Inicio La Pampa "Nos estamos quedando sin recursos"

«Nos estamos quedando sin recursos»

DURA ADVERTENCIA DEL MEDICO EDUARDO MENEGUZZI, PRESIDENTE DEL FAERAC

El médico Eduardo Meneguzzi lanzó una dura advertencia a la sociedad en medio de la delicada situación que atraviesa La Pampa por la pandemia de Covid-19. «Nos estamos quedando sin recursos», afirmó y sentenció: «Con esta progresión que llevamos, no nos va a alcanzar más nada».
Si bien actualmente es el presidente de la Fundación Faerac, en este caso Meneguzzi hizo un llamado de atención en calidad de profesional de la salud. Su voz es una referencia en La Pampa, contando con 40 años de experiencia como médico terapista y con el antecedente de ser quien «abrió la primera sala de Terapia Intensiva en la provincia».
En una entrevista con LA ARENA, contó cómo están viviendo «desde adentro» el impacto de la segunda ola y advirtió que «no alcanzan más los recursos humanos». Ante esto, hizo un llamado de atención «desde el punto de vista médico».
En esa línea, afirmó que se encuentra «en una situación de terrible angustia porque estamos viendo morir a la gente sin tener posibilidad de hacer algo». El escenario es tan complejo que «nos está faltando todo, comenzando por el recurso humano que es fundamental. Sin ellos, no podemos solucionar el problema por más camas y respiradores que tengamos».
Meneguzzi advirtió que ante la «impresionante cantidad de casos» que hay en La Pampa «no está faltando todo. Por más oxígeno y camas que podamos llegar a disponer, los recursos humanos son finitos».
«Podemos comprar todos los respiradores y las camas del mundo, pero no nos va a alcanzar el recurso humano, ya no tenemos más. El oxígeno ya no está alcanzando en el país, realmente ver morir a la gente en estas condiciones es terriblemente doloroso. Con el oxígeno por ahora estamos al límite, pero de continuar esta situación no va a existir oxígeno que alcance», enfatizó.

Entre todos.

Meneguzzi remarcó que hizo este llamado «desde el punto de vista humano fundamentalmente» para que «la gente de una forma u otra tiene que tomar conciencia. O lo paramos entre todos o nadie lo para».
«Por más que el Estado ponga todos los recursos que se pueda imaginar, todas las camas y todo el oxígeno, hoy la cantidad de casos es tan impresionante. No es como al principio de la pandemia, cuando se moría gente más grande o con afecciones. Hoy se está muriendo gente sana y cada vez más joven», agregó.
Por estos motivos, consideró que si no se toma conciencia «de que esto lo paramos entre todos, lamentablemente nos va a pasar por arriba. Se está llevando a seres queridos, amigos, conocidos, familiares. Y va a ser más grave, se va a llevar cada vez más gente porque esto va aumentando».

Circulación excesiva.

Para el médico, el problema es que «el virus está circulando de una forma excesiva», presumiblemente sean las nuevas cepas, produciendo «mucha internación y letalidad». Por estos motivos, insistió en que «el tema no pasa por ahí por tener más camas, las camas y los respiradores se pueden comprar, pero la gente se va a morir igual porque no tenemos más recurso humano y eso no lo podemos comprar».
«En la medida que nosotros circulamos, circula el virus», explicó y señaló : «Hoy, lamentablemente, el 50 % de la gente que intubas se muere». Esto se debe tanto a la letalidad del virus como a las secuelas que deja en los pacientes, entre las que se encuentra el «deterioro por falta de defensas y lesiones pulmonares». A esto se le suman «las bacterias que son comunes y que terminan matando al paciente».
«La situación es grave, me desespera ver que no está en mis manos ni en ninguna de las de mis colegas las posibilidades de poder salvar una vida. Es durísimo, la gente se muere».
«No hay forma y nos estamos quedando sin recursos, y no es un problema de plata. La cantidad de casos es tan importante, que va a superar cualquier expectativa. Ya no tenemos quién lo atienda. Nosotros tenemos 50 camas que las podemos transformar en unidades de Terapia Intensiva, pero quién los atiende», añadió.
Finalmente, el doctor remarcó que «es un llamado de alerta roja. Si no deja de circular el virus, nosotros con esta progresión que llevamos, no nos va a alcanzar más nada».