Inicio La Pampa Ocampos recibió reconocimiento de Cosega

Ocampos recibió reconocimiento de Cosega

BOMBERO ACHENSE HIZO RCP A UNA BEBA Y LE SALVO LA VIDA

(General Acha) – La Cooperativa de Servicios Públicos entregó un reconocimiento a Ezequiel Ocampos, quien el lunes acudió a un domicilio y salvó la vida de una bebé de 25 días. El sencillo acto se llevó a cabo en la sede central de la institución, y contó con la presencia de su presidente, Norberto De Cristófaro, y la segunda jefa del Cuerpo de Bomberos Voluntarios, Soraya Aramburu.
Ocampos destacó la importancia de la capacitación, al igual que los cursos de RCP, destinado al personal de las instituciones y a la ciudadanía en general. Toda vez que es la forma que cada uno sepa actuar frente a estas situaciones.

Canales.
Soraya Aramburu resaltó la necesidad de ajustar los canales de información para que la gente conozca a qué número debe llamar ante emergencias, particularmente para que puedan acudir rápidamente.
Por su parte, Norberto De Cristófaro, se comprometió a seguir trabajando mancomunadamente con los bomberos y distintos organismos, «Vivimos en una sociedad muy solidaria, y es fundamental mantener las relaciones institucionales que es en beneficio de todos», agregó.
El dirigente acordó reunirse nuevamente para proyectar acciones que permitan colaborar con la comunidad. «Cosega reconoce la labor heroica, la valentía de Ezequiel, y de todos los bomberos voluntarios», cerró De Cristófaro.

Auxilio.
El bombero vive en General Acha, tiene 25 años, y en abril se cumplió apenas un año que ingresó al cuartel local. Salvó la vida a una beba de 25 días que se ahogaba en una vivienda. Horas después, el propio cuartel reconoció con una mención especial al servidor público.
«Uno siempre espera que este tipo de cosas te pasen, pero te pasan en el momento y en el lugar menos pensado», relató Ezequiel a LA ARENA. El lunes, alrededor de las 18, un grupo de bomberos del cuartel barría y acomodaba todas las cosas para efectuar lo que denominan la entrega de guardia a otros compañeros. Sin embargo, a poco antes de regresar cada uno a su casa, les ocurrió lo menos pensado.

Relato.
«De repente vino un hombre, que vive cerca del cuartel, a los gritos porque su sobrinita, de apenas 25 días, no podía respirar y se ahogaba», rememoró Ezequiel. Y amplió: «Salimos todos enseguida, tomamos los elementos necesarios, y como saben que estudio Enfermería, los compañeros me mandaron directamente a mí a la casa».
Cuando llegó, Ocampos vio un panorama muy duro: el tío y la tía de la niña (al cuidado de la beba en ese momento) desesperados y la pequeña sin poder respirar. «Su cara se puso azul, y todo indicaba que se ahogó con el propio vómito», especificó.
«Empecé con las maniobras y por suerte, en un momento, la beba comenzó a llorar lo que fue una gran noticia ya que significó que el aire ingresaba a sus pulmones», sostuvo. Y añadió: «El color le volvió a la cara y en ese momento llegaron todos mis compañeros».
Una ambulancia arribó de manera inmediata y trasladó a la beba al hospital Padre Buodo donde fue internada y atendida por los médicos. Realmente, fue un susto con suerte: en el hospital la terminaron de estabilizar y la beba quedó fuera de peligro», relató el entrevistado.