“Nuestra continuidad está en sus manos”

TRABAJADORES DE CALZAR PIDEN INTERVENCION DEL GOBERNADOR VERNA

Los obreros de la empresa Alpargatas (ex Calzar) mediante la Asociación Obrera Textil, enviarán esta mañana una nota al gobernador Carlos Verna para que intervenga ante los empresarios en Buenos Aires con el objetivo de que se eviten los posibles despidos en la planta, o directamente el cierre de la misma.
El secretario general del gremio que los nuclea, Nerio Medina, en diálogo con el programa radial El Aire de la Mañana (Radio Noticias), advirtió: “todavía no tenemos nada oficial de Buenos Aires, porque los gerentes acá siguen desmintiendo sobre la reducción de la planta a la mitad, y están esperando noticias de Capital”.
Por este motivo es que “los trabajadores han elaborado una nota al gobernador Verna pidiendo su intervención, para salvar las fuentes de trabajo”, porque “es el gobernador, tiene contactos en Buenos Aires, él es quien puede ayudarnos”, relató Medina.
Con el argumento de la caída de las ventas y los daños producto de la apertura de las importaciones, la empresa ha solicitado entre 90 y 100 retiros voluntarios. Hasta el momento se han efectuado solo 30, y están en la lista de espera otros 30 operarios más. Si no llegan al número que ha pedido Alpargatas, temen que empiecen a despedir trabajadores.
“En estos momentos no hay una medida de fuerza, si la hacemos va a ser a corto plazo, porque no queremos afectar el presentismo ni exponer a los compañeros a que les manden algún telegrama, entonces tenemos que ser muy cautelosos, porque cuando una empresa quiere despedir gente no podemos ser nosotros quienes les den las herramientas”, detalló el dirigente gremial.
El pasado jueves los trabajadores fueron noticia porque salieron a protestar en la puerta de entrada de la fábrica. Allí repartieron volantes e hicieron conocer su descontento.

Historia de la empresa.
La firma arribó a la provincia en 1984 bajo el nombre de Calzar. El momento de mayor apogeo fue en 1991, donde habían 1.300 trabajadores. Diez años después la empresa se declaró en quiebra, y comenzó la debacle para las familias: de los 1.300 obreros quedaron 250.
Con el correr del tiempo, llegaron a aumentar a 420 operarios en 2015, pero al cabo de 365 días, con la apertura de las importaciones, comenzaron nuevamente las suspensiones, rescisiones de contratos y retiros voluntarios.
En el año 2016, la empresa despidió a 65 operarios de Santa Rosa que tenían contratos precarios. Al año siguiente, abrió la primera tanda de retiros voluntarios y alrededor de 78 empleados y empleadas aceptaron irse.
El sindicato siempre denunció que ese mecanismo es una forma de encubrir despidos. Este año, volvieron a abrir un régimen de retiros voluntarios que, según el gremio, tiene como objetivo achicar el plantel de operarios entre un número que oscila entre las 80 y 100 personas.
Si en 2016, Alpargatas inició el año con 420 trabajadores y trabajadoras, dos años después, la planta tenía 230, de los cuales 30 ya se acogieron a los nuevos retiros voluntarios
En la actualidad, se han producido hasta el momento 30 retiros voluntarios y temen que puedan efectuarse despidos masivos.