Inicio La Pampa "Nos hacen la vida miserable"

«Nos hacen la vida miserable»

EDUARDO CASTEX: SIGUE LA PROTESTA EN PLANTA DE RECICLADO

Los trabajadores de la Planta de Reciclado de Eduardo Castex continúan con la medida de fuerza porque desde el municipio fueron reubicados para realizar supuestas obras de reparación en el edificio, pero no les garantizan que volverán a sus puestos laborales. La intendenta Mónica Curutchet ayer jueves radicó una denuncia judicial por la ocupación del predio municipal, ubicado en la zona sur de Eduardo Castex. Los trabajadores deslizaron que existe una «persecución política».
El empleado municipal Cristian Coria ayer realizó una sentida reflexión «nos sentimos mal porque tenemos que arrancar de cero por gente que nos maneja y nos manda, y hacen que nuestra vida sea miserable».
«Nos hacen bajar escalones en la vida porque se les ocurre, sin pensar en nuestros planes, porque de nuestras vidas personales no saben nada. Siempre nos echan para abajo y por eso estamos peleando por nuestros derechos», se quejó el entrevistado.

Negociaciones.
Ayer las negociaciones comenzaron desde temprano. El comisario David Bazán concurrió al predio para intentar que los trabajadores depongan la actitud de continuar en el interior del predio municipal, pero los trabajadores rechazaron la propuesta.
La intendenta Mónica Curutchet concurrió -aproximadamente a las 10.30 horas- hasta el predio de la Planta de Reciclado para plantear que recibiría a dos delegados para dialogar, pero debían abandonar las instalaciones municipales. Los trabajadores respondieron que si no
estaban incluidos en el acta para tener la certeza que regresarán a sus puestos laborales cuando terminen las obras de refacción en el inmueble, no abandonarían el predio.
Igualmente dos trabajadores concurrieron al municipio para intentar dialogar con Curutchet, pero la jefa comunal no los recibió porque el resto de los operarios permanecía en las instalaciones de la comuna. Anoche los trabajadores continuaban con la medida de fuerza, con
custodia policial en los dos accesos al lote. Y temían que se pudiera producir un desalojo forzoso.

Pérdida de derechos.
«Continuamos con la protesta por la reubicación laboral y no queremos perder los beneficios que hemos ganado en estos años», destacaron ayer los trabajadores.
Cuestionaron el rol que tuvo la dirigencia del gremio ATE, y particularmente la dirigente Blanca Oyarzún, que tuvo comunicación con las autoridades municipales, pero no consultó y tampoco transmitió que había acordado un acta. «Nunca nos consultaron nada a nosotros y no estamos de acuerdo porque no se incluyó ninguno de nuestros pedidos», indicaron.
«No vamos a dejar nuestros puestos laborales si no quedan estas cosas aclaradas en un acta, porque no queremos perder los derechos que hemos ganado durante muchos años de trabajo», aseguraron.

Cuestiones políticas.
Ayer los trabajadores nuevamente plantearon que la situación es una derivación de «cuestiones políticas» porque mayoritariamente son militantes del PJ local. «Cada persona hace lo que quiere con su vida y milita en el partido político que le gusta. Personalmente no bardeo a
nadie, pero ponen cosas en el Facebook con cuentas truchas, pero a mi me gusta decir las cosas en la cara, sea peronista o radical», dijo uno de los trabajadores.
«Todo lo que esta pasando nos hace pensar que esto es una cuestión política porque hice campaña para el PJ y ahora nos pasan estas cosas. Cada cual saca sus conclusiones. No se si es casualidad. Nosotros somos soldados hechos para la guerra, no nos vamos a echar para entrar, ni nos vamos a dejar denigrar porque seamos de otro partido político», destacaron.