Nueva circunvalación margina a Santa Rosa

VIALIDAD NACIONAL NO ACEPTO LAS PROPUESTAS DE LA COMISION DE VECINOS

El empalme entre la nueva traza y la Ruta Nacional 35 se realizará 15 kilómetros al sur del acceso al Cementerio Parque, cerca del Bajo de Giuliani. Las entidades intermedias de la ciudad habían solicitado que estuviera más cerca del Parque Industrial.
La nueva traza de la circunvalación de Santa Rosa dejará a la capital pampeana marginada. Tal como temían las instituciones intermedias que decidieron reunirse para proponer cambios, el empalme entre la nueva avenida y la Ruta Nacional 35 se realizará más al sur que lo deseado por varios actores locales. Concretamente, de acuerdo al proyecto definitivo que tiene Vialidad Nacional, se ubicará a la altura del Parque Apícola, más cerca del Bajo de Giuliani que del Parque Industrial.
La novedad la confirmó ayer a este diario, Víctor Rodríguez, uno de los representantes del Colegio de Arquitectos de La Pampa que había viajado el mes pasado a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para reunirse con el personal técnico de Vialidad Nacional. Con la nueva traza, el tránsito que venga desde el norte pampeano y desee circunvalar la ciudad, abandonará la Ruta 35 a la altura del kilómetro 313,5, en el cruce con la Ruta Provincial 12, un camino vecinal ubicado al norte del campus de la Universidad Nacional de La Pampa (UNLPam). Así rodeará a Santa Rosa por el Este y cruzará la Ruta Nacional 5 al este del viejo Autódromo Parque para continuar hacia el Sur y volver a encontrarse con la Ruta 35 recién a la altura del kilómetro 337,5, es decir, 15 kilómetros al sur del acceso al Cementerio Parque.

Tránsito pesado.

Uno de los planteos que habían llevado los representantes santarroseños era que si la Circunvalación empalmaba con la Ruta 35 tan lejos del Parque Industrial, muchos de los camiones que van a ese lugar, continuarían utilizando la circunvalación actual, con lo cual no se lograría quitar el tránsito pesado de una arteria que ya quedó totalmente adentro de la urbanización.
Cabe recordar que tanto el municipio como el Colegio tenían pensado modificar la avenida Santiago Marzo de modo de transformarla en una avenida más, sin las barreras New Jersey que dividen los carriles, y con más cruces que unan los sectores ubicados a un lado y el otro de esa doble vía.
El miércoles 30 de mayo, los enviados de Santa Rosa habían sido recibidos en la sede central del organismo vial. Desde el ente, entonces conducido por Javier Iguacel, ahora designado al frente del Ministerio de Energía y Minería, se habían comprometido a analizar los cambios que las entidades santarroseñas planteaban para que la ciudad no quedara marginada del tráfico entre la Capital Federal y el sur argentino.

Barreras de hormigón.

Ya en aquella oportunidad, los técnicos de VN habían advertido que sería difícil hacer cambios respecto a la altura del empalme entre la Ruta 35 Sur y la nueva circunvalación y también en cuanto al pedido de los arquitectos de no utilizar las barreras New Jersey en la nueva traza. Los profesionales santarroseños pretendían que los terrenos expropiados fueron más amplios y permitieran que la separación de carriles se hiciera mediante un vasto cantero central.
“El tema del New Jersey (el muro de hormigón que separa los carriles, como el existente en la circunvalación actual), es un tema que no quieren negociar, pero les insistimos. Ellos nos manifiestan que deben consultar porque lo de la expropiación es un tema que va más allá de lo que pueda decidir Vialidad Nacional”, había explicado Víctor Rodríguez a LA ARENA luego de aquella reunión.
Ayer, en una nueva comunicación con este diario, Rodríguez aseguró que desde VN les propusieron como alternativa estudiar la construcción de un desvío para que el tránsito pesado pueda llegar desde la nueva circunvalación, sin pasar por la actual, al Parque Industrial.
Esa posibilidad está pendiente de estudio por parte del Colegio de Arquitectos y las autoridades de la Municipalidad de Santa Rosa.

Preocupación.

Cabe recordar que el colegio profesional participa en las discusiones en representación de un conjunto de actores que meses antes mantuvo encuentros con especialistas en urbanismo de las universidades nacionales de Córdoba y Buenos Aires, junto con legisladores provinciales, concejales santarroseños y entidades intermedias, como la Fundación Estrellas Amarillas y las cámaras que representan a los comerciantes, hoteleros y gastronómicos e industriales de la capital provincial.
El temor de muchos de los actores económicos de la ciudad es que se pierdan muchos de los ingresos que genera el turismo de paso, sobre todo de los transportes y autos particulares que viajan desde la Capital Federal al sur argentino y desde allí a la metrópolis.