Inicio La Pampa "Nos da bronca, los gimnasios no somos focos de contagio"

«Nos da bronca, los gimnasios no somos focos de contagio»

GENERAL ACHA: REORGANIZACIÓN DE ACTIVIDADES POR RESTRICCIONES

(General Acha) – Las nuevas restricciones impuestas por el Gobierno provincial hasta el próximo 25 de mayo, obligó a gimnasios y locales gastronómicos a buscar nuevas alternativas para no cerrar sus puertas y poder paliar la difícil situación financiera. El recorte horario hasta las 21 horas anunciado por el gobernador Sergio Ziliotto y la prohibición de actividades en espacios cerrados y al aire libre, cayó como un baldazo de agua fría, sobre todo en los sectores económicos que dependen pura y exclusivamente de la circulación de gente.
El dueño de uno de los gimnasios de esta ciudad mostró su enojo por la restricción pese a considerar que los gimnasios no son un foco de contagio en la provincia.
La pandemia de coronavirus no da respiro y sigue con aumento de casos cada día en la provincia, lo que provocó que se tomen medidas más drásticas para cortar la circulación de gente en la calle y la segunda ola de contagios no se profundice.
Estas medidas que, en principio serían por el lapso de 15 días, preocupa a comerciantes, dueños de gimnasios y locales gastronómicos que, deben repensar como buscar la mejor alternativa posible para continuar con sus puertas abiertas y no depender, únicamente, de la ayuda que el gobierno prometió para paliar la situación.

Gimnasios.
Los gimnasios trascurrieron esta primera semana con medidas totalmente distintas a las que venían trabajando. Debieron reorganizar su metodología de trabajo para poder tener sus puertas abiertas hasta las 20 horas. «La noticia del martes nos cayó de sorpresa y tuvimos que cerrar el gimnasio el miércoles para reunirnos con los profesores y organizar como trabajar respetando las medidas impuestas», señaló Alexis Blanco, propietario de Esparta Gym.
Las medidas impuestas por el gobierno provincial permiten la apertura de los gimnasios hasta las 20 horas, pero con actividades el aire libre y un máximo de 10 personas por turnos. «Lamentablemente no nos quedó otra que sacar las máquinas afuera y adaptarnos a trabajar con burbujas de no más de 10 personas», añadió Blanco.
Con respecto al tema de los grupos y aprovechar el mayor cupo posible de clientes, el entrevistado contó cómo organizaron las burbujas semanales. «Decidimos hacer burbujas parecidas al sistema escolar, dividimos los grupos en lunes, miércoles y viernes y otros martes, jueves y sábado», indicó.
La época del año no ayuda demasiado ya que el frío empieza a notarse a partir de las 18 horas y muchas personas no ven con buenos ojos realizar las actividades fuera del lugar. «Por las restricciones de espacios y la de horario sumado al invierno, perdimos muchos clientes que, por un tema de frío, luego de las 18 horas no quieren realizar actividades al aire libre por miedo a enfermarse».
La restricción horaria impuesta para las actividades económicas hasta las 20 horas significó la pérdida de horas de trabajo del gimnasio y consigo la dificultad de muchos clientes de asistir a realizar actividad alguna. «Con las nuevas restricciones perdimos cuatro horas de trabajo y debemos hallar la manera de reubicar a la gente que ya pagó la cuota del mes», señaló.
«Hay actividades que se fueron del gimnasio como las clases de funcional para no colmar la capacidad máxima de 10 personas y poder lograr que más clientes asistan», agregó.

Ayuda económica.
Para paliar la situación y entendiendo el enojo por parte de los dueños de los gimnasios, el gobierno estableció una ayuda económica que serán entregadas a todos aquellos que presenten la documentación requerida.
El dueño de Esparta Gym se refirió al tema y mostró su enojo por la restricción pese a considerar que los gimnasios no son un foco de contagio en la provincia. «Nos da bronca porque los gimnasios no somos focos de contagio, hicimos las cosas bien y hoy tenemos que perder tiempo y espacio de trabajo», dijo.
«Respetamos la ayuda y estamos agradecidos, pero nosotros queremos trabajar, no queremos ayuda de ningún tipo. Hacemos las cosas bien y queremos trabajar con el horario que nos den, pero adentro», añadió mostrando una clara postura respecto al tema.
De los siete gimnasios que hay en General Acha, solo la mitad cuenta con la posibilidad de retirar sus máquinas afuera del predio y continuar con las actividades. Otra alternativa que ya fue utilizada el año pasado es la de alquilar los elementos, como, las bicicletas fijas y las pesas para aumentar los ingresos y poder seguir contando con los profesores.
La nueva modalidad virtual, permite que profesores de zumba, aerobox, funcional o pilates dicten sus clases a través de zoom y continúen contando con la cuota mensual para subsistir.
La mayoría de las acciones implementadas por locales nocturnos o de actividades deportivas son, en principio, por un tiempo de 15 días, pero con la incertidumbre que no se repita la historia del año pasado y se estire hasta pasado el periodo invernal.