“Nos llaman para hablar pelotudeces”

RURALISTAS INDIGNADOS CON EL GOBIERNO DE MACRI

El presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Dardo Chiesa, salió a cuestionar con dureza al gobierno de Mauricio Macri por convocar a los dirigentes agropecuarios “para hablar de pelotudeces” y dejarlos afuera de la toma de decisiones en cuestiones clave que afectan al sector.
Además, el dirigente ruralista sostuvo que desde que el Ministerio de Agroindustria fue devaluado al rango de Secretaría “no queda muy claro cuáles son las atribuciones que tiene” e indicó que “a la hora de hablar de plata”, la situación del autodenominado “campo” no dista mucho de lo que criticaba al gobierno anterior: “En carne tenemos el 12 por ciento de retenciones y con el kirchnerismo teníamos el 15”, comparó.
“Nos llaman tantas veces para hablar de tantas pelotudeces, pero de las retenciones y (el impuesto por) bienes personales nos enteramos por los diarios”, disparó el dirigente de una de las entidades que más respaldo prestó a la alianza Cambiemos para que llegara al poder. A pesar de ello y a semanas de cumplirse los tres años de Macri en la Presidencia, el ruralista evaluó que durante ese tiempo, “políticamente, el sector perdió”.
Chiesa hizo valer sus críticas a solo días de que el Gobierno depositara sus esperanzas de buena recaudación en la llegada de divisas que traerá la próxima cosecha. De hecho, garantizó que eso será así, de no mediar un desastre climatológico imprevisto. “Estamos cerca de los números que prevé Agroindustria”, indicó para hacer valer el peso del sector en la economía.
No obstante, cuestionó que las retenciones “generan imprevisibilidad” en el sector y aseguró que “lo poco que se exporta, se está complicando” por esa quita del 12 por ciento. Luego, hizo una particular comparación: “En carne tenemos el 12 por ciento y con el kirchnerismo teníamos el 15”, dijo y si bien se apresuró a aclarar que “de ninguna manera se extraña” a la administración de Cristina Kirchner, “a la hora de hablar de plata” las cosas no son tan distintas.

Espacio.
Durante una entrevista por AM 530 Somos Radio, el presidente de CRA también criticó que “políticamente, el sector perdió” con la devaluación del Ministerio de Agroindustria al rango de Secretaría. “En las reuniones de Gabinete se sienta un ministro, no un secretario”, comparó en alusión al rol que ocupa el titular de esa área, Luis Miguel Etchevehere.
“Antes, para llegar a (el ministro de Economía, Nicolás) Dujovne hablábamos con Etchevehere, ahora hay que hablar con (el de Producción, Dante) Sica. Ahí hemos perdido un espacio”, agregó y le exigió a la administración de Cambiemos demostrar “adónde se debate la política agropecuaria”, si en el Palacio de Hacienda o en Agroindustria.
Por último, el dirigente reconoció que el gobierno macrista le hizo “un mimo” a los dirigentes agropecuarios, pero puntualizó que “en los temas grandes, como retenciones, bienes personales, impuestos inmobiliarios y tantos temas en ciernes, a nosotros no nos han consultado y han hecho lo que han querido”.

CAME.
Por otra parte, dirigentes agropecuarios de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) realizaron un balance del año y coincidieron en que necesitan un tratamiento diferencial para recuperar “rentabilidad y competitividad”.
“Se aproxima la época de cosecha y seguimos afrontando los costos más altos de la región”, aseguraron los principales referentes de distintos complejos productivos que participaron en la sede de CAME, de la última Mesa Ejecutiva del año.
A lo largo del encuentro, que contó con la presencia de Gerardo Díaz Beltrán, presidente de la CAME, 35 pequeños y medianos productores protagonizaron un nutrido debate en el que analizaron los avances, prioridades y desafíos de las diversas economías regionales.
Entre los principales inconvenientes, los dirigentes del agro detallaron los altos costos que aún afrontan, a lo que se sumaron, en el último tiempo, la reinstauración de los derechos de exportación, y la imposibilidad de acceso al crédito, ante las reiteradas subas de la tasa de interés.

Sin bono.
Para poder recuperar la rentabilidad y competitividad perdida, los presentes demandaron un tratamiento diferencial por parte del Estado, mediante políticas destinadas a fortalecer el desarrollo de las economías regionales y, por consiguiente, el arraigo en los pueblos del interior profundo.
Otra de las temáticas abordadas fue la participación en las Mesas de Competitividad Sectoriales y afirmaron que en la mayoría, se mira con beneplácito a los netamente exportadores, se desestima la rentabilidad de las explotaciones agropecuarias pymes, verdaderas iniciadoras del proceso económico.
En relación al bono de 5.000 pesos que fijó el Poder Ejecutivo Nacional, los dirigentes celebraron que el sector agropecuario haya sido excluido -en primera instancia- por pedido expreso de la CAME.