, y a medida de que el Gobierno pueda contener el avance del brote del Covid-19, parte de la población va a solicitar que se ponga en marcha el sistema productivo.
«Estoy muy preocupado por si las presiones políticas, económicas» afectan las estrategias que está llevando adelante el Gobierno para contener y mitigar el avance de esta enfermedad, sostuvo Forte ya que -producto al parate del sistema productivo- muchos sectores de la población, tanto los más vulnerables como los más poderosos, están apoyando la idea de poner en marcha la economía.
«Se junta los sectores sociales más necesitados con los sectores sociales dominantes, entonces es una alianza indestructible desde el punto de vista social. Presionan desde arriba y desde abajo. Me preocupa porque si nos movemos un poco vamos a adoptar los modelos ‘malos’ de Brasil, Estados Unidos, Ecuador», advirtió le sociólogo que, por otro lado, destacó: «Celebro sí, el aspecto científico y la defensa que hicimos estos últimos años. Además, también comprendemos la necesidad de tener un Estado fuerte».

¿Fin o resurgir?
El surgimiento y expansión de este nuevo virus hizo tambalear no sólo a muchas gobierno y economías del mundo sino al propio sistema capitalista. Sin embargo, y pese a sus falencias, Forte auguró que lejos de ser el fin, una vez culminada la pandemia es muy probable que haya un «resurgir» de este modelo y alertó: «Lo más probable es que el disciplinamiento social aumente».

-Si uno mira que el capitalismo se nutre asimismo de avanzar, crecer y consumir constantemente. ¿El virus vino a operar como una especie de parate abrupto?
-Pienso que el virus no es revolucionario, esto se da si las clases obreras del mundo tuvieran una organización internacional. Razón por lo cual, lo más probable es que el disciplinamiento del capitalismo se agudice después de la pandemia.

-Entonces, ¿va a prevalecer el «sálvese quien pueda»?
-Daría la sensación que, en primera instancia, es lo uno ve a mediano y largo plazo. Las posibilidades del capitalismo de resurgir de sus cenizas es muy grande y, sino hay una clase obrera organizada, se hace bastante complicado un cambio.

¿Y la Argentina?
Respecto al escenario nacional, el sociólogo hizo énfasis en que primero hay que culminar con el confinamiento social para así salir de la crisis sanitaria. Pero, para dejar atrás el aislamiento, aseguró que es fundamental «establecer un criterio científico».
«Desearía que nosotros salgamos de la cuarentena. Si logramos establecer un criterio científico y mantenemos una especie de financiamiento de la cuarentena, el panorama va a ser mejor. Ahora, si barbarizamos el tema, si levantamos todo con el virus, lo que viene va a ser incierto», planteó. A su vez, destacó el rol que adoptó el gobierno de Alberto Fernández, quien -destacó- se puso «en el lugar del padre protector y eso le quedó cómodo», y expresó que el peronismo «tiene una capacidad única de poner al líder justo en el momento adecuado».