Inicio La Pampa "Ojalá se comience a generar movimiento"

«Ojalá se comience a generar movimiento»

CUARENTENA FOCALIZADA

La intendenta de Jacinto Arauz, Gabriela Labourié, se esperanzó en que la economía local vuelva a su ritmo normal y apostó a reforzar los controles en los accesos a la localidad.
La intendenta fue consultada sobre las últimas resoluciones tomadas en el pueblo, a lo que explicó: «Los comercios que se habilitan ahora, con la posibilidad de que los municipios podamos modificar algunos horarios en cuanto a las nuevas excepciones, son los que entraron en el Decreto Provincial la semana pasada, lo que primero se les dio por delivery, como tiendas, repuestos, electrodomésticos, mueblerías, bazares, después se les habilitó abrir a la tarde, a partir de hoy (por ayer) pueden abrir de lunes a viernes con horario de mañana y
tarde, siempre hasta las 18 horas, y los sábados a la mañana hasta las 13″.
Por otro lado dijo que «se sigue manteniendo el horario de tarde, por ahora, las peluquerías y de profesionales, como seguros, contadores, abogados, y otros. Además se agregaron dos días de caminata. Hasta ahora era los sábados, domingos y feriados, ahora se agregan martes y jueves de 13 a 17 horas, durante una hora, liberando la distancia de los 500 metros desde el domicilio, con los cuidados correspondientes, es decir, distancia y uso de barbijos».

Controles.
Consultada sobre cómo siguen los controles, indicó: «Se va a seguir con el control en el acceso a la portada, el lavado del vehículo será de rodamientos y manijas. Ayer montamos un control conjunto entre Policía y municipio en el camino de la ruta 28 que viene del lado de Villa Iris, paralelo al ferrocarril, porque hay algunas denuncias de que hay gente que ingresa por ahí. Queremos corroborar si es así o solo son productores agropecuarios».
Finalmente, la jefa comunal «se esperanzó en que las nueva medidas comiencen a generar un movimiento virtuoso de la economía, más allá de que hoy es escaso el dinero circulante, donde la gente seguramente priorizará en la comida, pero bueno, la esperanza es que de a poco la
economía vuelva a su ritmo normal».