Inicio La Pampa Nueva marcha para pedir "Justicia por Nadia"

Nueva marcha para pedir «Justicia por Nadia»

Más de un centenar de personas estuvieron ayer en la sede del Centro Judicial de Santa Rosa, reclamando una condena ejemplar para Laureano González, al cumplirse un mes de la feroz golpiza que le produjo a Nadia Lucero quien se encuentra todavía internada, rehabilitándose.
Luján Lucero, la hermana mayor de Nadia se mostró «súper agradecida» con la gente que los acompañó desde el primer momento. «Sin su ayuda creo que no podríamos haber llegado hasta acá, y todo lo que nos falta todavía. Si nos sigue acompañando, no tengo dudas de que se va a hacer justicia por Nadia», señaló Luján en diálogo con LA ARENA.

«Sigue bien».
Respecto del estado de salud actual de Nadia, Luján indicó que «sigue bien, hoy se despertó bien de ánimo. Empezó la rehabilitación fuera de la sala, y está trabajando con muchos profesionales, que notan muchísimo el cambio y muy rápido».
«Existe la posibilidad que se evite hacerle el botón gástrico, dependiendo de estudios que se le están haciendo en estos días. Además se le está retirando parte de la medicación, la empezaron a alimentar de a poquito y lo está tolerando bien».

Cada vez mejor.
«Físicamente está cada vez mejor, y ahora falta la parte neurológica. Están trabajando con ella neurólogos, psicólogos, kinesiólogos, y lo hacen todos juntos porque ella no tiene mucho tiempo, se cansa muy rápido. Después, con el tiempo se va a hacer una rehabilitación más extensa, por ahora vamos de a poco pero con muy buenas expectativas, arrancamos el martes y muy bien para ser el primer día», dijo Luján.

Explicaciones.
«De la causa judicial no hubo muchas novedades, ahora están de feria y el fiscal no vuelve hasta el 23, así que no podemos saber mucho. Hay cosas de las que queremos pedir explicaciones, como lo que pasó el fin de semana (Laureano González estuvo tratándose en Salud Mental del Hospital Lucio Molas). Queremos saber por qué tanta negligencia, tanto descuido para Nadia».
Luján agregó que «dan mucha impotencia y bronca estos descuidos. Nosotros estamos tratando de cuidar a Nadia, que ella no sepa todo lo que pasa afuera, pero no sabemos cómo lo podría llegar a tomar ella si se lo cruza cuando sale de la habitación para ir a rehabilitación. Le podría hacer muy mal».
«Nosotros tenemos la duda de que él pueda seguir estando en Salud Mental, y eso es un riesgo porque está muy cerca de rehabilitación. Hubieron muchos descuidos, y no queremos que pueda pasar algo peor», concluyó.

La rehabilitación en el Molas
El director del Hospital Lucio Molas, Raúl Alvarez, explicó ayer que desde el establecimiento asistencial se está realizando «un abordaje integral de la respuesta que tenemos que darle a Nadia».
«Tienen que trabajar conjuntamente muchos servicios, Clínica Médica, Rehabilitación, el Departamento de Enfermería, Otorrinolaringología, entre otros. Es un caso muy complejo, con mucho componente social, y los brazos del hospital quedan cortos para abordar lo comunitario», añadió.
«Además, se está trabajando con otras instituciones que son las que van a poder dar respuesta cuando Nadia esté lista para la externación, hablamos de la Dirección de Niñez y Adolescencia, la Dirección de Género de la Municipalidad de Santa Rosa, la Dirección de Prevención y Asistencia de Violencia Familiar del Ministerio de Desarrollo Social, son todos actores necesarios, al momento de articular las respuestas que tiene que dar el Estado. Y tenemos que articularlas con el tiempo suficiente para que las cosas se hagan como corresponde», puntualizó el director.

Rehabilitación.
«Se ven avances diarios en su rehabilitación, son varias las especialidades que están trabajando con ella. Desde el Servicio Social se está trabajando con la familia, porque se necesita mucho su acompañamiento en este momento. Somos optimistas de que la recuperación sea la mejor posible. No sabemos cuáles son las secuelas que pudieran quedarle, pero hay que ser optimistas y esperar que la recuperación se dé la mejor manera posible», señaló Alvarez.

Custodia.
El director del Molas indicó que «está presente siempre el servicio de preventores del hospital, y desde el primer momento el Ministerio de Seguridad puso a disposición un efectivo policial custodiándola. Antes de dar algún paso en su proceso de rehabilitación, informamos al Ministerio para que dispongan la custodia».
Sobre la presencia del agresor en el hospital, denunciada por la familia Lucero, dijo que «González en ningún momento pasó por la guardia central del hospital, fue llevado directamente a Salud Mental, que está a cien metros del edificio principal, con un gran predio de por medio. Y obviamente con la seguridad necesaria. De igual manera se ha decidido evitar que vuelva a suceder».