“Nos tienen abandonados, pero igual crecemos”

EL PUEBLO QUE SUFRE LA DESIDIA DE VIALIDAD NACIONAL

(Gobernador Duval) – El intendente de esta localidad, Carlos Grazide, expresó ayer a LA ARENA la indignación de toda esa comunidad por la situación de “olvido y abandono” al que la somete Vialidad Nacional. “Hace treinta años que estamos reclamando por este tramo de 70 kilómetros de la ruta 232. Licitaron la mitad un año atrás y solo pusieron los carteles. Es una vergüenza”, dijo el jefe comunal.
Cuatro décadas atrás la ruta en cuestión se denominaba 152. Era una de las pocas rutas por las que se podía acceder a la Patagonia desde el centro del país lo que significaba un flujo de tránsito muy importante. Por ahí pasaba el turismo y el transporte de la producción que intercambiaban ambas regiones. Hasta había dos estaciones de servicio con sus moteles del Automóvil Club Argentino, una en Lihué Calel y otra en Duval. Por esta vía se llegaban a acortar unos 90 kilómetros.
Pero poco después, con la construcción del dique de Casa de Piedra, para Vialidad Nacional (VN) fue más atractivo desviar la traza de la 152 por allí. Y ahí comenzó la debacle comunicacional de Gobernador Duval.
Fue así que los 70 kilómetros desde el desvío a Casa de Piedra hasta Gobernador Duval comenzaron a languidecer tanto de tránsito como en infraestructura. El asfalto sufrió el lógico paso del tiempo y, además, la falta de mantenimiento de VN. Y así, de a poco, lentamente, Duval comenzó a quedar aislada del resto de La Pampa.
Grazide sostiene que los duvaleños se sienten y siempre se van a sentir pampeanos, pero admite que tienen más contención de Río Negro que de nuestra provincia. “Villa Regina está a 90 kilómetros y tenemos una ruta impecable. Pero, por ejemplo, la ambulancia, por los acuerdos sanitarios interprovinciales, va a esa ciudad o a General Roca”, apunta el jefe comunal.
Cabe señalar que la misma ruta, del lado de Río Negro, 45 kilómetros desde Chelforó en el cruce con la ruta nacional 22, hace dos años fue repavimentada y dentro de esas tareas hasta hicieron un puente nuevo que está sin uso. “Como dije, algunos vecinos lo usan para pescar en el río”, se mofó Grazide.
Por supuesto que es en lo práctico, en lo cotidiano, y que en eso mucho tiene que ver la desidia del Gobierno Nacional. Porque el mandatario aclara que “el gobernador Carlos Verna nos apoya totalmente y por eso crecemos. El problema es Vialidad Nacional que nos tiene prácticamente aislados del resto de la provincia”.

¿Y la licitación?
A mitad del año pasado Vialidad Nacional pareció escuchar a medias los postergados reclamos de Duval y lanzó la licitación de solo 37,5 kilómetros de los 70 en cuestión. El 13 de noviembre el administrador de VN, Javier Iguacel, firmó el contrato de adjudicación de la obra con Ingeniería y Arquitectura SRL, empresa que estuvo representada por Fabián Gurrado.
El pliego de la propuesta elegida establecía que los trabajos costarían 32.620.818,44 pesos y que el plazo de ejecución era de 8 meses.
Los duvaleños pensaron: “algo es algo”, porque era la solución a la mitad del problema. Porque “los 35 kilómetros que faltan licitar son los que más desastrosos están”, apuntó Grazide.
A fin de año la empresa adjudicataria hizo el único movimiento visual en la ruta 232: plantó varios carteles anunciando, casi pomposamente, la tan esperada obra. “Fue lo único que hemos visto y la última noticia que tenemos de la obra. Nos hemos cansado de tratar de comunicarnos con el Distrito La Pampa de VN y solo llegamos a hablar con gente de Mendoza.
Lo único que vemos de VN son algunas camionetas pero ni paran”, ironizó Grazide.
“Acá no hay ni miras de que hagan la obra y estamos muy preocupados. Imaginate, cuando licitaron el dólar estaba a 17 o 18 pesos, hoy está a $27, es obvio que la licitación debe estar caída, pero necesitamos saber”, reclamó.
“Este tema no lo podemos resolver institucionalmente con VN que no nos da respuesta a nuestra preocupación, así que hemos hablado con el gobernador Carlos Verna y ahora ampliamos nuestros reclamos con notas a los diputados nacionales. A los del PJ ya se lo mandamos y estamos haciendo lo mismo con los de Cambiemos”, reveló.

Crecimiento.
Grazide adelantó que aún en estas circunstancias no van a bajar los brazos. Gobernador Duval es uno de los pueblos que más crece en La Pampa. El año pasado fue noticia porque su índice de coparticipación creció de 0,28 a 0,43, lo que significó un aumento del 53,57%. Este año siguió creciendo y su índice es de 0,53.
“Acá cada día viene más gente, tenemos una población de unas 700 personas. Todos llegan con trabajo. Tenemos una fuerte oferta de mano de obra dentro de los emprendimientos de la municipalidad, Finca Duval (vinos y envasado de frutas y hortalizas), pero también en emprendimientos privados que se acercan y a quienes apostamos. Por ejemplo hay gente que quiere construir un grupo de cabañas a la costa del río”, señaló.
“Nosotros seguimos trabajando y creciendo, pero realmente estamos indignados de la irresponsabilidad de VN porque estamos aislados con nuestra propia provincia. No podemos mandar un camión a llevar nuestra producción a Santa Rosa porque seguro lo rompemos, lo hacemos en camioneta que no son los mismos costos”.
El tema de combustibles es otro de los que la municipalidad debió abordar. “Hoy, por el poco tránsito, nos tenemos que hacer cargo de la provisión de combustible, hoy no tenemos expendio en el pueblo. Estuvimos hablando con Verna y en noviembre seguramente pondremos una estación de servicios de Pampetrol”, adelantó.
“El daño que nos hace desde hace años Vialidad Nacional es grandísimo. Te cuento, por ejemplo, antes toda la fruta que era monitoreada por la Aduana en Villa Regina pasaba por acá, ahora cargan, van a hacer los trámites aduaneros, y se tienen que volver a General Roca porque van por Casa de Piedra. También el turismo nos esquivó. Necesitamos soluciones inmediatas de Vialidad, estamos sin respuestas, hace treinta años que lo estamos pidiendo, parece que no les importa nada, nos sentimos abandonados”, concluyó Carlos Grazide.