Inicio La Pampa "Nuestra fortaleza está en la calle"

«Nuestra fortaleza está en la calle»

LA CCC DESTACÓ LOS LOGROS OBTENIDOS DESDE LA "LUCHA POPULAR"

La CCC realizó un balance anual y reafirmó «la necesidad de seguir en la lucha». La agrupación destacó la lucha y la solidaridad en el difícil panorama generado por la pandemia, y los logros generados por la lucha popular.

La Corriente Clasista y Combativa pampeana analizó el trabajo realizado durante el 2020, en las condiciones difíciles que impuso el Covid-19, y auguró que el próximo año los tenga «como protagonistas principales de los cambios que necesitan nuestro pueblo y nuestra Patria».

A modo de balance anual, los dirigentes de la CCC señalaron: «No habíamos terminado de celebrar el triunfo electoral del ‘Frente de Todos’ ante el macrismo cuando apareció este terrible enemigo de la humanidad, que ha costado tantas vidas. Vaya nuestro abrazo fraternal y condolencias a las familias de aquellos que perdieron a sus seres queridos en la pandemia».

«La tragedia que sacudió la economía mundial del capitalismo no solo trajo más miseria y profundizó la crisis social, sino que también sacó a relucir el heroísmo y la fraternidad de un pueblo como el nuestro, que con su clase trabajadora a la cabeza se puso al frente de la lucha contra la pandemia y para que el peso de la crisis no siga sobre las espaldas del pueblo, sino que la paguen los que juntaron la plata con pala durante el gobierno de Macri», señalaron.

Y agregaron que «ahí estuvieron y aún están los esenciales, trabajadoras y trabajadores, en particular los de salud, que poniendo lo mejor de cada uno dan la batalla contra el virus y sostienen sus reclamos gremiales. También los que sembraron solidaridad en todos los rincones de Argentina».

Orgullo.
Asimismo, manifestaron «el orgullo de poder decir, primero que fuimos parte de la construcción del Frente de Todos, que derrotó al macrismo en las calles y en las urnas. Y segundo que durante todo el año la CCC fue protagonista que en cada una de esas acciones y en todos los lugares donde existe».

«En los comedores y merenderos, en las ollas populares, con gran protagonismo de las compañeras de los desocupados y precarizados de la CCC, supimos organizarnos y avanzar en algunas conquistas importantes como resolver un plato de comida y el hambre en miles de hogares, la IFE, las cooperativas de trabajo. Y también con la lucha de nuestra juventud de la CCC, encabezando el movimiento ‘Ni Un Pibe Menos Por La Droga'», señalaron.

En la calle.
A su vez, indicaron que «sabemos que nuestra fortaleza estaba en la calle, fuimos respetuosos del aislamiento y del distanciamiento social pero nunca abandonamos la lucha ni la calle. Calamos con claridad a los enemigos del pueblo en aquellos que pretendían poner sus ganancias por encima de la vida y mostraban su desprecio por los habitantes de este país enfrentando las medidas sanitarias del gobierno, defendiendo intereses contrarios a los de la Argentina».

En ese sentido, indicaron que «valoramos las medidas del gobierno que asistieron a los más necesitados, criticamos las que fueron insuficientes y reclamamos por lo que creíamos necesario. Tuvimos la consideración de sostener el reclamo salarial sin caer en las provocaciones de los que intentaron desgastar prematuramente al gobierno del Frente de Todos».

Monopolios y terratenientes.
A su vez, indicaron: «Pusimos en el blanco a aquellos monopolios y terratenientes miserables que, para sostener sus privilegios de clase, obligaron a sus obreros a seguir trabajando sin cuidados ni protección o provocaban despidos. Un ejemplo de esa lucha fue el rol de la junta interna de Mondelez haciendo retroceder a la patronal en varias oportunidades cuando avanzaron sobre los derechos de las y los trabajadores de esa fábrica».

También, señalaron que «se demostró la importancia de tener una fábrica 100% estatal como el Astillero Río Santiago, que puso su mano de obra a disposición del gobierno para fortalecer el sistema de salud, reparando hospitales, camas para afrontar la pandemia y la refacción de contenedores para la construcción de la casa de la Mujer, ante el aumento de casos de violencia hacia las mujeres», y añadieron que «supimos sostener la unidad como herramienta principal del pueblo trabajador, para derrotar a los enemigos principales y para que no sigamos los trabajadores soportando el peso de la crisis».

Triunfos.
Finalmente destacaron como grandes triunfos del final del año, el acuerdo de los aceiteros, «lucha de nuestra gloriosa clase obrera, con la gigantesca y ejemplar huelga, que después de 21 días parando los puertos de todo el país consiguieron sus reclamos».

«También con el triunfo del movimiento de mujeres, en el reclamo por alcanzar la mitad del cielo como corresponde, después de 36 años de lucha, se conquistó la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Esto nos vuelve a reafimar que el camino para conseguir sigue siendo la lucha en las calles peleando la más amplia unidad», aseveraron.

«Nos queda por delante conquistar paritarias libres para alcanzar un salario acorde al costo de vida. Terminar con suspensiones y despidos y remontar la empinada cuesta de la precarización laboral. Desde la CCC marcamos un camino: Suspensión e investigación de la deuda ilegítima y fraudulenta; Impuesto a las grandes fortunas; Ley de Techo, Tierra y Trabajo. Saldremos de esta crisis con trabajo y mano de obra nacional y fortaleciendo nuestro mercado interno, recuperemos las riquezas naturales para beneficio de todos los habitantes de este suelo», concluyeron.