Otra vez robaron dinero de un vehículo: 40 mil pesos

LA POLICIA SOSPECHA QUE SE UTILIZARON INHIBIDORES DE SEÑALES

Un hombre de 70 años, oriundo de Anguil, estacionó su camioneta Ford Ranger blanca sobre la calle Neuquén, casi llegando a la esquina de Chaco, el sábado a las 8 de la mañana. Pasó la jornada en la Rural, recorriendo la exposición, y cuando regresó a su vehículo, alrededor de las 8 de la noche, se dio cuenta que el rodado estaba intacto pero le faltaba en su interior un maletín con 40 mil pesos.
El hombre, inmediatamente, hizo la denuncia en la Seccional Segunda. Allí describió esta situación, y comentó que posiblemente había dejado su camioneta sin la traba de seguridad, porque fue así cómo la encontró.
Sin embargo, fuentes policiales, que investigan el caso, dudan sobre la posibilidad de que se haya utilizado, para cometer el atraco, inhibidores de señales. Estos aparatos son parte de una nueva modalidad, que se empezó a ver con frecuencia en Córdoba, se trasladó a Buenos Aires, y ahora hay indicios que indican que se está empleando en La Pampa.

Nueva modalidad.
Los inhibidores son artefactos que obstruyen la señal cuando el dueño del vehículo pretende cerrarlo. Puede funcionar a 50 o 60 metros de distancia, de tal manera que los individuos que lo poseen, esperan a que el conductor se baje del rodado, y en el momento en que manda la señal para colocar la medida de seguridad, la obstruyen con estos inhibidores, dejando abierto el vehículo.
“El hombre dice que dejó la traba puesta, pero no sabemos en realidad si los ladrones utilizaron los famosos inhibidores”, comentó la misma fuente policial a LA ARENA. “Están a la pesca, revisan un montón de autos, pero muchos no se enteran ya que no tocan nada. Aparece la denuncia cuando falta una gran cantidad de dinero, y puede pasar que el damnificado se dé cuenta días después del robo”, explicó.
Justamente, el pasado 21 este diario publicó un hecho donde autores desconocidos habían sustraído 500 mil pesos de un vehículo sin ejercer ningún tipo de violencia, y la víctima tardó varios días en percatarse del faltante, hasta que hizo la denuncia.
Asimismo, cinco días atrás se esclareció otro hecho en General Pico, donde efectivamente se había utilizado un inhibidor para robar 600 mil pesos de una camioneta. Según la policía, los sospechosos eran oriundos de Junín.

Más hechos.
En aquella oportunidad, el fiscal Armando Agüero explicó que “es una modalidad de robo que se ha visto en Pico y se viene repitiendo. Vienen a la mañana, observan a la gente que sale del banco, y trabajan con un inhibidor. Se llevan los objetos de valor, y se van de la ciudad”.
Por otro lado, durante el mes de septiembre se registraron seis hechos similares en Santa Rosa, dos de los cuales los ladrones ejercieron violencia sobre los vehículos robados. De las cuatro personas cuyos vehículos no fueron dañados, dos dijeron que dejaron el auto sin traba, mientras que los dos restantes aseguraron que tenían las puertas cerradas y estaban con alarma.