domingo, 15 septiembre 2019
Inicio La Pampa "Nos quedamos hasta que nos devuelvan las tierras"

«Nos quedamos hasta que nos devuelvan las tierras»

UNA COMUNIDAD RANQUEL TOMO EL MANANTIAL "OJO DE AGUA" DE PUELEN

Integrantes de la comunidad Lof Ranculche Colipí Morales en la mañana del martes tomaron de manera pacífica el complejo municipal conocido como «Ojo de Agua». Buscan que el Gobierno provincial reivindique sus derechos sobre varios lotes de esa zona. «Nos quedamos hasta recuperar nuestras tierras», le dijo a LA ARENA Marta Colipí, la lonka de la agrupación.
Esta es la segunda vez que los Colipí Morales hacen presencia en los lugares que reclaman. A mediados abril de 2018 habían tomado pacíficamente el mismo manantial y el cerro Colón.
La medida de fuerza que tomó la familia está avalada por las agrupaciones representativas de la cuestión aborigen. Hablamos del Consejo Provincial de Lonkos, que encabeza Pedro Coria, y de Ana María Domínguez, Machi (consejera) del pueblo ranquel de La Pampa y representante pampeana en Consejo Nacional Aborigen, entre otros espacios.

El reclamo.
Según Marta Colipí su familia es otra de las tantas que fue estafada por su ignorancia. Explicó que su padre, Martín Colipí, y su madre Inocencia Morales, tenían su residencia en el lugar del manantial y en la zona se agrupaban familias relacionadas desde ese lugar hasta el Cerro Colón.
«Mi padre murió en 1963 y hasta entonces nuestra familia vivió ahí donde está el criadero de truchas, yo nací ahí. Después a mi madre la engañaron y le dejaron solo una pequeña parcela en la zona de las bardas. La municipalidad se quedó con el manantial y otra gente se apropió de la zona de cerro Colón que era de nuestra comunidad», señaló.
«En todo este tiempo hemos tratado de conseguir documentación que pruebe esto y de ponernos a derecho para poder reclamar por nuestros derechos. Ahora hemos logrado el reconocimiento de nuestra comunidad a través de la ley de relevamiento. Estos son territorios ranqueles y queremos ejercer nuestros derechos y que nos restituyan las tierras», dijo Colipí.
«Estos son territorios que pertenecen a nuestra familia y comunidad. No sabemos cómo hay gente, y hasta la Municipalidad de Puelén, que se han quedado con lo que nos pertenece por preexistencia, y hemos demostrado que nuestros ancestros vivieron ahí ocupando lo que nos han usurpado, por eso queremos que nos reconozcan regalías por la apropiación y uso del manantial natural, y nos devuelvan las tierras del cerro Colón ya», concluyó la lonko.

La machí.
Otra voz que recogió LA ARENA es de la dirigente Ana María Domínguez, la machí o consejera del pueblo ranquel en La Pampa. «Hemos hablado con Pedro Coria y la apoyamos totalmente, esa comunidad logró en reconocimiento del Gobierno provincial mediante la constatación de sus derechos mediante el relevamiento que establecen las leyes, ahora corresponde que se las restituyan, siempre teniendo en cuenta el uso de recursos naturales como el agua», entendió.
«Está probado mediante datos históricos que los Colipí Morales eran una comunidad muy grande que vivían allí. Ahí pasaron cosas, primero el desarraigo forzoso de los componentes de la familia, después un despojo territorial. Por ejemplo a los Colipí Morales hubo terceros que se les quedaron con las tierras sin ser notificados nunca. Además, ellos nunca tuvieron asesoramiento correcto ni recursos para contratar abogados», agregó.

«Nos quedamos».
El martes a la mañana Marta Colipí y dos integrantes de su comunidad llegaron a Puelén. Lo hicieron en un camión con una casilla adaptada como vivienda. La intención era instalarse en el espacio donde está el surgente, pero la policía se los incautó porque no poseían seguro. Igual tomaron posesión simbólica y pacífica del lugar.
La lonko vía telefónica le dio precisiones a este diario. «Estamos instalados en el camping que hay en el manantial. La Policía nos quitó un camión casilla porque no teníamos seguro. El próximo lunes vamos a 25 de Mayo a contratar un seguro y lo recuperaremos. Debemos agradecer al intendente -Carlos Llanos- que nos dio un lugar de oficinas para acampar», dijo.
«Ya tenemos el relevamiento hecho, es decir el reconocimiento de nuestros derechos como comunidad preexistente sobre los lugares que reclamamos. Ahora el Estado tiene que cumplir con la restitución inmediata. Mañana -por hoy- van a venir varios integrante más que viven en Catriel. De acá no nos vamos a mover hasta que nos devuelvan nuestras tierras», concluyó Colipí Morales.