Inicio La Pampa Nuevas pruebas por femicidio

Nuevas pruebas por femicidio

ORDENAN ANALISIS GENETICOS Y APERTURA DE CELULARES

(General Pico) – Alejandro Gilardenghi, juez de control de General Pico, ayer a la mañana ordenó diferentes medidas de prueba en el marco de la investigación que se sigue por el femicidio de Valeria Coggiola (34 años), perpetrado durante la madrugada del 25 de junio pasado, y por el que está detenido desde el mismo día del hecho, Enzo Gauna, quien era su pareja.
En una audiencia de multipropósito que se llevó a cabo ayer a la mañana en la sala 4 de los Tribunales de esta ciudad, y luego que se le hiciera una extracción de sangre al acusado, la Fiscalía, representada por los fiscales Ivana Hernández, Armando Agüero y Guillermo Komarofky, solicitó diferentes medidas de prueba jurisdiccional anticipada, para que sean practicadas en las próximas semanas. El imputado del cargo de femicidio presenció la audiencia, acompañado del defensor oficial Alejandro Piñero, quien subrogó a Walter Vaccaro.
En primer lugar, la Fiscalía solicitó la apertura de tres teléfonos celulares que fueron secuestrados en el marco de la investigación, uno de los cuales pertenecía a la víctima. Sobre estos artefactos, se hará un análisis de llamadas entrantes y salientes, como también de los mensajes.
Luego los fiscales pidieron el análisis de material biológico que fue hallado en las distintas prendas de vestir secuestradas en los allanamientos. El juez hizo lugar al pedido de la Fiscalía, y ordenó que a través del Laboratorio de Genética Forense, se analicen unas prendas de vestir que pertenecerían al imputado, como tres pantalones, una remera y pares de medias, a los efectos de cotejar el patrón genético con las muestras de sangre que fueron extraídas a Gauna y a la joven fallecida durante la autopsia. También ordenó, a pedido de los fiscales, analizar el material genético hallado debajo de las uñas de la damnificada, como así también el cuchillo que fue encontrado en la escena del crimen y diferentes elementos obtenidos durante la primera parte del proceso.

Femicidio en el Molino.
Gauna, horas después de perpetrado el hecho, fue detenido en la localidad de Catriló, a donde llegó a través de diferentes medios. Durante la noche del 25 de junio se le formalizó la Investigación Fiscal Preparatoria por la figura de Homicidio Agravado por la relación de pareja y por el contexto de género. El juez, además le dictó la prisión preventiva hasta la finalización del proceso judicial, haciendo lugar al pedido de la Fiscalía. En esa primera audiencia, se ordenó tomar unos testimonios en Cámara Gesell y someter al imputado a un examen mental obligatorio y a un examen antropométrico.
El hecho ocurrió entre las 4 y las 5 de la madrugada del martes 25 de junio pasado, en una vivienda de la calle 106, entre 23 y 25, en el Barrio Molino de esta ciudad. Gauna había llegado a Pico la mañana anterior y tras matar a la mujer de al menos una veintena de puñaladas, viajó en un remis hasta la localidad de Quemú, donde abordó otro auto que lo llevó hasta Catriló. En esa localidad fue detenido por la policía poco después y trasladado a General Pico.
En la vivienda al momento del hecho estaban los dos hijos mayores de la víctima, de 13 y 12 años de edad, quienes al despertar a la mañana, encontraron el cuerpo de su madre, tirado en el piso de su habitación.
A los pocos días del hecho, movimientos feministas de la ciudad organizaron una movilización por las calles del centro piquense, que fue encabezada por familiares de Coggiola.