“No tengan miedo de hacerse una mamografía”

EN 2017 UNAS 4.000 PAMPEANAS SE ATENDIERON EN EL MOVIL DE SALUD

(Winifreda) – En el mes de la sensibilización sobre el cáncer de mama, el Mamógrafo Móvil del Ministerio de Salud del Gobierno provincial se encuentra en Winifreda por segundo año consecutivo realizando mamografías gratuitas a mujeres en edad de riesgo, desde los 50 a 70 años. Permanecerá unos 10 días. Se encuentra estacionado en un terreno ubicado en cercanías de la Casa de la Cultura municipal.
En la presentación del servicio en el pueblo estuvieron la ginecóloga Carolina Fiorucci, referente en La Pampa del programa de prevención de cáncer de mama del Instituto Nacional del Cáncer (INC), la radióloga Carolina Vitoloni, jefa del servicio de diagnóstico por imágenes del Hospital “Evita” de Santa Rosa y Sergio Tríbolo, director de Atención Primaria de la Salud (APS), afectado al móvil mamográfico.
Las profesionales revelaron que en 2017 unas 4.000 pampeanas se atendieron solamente en el móvil y en lo que va de 2018 se contabilizan 1.800. En su mayoría son las que no se controlaron las mamas el año pasado.
Tríbolo explicó su función: “Llegué al pueblo antes de que llegara el camión (con el tráiler y el aparato para practicar las mamografías) para trabajar con el equipo de salud local en lograr que la mayor cantidad de mujeres estén predispuestas a hacerse la mamografía. Salimos casa por casa a contarles sobre el arribo del móvil, la importancia de hacerse el estudio, convencerlas y anotarlas en una lista. En vez de esperarlas en el hospital, salimos a buscarlas”.

Diagnóstico precoz.
El programa provincial de prevención de cáncer de mama tiene como objetivo disminuir la mortalidad y morbilidad de esta enfermedad. “Sabemos que la incidencia no se va a modificar, por eso apuntamos al diagnóstico precoz a mujeres en edad objetivo: de 50 a 70 años. Aparte están las menores de 50 años y mayores de 40 años, que en algunos casos también tienen que hacerse la mamografía porque tienen antecedentes de cáncer en la familia, pero antes deben consultar con su médico generalista o ginecólogo y ellos les van a recomendar si es necesaria hacérsela”, señaló Vitoloni.
Consultada sobre si las mujeres que se practicaron una mamo el año pasado, deben repetir el estudio, respondió: “El programa determina una mamografía cada dos años como mínimo. El Mamógrafo va a estar viniendo una vez por año, entonces las mujeres que buscamos son las que no se hicieron la mamografía el año anterior. Vamos a sacarles mitos y temores que existen en torno a esta práctica. Igualmente las mujeres que en 2017 se la hicieron y desean repetirla, si hay turnos las vamos a recibir”.
Fiorucci aseguró que las imágenes que toma el Mamógrafo están avaladas por el INC. La física Susana Blanco, realizó un análisis integral del equipo y acreditó la calidad del revelado y obtención de imágenes.

Capacitación.
Por su parte, las técnicas radiólogas que atienden a las vecinas hicieron un curso de capacitación. “Detectamos nódulos, micro calcificaciones, asimetrías, distorsiones en la arquitectura de las mamas, diferentes hallazgos que después tienen que ser completados con otros estudios o ecografías para llegar a la detección de esos pequeños cánceres que queremos descubrir a tiempo para dar inicio a un tratamiento que sea lo menos cruento posible y lo más saludable para la paciente”, precisó la profesional. Agregó que la mamografía “es la primera instancia” del diagnóstico precoz.
En cuanto a los resultados, indicó que “las pacientes con valores predictivos, es decir con alguna probabilidad de obtener cáncer, serán citadas para estudios complementarios, pero que se queden tranquilas porque no significa que tengan mayor riesgo de contraer la enfermedad sino que hay ciertas características de las mamas que no se visualizan completamente y se complementan con ecografías, así se completa el estudio mamográfico”.
Se les preguntó si el Mamógrafo salva vidas en la provincia y respondieron afirmativamente. “Un tumor hasta 1 centímetro tiene una tasa de curación mayor al 90 por ciento, cuanto más pequeño, el tratamiento será menos agresivo e invasivo, requerirá menos quimioterapia y cirugías más pequeñas. En cambio, si no se lo detecta a tiempo, va creciendo y existen más posibilidades de generar metástasis, que también es tratable pero disminuye la sobrevida. Por donde lo veamos vale la pena hacernos una mamografía y no hay que tener miedo”, explicó.
La directora del hospital local, Daiana Lebed, dijo que este año se harán el examen mamográfico las mujeres de la población objetivo que no se atendieron en el período anterior y las que tengan algún factor de riesgo antes de los 50 años. Se han dado 40 turnos hasta ahora.

Disminuir la mortalidad.
Las profesionales de Salud Pública afirmaron que Argentina tiene una alta mortalidad e incidencia de cáncer de mama con respecto al resto del mundo. Recientes publicaciones dieron cuenta que 3 de cada 10 mujeres en el país nunca se hicieron una mamografía.”En América Latina estamos segundos después de Uruguay. En cuando a la incidencia estamos parecidos con los países del Primer Mundo, pero en Argentina tenemos mayor mortalidad. Esto se da por la falta de planes de prevención, que en los países desarrollados funcionan mucho mejor. En La Pampa avanzamos con este programa para disminuir la mortalidad”.