Inicio La Pampa "No somos algo que se rompe y se tira"

«No somos algo que se rompe y se tira»

EX JUGADOR DE FERRO DE PICO DENUNCIO QUE SU ACTUAL EQUIPO MENDOCINO LO ABANDONO

«Mi nombre es Alan González, soy futbolista y me gustaría visibilizar mi situación, ya que muchos jugadores se deben sentir desamparados como me siento hoy yo», inició su mensaje el ex marcador central de Ferro de General Pico, que en redes sociales decidió contar su situación para pedir ayuda y a la vez evitar que otros futbolistas del ascenso argentino tengan que vivir lo mismo.
Defendiendo la camiseta de Atlético San Martín de Mendoza en el Torneo Regional Amateur, el pasado 21 de febrero González sufrió una grave lesión durante la final de la Región Cuyo ante Fadep, equipo también mendocino y que terminó ganando 1 a 0.
«Sufrí una lesión grave para un futbolista; una rotura de ligamentos, y a partir de ese momento no recibí interés verdadero por parte de la comisión y la gente del club, en cuanto a mi situación económica y mi situación de salud», denunció el defensor bahiense, con reciente paso por Ferro de Pico en el Federal «A».
«Por lo tanto, yo quiero expresar esto que estoy viviendo para que se visibilice, porque somos jugadores que vivimos de esto. Tengo familia, una esposa, hijos, y mi fuente de alimentación es el fútbol, que hoy no puedo ejercer debido a que estoy lesionado y no me han resuelto la operación», amplió González
«Me gustaría que esto se vea y que realmente no crean que nosotros somos algo que se rompe y se tira. Nosotros necesitamos curarnos, hacer los pasos que hay que hacer para operarse y volver a jugar, porque es lo que me gusta hacer y lo que le da de comer a mi familia», insistió el marcador.

Sin respuestas.
En otro tramo de su sentido mensaje, en el que llega a emocionarse cuando habla de su familia, el jugador asegura que su actual club prácticamente lo abandonó, a diferencia de la institución a la que enfrentaba cuando se lesionó, Fadep, cuyos dirigentes (entre ellos el arquero de San Lorenzo Sebastián Torrico) siempre se mantuvieron en contacto.
«Quiero destacar lo que han hecho Sebastián Torrico y Emanuel Torrico, que son dirigentes del Club Fadep de Mendoza y que se han comunicado conmigo desde el primer momento que me lesioné, y han estado conmigo acompañándome en este momento en que me siento desamparado», destacó.
«Caso contrario ocurrió con el presidente del Club San Martín, Gabriel Mostaccio, que me ha bloqueado del WhatsApp. No tengo manera de comunicarme con él y eso es lo que nos duele a nosotros. Me duele a mí, le duele a mi familia, le duele a mis hijos…», agregó al borde de las lágrimas.

Visibilización.
«Estoy muy apenado porque tengo que visibilizar mi situación, ya que me fui en octubre (de 2020) a Mendoza, al Club San Martín, con un propósito y un proyecto en el que estábamos decididos a ascender», explicó. «No se logró el objetivo, pero eso no quita lo otro. Me lesioné jugando para el club, dando todo para el club, como lo he hecho en todos los clubes en lo que me tocó jugar, y la verdad es que esta situación nos tiene mal porque no tiene que ser así», se lamentó el defensor, que hasta el año pasado había estado en Ferro.
«Me gustaría que estas cosas dejen de pasar en el fútbol; espero que esto marque un precedente y que los jugadores que jugamos en el ascenso no tengamos que pasar más por estas situaciones. Yo sigo creyendo que esto se va a resolver y que la gente del club, que es un club grande y con historia, se comunique conmigo y me saque todas las dudas que tengo, porque hace 70 días que no la estamos pasando bien con mi familia», cerró González.