Inicio La Pampa "Nos dicen que no tienen una respuesta para nosotros todavía"

«Nos dicen que no tienen una respuesta para nosotros todavía»

DESPEDIDOS DE CALZAR

Más de un mes ha transcurrido desde la reunión que mantuvieron integrantes de la Agrupación de Despedidos Textiles de Alpargatas con el director regional de Trabajo de la Patagonia, Luis Bertone.
En aquel momento, el funcionario nacional había planteado la posibilidad de irse de La Pampa y trabajar en Río Negro o Neuquén. Para ello, había pedido los curriculums de trabajo detallados de todos aquellas personas que estaban dispuestas a trasladarse a otras provincias.
Sin embargo, el tiempo transcurrió y las respuestas aún no han llegado.
Así lo confirmó Elsa González, presidenta de la organización en diálogo con LA ARENA. «Estamos esperando que nos llame. Luis Bertone iba a tocar sus contactos en el Sur, iba a salir a fijarse, nos iba a llamar y nada», señaló.
A su vez, González explicó que Bertone había manifestado que «tenía gente que podía tocar» en la Patagonia y que por estos motivos «se le llevaron los curriculums». Dentro de los despedidos, se presentaron en total 15 voluntarios, entre los que se encuentran 11 varones y 4 mujeres dispuestas a trasladarse a otra provincia.
Luego de la presentación, González detalló que «le pedimos una reunión para ver qué era lo que había hecho y él nos dijo que sólo había pasado nuestros curriculums a toda la gente que lo requiriera».
«Esta semana él supuestamente iba a ir al sur y la semana que viene nos iba a llamar. No tienen respuesta para nosotros todavía. No hay nada», agregó.

«Igual que al principio».
En relación a los ánimos dentro de la agrupación, González manifestó que están «igual que al principio». Además, advirtió que de la indemnización «queda muy poco» y que «estamos sobreviviendo con el fondo de desempleo».
En ese sentido, advirtió que «es el último mes del fondo subsidiado y ya empezamos a cobrar los 3.900 pesos que dan. No alcanza para nada. No se qué vamos a hacer».
Por otra parte, adelantó que estaban pensando en «hacer una reunión con los compañeros para ver los que ya tocaron fondo, de ir aunque sea a pedir la tarjeta alimentaria».
Sin embargo, resaltó que no quieren recurrir a ello. «La gente se resiste. Somos trabajadores, eso es lo que pasa. Ya ir a cobrar un fondo de desempleo ya molesta, porque uno está acostumbrado a su plata», precisó.
A su vez, señaló que hay despedidos «que tienen hijos estudiando en Córdoba, en General Pico», lo cual se dificulta mantener ante la falta de un ingreso que les permita mantener su calidad de vida.
«Estamos en la misma situación que antes, en la dulce espera de que salga algo», concluyó González.