Inicio La Pampa Otra detenida por estafa con celulares

Otra detenida por estafa con celulares

COBRARON LOS APARATOS PERO NUNCA LOS ENTREGARON

(General Pico) – La policía piquense detuvo a una mujer en Azul (Buenos Aires), imputada en una causa que investiga una una estafa de más de 700 mil pesos a vecinos del norte provincial, mediante la venta de teléfonos celulares de alta gama. Ayer la mujer quedó detenida con prisión preventiva, tras ser indagada por la Fiscalía. Días atrás, su hermana, también implicada en esta misma causa, fue detenida también en provincia de Buenos Aires.
Ayer a la mañana, el juez de control Heber Pregno, le formalizó la Investigación Fiscal Preparatoria a una mujer que fue detenida en Azul y está acusada de estafar a más de una treintena de vecinos y vecinas de La Pampa. De la audiencia realizada a través de Zoom participaron el fiscal general Armando Agüero y el defensor privado Norberto Paesani.
Tras escuchar los pedidos de ambas partes, el magistrado dictó la prisión preventiva por 45 días a esta nueva detenida por estafas. La Brigada de Investigaciones, a cargo de la comisaria Vanina Fileni, y la Fiscalía General, investigan la participación de más personas en este hecho, quienes podrían ser internas de algún establecimiento penitenciario desde donde se realizaron las llamadas telefónicas. Días atrás había sido detenida en la misma ciudad bonaerense una hermana de esta nueva imputada, a quien también se le inició un proceso penal.

Teléfonos.
Semanas atrás, vecinos y vecinas de Rancul, Parera, Embajador Martini, General Pico e Intendente Alvear denunciaron que fueron estafados en la compra de teléfonos celulares, que se ofrecían a un precio accesible y en cuotas, a través de un perfil falso en las redes sociales. Más de 30 personas depositaron sumas de entre 4.000 y 7.000 pesos a una cuenta bancaria de los presuntos vendedores. Otras personas fueron captadas también como revendedores, a cambio de una «comisión». Sin embargo, no cobraron su parte y los compradores tampoco recibieron sus teléfonos.
Al cabo de unos días y ante la demora en la llegada de los aparatos, los clientes notaron que el perfil de Facebook que ofrecía las promociones había sido bloqueado, como así también el número telefónico de contacto que los estafadores habían dado a los revendedores. El fiscal general Armando Agüero confirmó que la estafa alcanza a 712 mil pesos.
Las dos hermanas quedaron imputadas y la fiscalía investiga la participación de más personas.