“Nosotros no pensamos tanto en los empleados públicos”

PECHIN, PRESIDENTE DE LA UCR, PIDIO "CAMBIAR EL RUMBO DE LA PROVINCIA"

El presidente de la UCR provincial Julio Pechín aseguró ayer que “nos fue muy bien como preveíamos” en la elección interna de Cambiemos, en la que Daniel Kroneberger se impuso al macrista Carlos Javier Mac Allister a la gobernación por 65 a 34 por ciento, y destacó que “nuestros ocasionales adversarios la creían muy segura”.
“Estamos contentos porque nos fue muy bien en la elección como preveíamos, tuvimos alguna sorpresa como en Pico donde esperábamos un triunfo más estrecho”, destacó Pechín y agregó: “Nuestros ocasionales adversarios la creían muy segura y los radicales nos sentimos dolidos y trabajamos todos los militantes de la UCR muy bien y juntos”.
Dijo que “la gente nos acompañó creyendo en la propuesta radical y que la formula Kroneberger-Evangelista era muy superior a la fórmula Mac Allister-Passo. Eso fue lo que la sociedad juzgó”.
En una comparativa con la elección 2017 por la diputación nacional, explicó, Martín Berhongaray y Francisco Torroba, los precandidatos de la UCR, “sacaron el 61 por ciento de los votos” en las PASO contra Martín Maquieyra que “ganó con 39 por ciento. Si uno analiza eso sacamos 4 puntos más” que “somos los protestones de Macri”.
El triunfo del radicalismo en La Pampa, en la primera elección del año 2019, generó repercusiones nacionales y la UCR en cada distrito busca con el impulso de la victoria de Kroneberger más espacios y encabezar las listas de la gobernación en las provincias. “El radicalismo necesita un candidato a nivel nacional pero nuestro objetivo es ganar el 19 de mayo”, señaló.
“Le estamos dando una mano a Maquieyra que es el candidato del PRO al municipio de General Pico. Y hoy el objetivo es que Kroneberger sea gobernador de La Pampa. La discusión presidencial comenzará después del 20, aunque antes hay una Convención Nacional donde se decidirá si la UCR sigue dentro de Cambiemos y si vamos con candidato propio o no”.

Macri, en caída.
El triunfo de Kroneberger -que sacó 18.891 votos contra 9.881 del “Colo” Mac Allister- también dejó en evidencia la caída de la imagen del presidente Mauricio Macri por las políticas de ajuste y recorte en el ámbito social. Es que el gran derrotado de la jornada del 17 de febrero fue su “representante” en la provincia.
Consciente de esa situación, la idea del radicalismo “puro” ahora es “provincializar” la elección sin hacer referencia al apoyo que brindó Kroneberger desde la Cámara de Diputados de la Nación a las iniciativas del gobierno. “Vamos a provincializar la elección, absolutamente, ese es el objetivo. No es la forma tapar errores sobre errores”, dijo Pechín.
El dirigente además explicó que “hay que cambiar la manera de gobernar la provincia” y resaltó que “va a ser una linda discusión”, con respecto a los debates que se plantearán entre las propuestas de Cambiemos y del Frente Justicialista Pampeano para las elecciones de mayo por la gobernación.

“Cambiar el rumbo”.
Por otro lado, Pechín comentó que en La Pampa “hay que cambiar el rumbo de la provincia” porque “necesitamos sacarla del ostracismo en el que está. Para eso, basta con ver algunos índices, el empleo público por ejemplo creció un 45 por ciento en 20 años y el privado, el 2,5 por ciento. Eso grafica dónde estamos. Al Estado le es cada vez más difícil financiarse”.
En esa línea, cuestionó la Ley de Promoción Económica porque “fue un error gravísimo cambiarla” por la ley 1534 de desarrollo industrial. “Por lo que se ve hasta acá el resultado no fue el mejor, es cierto que las medidas nacionales no han ayudado”, señaló y añadió que “históricamente La Pampa invertía el 4 por ciento” para el sector industrial y “el año pasado esa cifra llegó al 0,3 por ciento”.

Empleados públicos.
“Se están usando fondos petroleros para gastos corrientes”, advirtió. Y siguió: “A fin de año, el gobernador (Verna) entregó 10 mil pesos a cada empleado público, me parece perfecto. Son 10 millones de dólares, y me quedé pensando, en General Pico no tenemos más Parque Industrial porque está colapsado, qué lindo Parque Industrial hubieran hecho con esos 10 millones. La diferencia con el gobernador pasa porque nosotros no pensamos tanto en los empleados públicos, sino que pensamos más en sus hijos, en los chicos que se van a estudiar. De cada tres que se van uno vuelve, y el resto se van porque no tenemos capacidad para darle trabajo. Es una gran diferencia que tenemos con el gobernador”.