Inicio La Pampa "Nos pusimos espalda con espalda"

«Nos pusimos espalda con espalda»

MARIA LUZ ALONSO HABLO DE LA UNIDAD EN EL JUSTICIALISMO

La futura secretaria administrativa del Senado, María Luz «Luchy» Alonso, destacó que tras algunos resquemores del pasado, en el 2016, empezó a «tener una charla más fluida» con el gobernador de la provincia Carlos Verna, «por el bien de los pampeanos».
«En ese momento se estaban avasallando mucho los derechos de los pampeanos por parte del gobierno de Macri. Ahí nosotros empezamos a profundizar el diálogo. Yo estaba como secretaria de Coordinación Operativa de Diputados, y empezamos a trabajar en conjunto para ver si podíamos poner en el presupuesto 2017 algunas cosas para La Pampa», dijo.
«Nos pusimos espalda con espalda con los legisladores que en ese momento eran Sergio (Ziliotto) y Gustavo (Fernández Mendía), y después llegaron Ariel (Rauschenberger) y Melina (Delú). Logramos incorporar cosas para nuestra provincia, pero la historia ya es conocida, después el presidente con mandato hasta el 10 de diciembre poco le importó, y nos discriminó sistemáticamente durante estos cuatro años».

Dignidad.
Alonso señaló que lo primero que tiene que hacer el futuro gobierno es «devolverle urgentemente la dignidad a los argentinos» porque «perdieron su trabajo, no llegan a fin de mes, les cuesta pagar la luz y el gas, y los jubilados se endeudan para poder comer».
«Es muy triste llegar a la última etapa de tu vida, a mitad de mes, y no saber como vas a enfrentar los otros 15 días. Lo primero que tenemos que hacer, no solo como gobierno, sino porque somos peronistas, es que el trabajo vuelva a ser el eje rector de la vida de los argentinos».
«Nos va a costar mucho sacar este país adelante. La mejora va a ser paulatina, pero tengo muy en claro que todas la medidas que tomemos las vamos a tomar en función de que el pueblo viva mejor», agregó, para señalar seguidamente que «en los últimos cuatro años les fue bárbaro a los bancos, a las financieras, a la especulación, pero ¿cómo le fue a la clase media y a los más humildes?… les fue mal, y vamos a trabajar para que a ellos les vaya mejor», aseguró.

Diferencias con Verna.
Alonso dijo en cuanto a la relación con el gobernador Carlos Verna que «hubo antes diferencias y hemos dicho cosas del otro que no estuvieron buenas, pero hubo algo que era mucho más importante, te ponés a revisar cuantas obras recibió la provincia hasta ese momento, y la respuesta es cero, entonces había que dejar de lado las diferencias, porque si yo me quedo atada a lo que dijo o dejó de decir Carlos, y él a lo que dijo o dejo de decir Luchy, el único que pierde es el pueblo pampeano».
«Nos juntamos en una oficina, nos tomamos una pava de mate, y nos sacamos las pulgas y para adelante juntos, pensando como conseguir cosas para La Pampa. Discusiones políticas van a haber siempre, porque creo que incluso son necesarias, lo que deberíamos aprender quizás es hacerlas a puertas cerradas y no tan públicas», acotó.
Alonso destacó que «cualquier tipo de diferencia o resquemor que pueda haber existido en el pasado ha quedado totalmente saldado, y como muestra está el acto que realizamos el17 de octubre».

Consensos.
Alonso remarcó la importancia de los consensos «cuando formamos el Frejupa, confluían visiones muy distintas, íbamos del Frente Renovador a los compañeros del Partido Comunista, pero entendíamos que era necesario recuperar el país y que después vamos a tener algunos matices respecto de la política de Estado que se lleve adelante».
«Pero de eso se trata la democracia, de poder expresar lo que a uno no le parece que está bien, de acuerdo a su concepción, entendiendo que ninguno tiene la verdad absoluta en esto. Todos tenemos pequeñas verdades atravesadas por nuestra subjetividad, y tenemos que ponerlas arriba de una mesa y tratar entre todos de llegar a la mejor solución posible», destacó.

Contexto latinoamericano.
Consultada por la actualidad de los países de la región, donde en su mayoría gobierna la derecha, Alonso dijo que «espero que Brasil, como nuestro principal socio comercial, tenga la madurez para estar a la altura de las circunstancias y se pueda entablar un diálogo entre naciones. Cuando uno habla de socio, la relación es bilateral, Brasil también necesita de la compra de lo que nosotros le consumimos, creo y espero que el presidente Bolsonaro tenga la altura suficiente para entablar un diálogo, por más que entienda que conceptualmente pensamos distinto».
«Me dio tristeza que el gobierno actual haya negado la situación de golpe sufrida por Bolivia. Es triste que pasen este tipo de cosas en nuestra región. Ojalá el pueblo boliviano, cuando se concrete el llamado a elecciones, pueda seguir apostando a un país que no tiene inflación, que tiene índices macroeconómicos excelentes, que reactivó la economía, que llevó adelante procesos de industrialización. Creo que es muy valorable el trabajo realizado por Evo», añadió.
En cuanto a los conflictos en Chile, la dirigente recordó que «todo surgió como una picardía con los chicos saltando los molinetes para no pagar el boleto, y concluyó en todo esto. Es un país muy estructurado, muy enquistado, con una Constitución que viene de la época de Pinochet».
«Llegó un momento en el que el pueblo se reveló contra ese poder establecido. Hoy es la mayor parte del país la que se está manifestando en las calles. Ojalá se puede dar esa modificación de la Constitución que tanto reclama el pueblo chileno y se pueda adaptar a las necesidades de la gente», concluyó.

Cristina, la «consejera»
Alonso en su jura para desempeñarse en la secretaría de Administrativa del Senado, lo hizo por Cristina y explicó que lo hizo «porque es la persona que le devolvió la dignidad al pueblo argentino».
«En estas elecciones tuvo la reivindicación y el reconocimiento que merece», dijo, y agregó que «toda mi corta carrera política estuvo cruzada por ella, no solo es mi conducción política, sino también tenemos una relación personal. Entiendo que mi desempeño y mi éxito en la gestión va a ser para ella, porque le debo todo lo que soy».
«Es mi consejera, es la que me ayuda cuando estoy enferma, me llama todos los años para mi cumpleaños, no importa donde esté. Hemos construido una relación muy hermosa, y ella es muy cariñosa. Yo valoro mucho eso porque me vine a los 18 años a Buenos Aires a estudiar, ahí uno va generando afectos, nuevas amistades, y se apoya en gente de la cual se siente querida, y en ese proceso fue que conocí a Cristina, a Máximo y también a Néstor», destacó «Luchy».