Inicio La Pampa "Nos veían como enfermos"

«Nos veían como enfermos»

A DIEZ AÑOS DE LA LEY DE MATRIMONIO IGUALITARIO

La semana pasada se cumplieron diez años de la sanción de la Ley de Matrimonio Igualitario en la Argentina y el presidente de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), César Cigliutti, destacó la importancia de que se recuerde la lucha previa a lograr la ley. «A veces da la impresión de que todos, todas y todes un día nos levantamos y dijimos vamos a sacar una ley para ganar el matrimonio», sostuvo.
En declaraciones a Radio Noticias, el militante y dirigente del colectivo LGBT mencionó, en esa línea, que desde la CHA publicaron un video que parte desde una portada de la revista Siete Días que tiene una foto de Carlos Jáuregui, primer presidente de la CHA, junto a su pareja, Carlos Soria, bajo el título «El riesgo de ser homosexual en Argentina».
«Desde ese punto partimos, así nos veían en Argentina… como enfermos que no tienen la culpa de tener esa orientación sexual, lo mismo que dice la Iglesia Vaticana hoy en día», señaló Cigliutti.
Además, al trazar un resumen sobre los acontecimientos más importantes de la lucha que concluyó con la sanción de la ley 26.618, recordó el logro de la ley de Unión Civil, que salió a través de un proyecto de la propia Comunidad Homosexual y representó «la primera vez que el Estado reconocía a una pareja del mismo sexo».

Cambio de votos.
Al puntualizar sobre el proceso de votación de la ley en el Congreso de la Nación, Cigliutti recordó que hubo dos testimonios clave que «hicieron que muchos cambien su voto para lograr la aprobación de la ley».
«Con Carlos (Jáuregui) éramos como hermanas, el vivió mucho tiempo en mi casa y después se alquiló un departamento y vivía con su pareja hasta que murió y la familia le dijo ‘tenés 24 horas para abandonar el departamento’. Cuando lo vi sólo había traído una caja con libros, ropa y nada más porque si agarraba alguno de los regalos o cuadros que le habían regalado a ellos la familia quizás le hubiera hecho un juicio», recordó.
«Después hubo un llamado a la CHA de una persona que tenía a su pareja internada y la familia no lo dejó entrar a la clínica, y que cuando murió tampoco lo dejaron entrar al sepelio. Le rechazaron todo en un acto tremendo de odio», agregó Cigliutti.

«Lo positivo es que salió».
Más allá de la enorme dificultad que tuvo el camino hacia la Ley, el presidente de la CHA resaltó en diálogo con Radio Noticias que el aspecto positivo de la lucha es que «la ley salió cuando nadie quería que saliera».
«Nos hicieron una guerra santa. (Jorge) Bergoglio se pintó de guerra, el Papa dijo que estaba en contra y más allá de eso nadie puede defender la desigualdad de las personas ante la ley», manifestó Cigluitti.
Consultado respecto de sus consideraciones sobre la postura del Papa Francisco, Cigliutti lo comparó con su antecesor, Benedicto XVI. «Le reconozco que no tiene el nivel de virulencia que tenía Ratzinger. Sin embargo ahora, en los papeles, el catecismo dice que hay que enseñar que la homosexualidad es una desviación. El día que se cambie eso voy a estar más cerca», concluyó.

Opinión.
Durante el diálogo con Radio Noticias, Cigliutti fue consultado respecto de una expresión que volcó tiempo atrás donde aseguraba que los procesos de divorcio de parejas homosexuales tienden a ser menos conflictivos que los de parejas heterosexuales. “Creo que eso se da porque no tenemos tan incorporada esa maquinaria que es totalmente destructiva como lo es el patriarcado, que hasta pone a los hijos como rehenes de esas desavenencias afectivas y económicas”, sostuvo.