“No tenía permiso”

SUSPENSION DE JINETEADA

La clausura de una jineteada que realizó la Municipalidad de Santa Rosa el domingo fue impulsada en realidad por los propietarios del campo y no por la ex mujer de quien llevaba adelante la actividad, según informó ayer Marina Ardohain, quien junto a su pareja Miguel Angel Veloso inició la denuncia que derivó en la intervención comunal.
“Nosotros somos los dueños del campo y este hombre que organizó todo el evento no tenía ninguna habilitación, por eso fuimos a la Policía y a la Fiscalía. La que hizo toda la denuncia fui yo y no la ex mujer”, aclaró ayer Ardohain en un llamado que hizo a este diario.
LA ARENA publicó el lunes que en la chacra “La Zarigüeya”, situada al fondo de la avenida Pilcomayo, intersección con calle Maradona, al oeste del barrio San Cayetano, se iba a realizar un evento rural. Allí estaban dispuestos tres palenques y un campo de doma que serían el escenario ideal para una jineteada en plena capital provincial. Sin embargo lo que iba a ser una fiesta gaucha no pudo ser ya que el responsable no cumplía los requisitos necesarios.
Más allá de la denuncia que radicó Ardohain, los inspectores del área de Comercio, dependiente de la División Registro y Actividades Económicas de la comuna, procedieron a desalojar el festival de doma -en compañía de la Policía de La Pampa- debido a que el encargado del lugar “no contaba con la correspondiente autorización”.
La intervención de la comuna generó descontento en quienes fueron a la doma ya que habían pagado una entrada para poder ingresar; y al parecer nadie retribuyó el monto abonado.