Otro asalto a mano armada

Una familia de Santa Rosa que tiene una cadena compuesta por tres tiendas de ropa y un supermercado de barrio, sufrió un robo y dos asaltos, uno de los cuales a mano armada, en sus respectivos locales, en tan solo una semana.
Este lunes por la noche, precisamente a las 21.40 horas, dos sujetos, aparentemente jóvenes, entraron al supermercado, ubicado en la calle Raúl B Díaz 2268, frente al tanque de agua del Centro de Abastecimiento Norte, con sus cascos puestos.
Minutos antes de que los dos hermanos (de 21 y 23 años) decidieran cerrar su local llamado “Super Marín”, los asaltantes entraron a punta de pistola y se llevaron 3.000 pesos de la caja registradora. No hubo heridos.
La denuncia está hecha en la Seccional Segunda y, si bien se realizaron tres allanamientos en los barrios de Villa Germinal y de Malvinas Argentinas donde se secuestraron una serie de elementos, por ahora no hay detenidos.
El local contiene cámaras de seguridad, y las imágenes del robo ya están circulando. Se puede observar que, mientras estaban reponiendo un pack de latas de cerveza en una heladera, dos individuos que arribaron en una moto, ingresaron al supermercado: el primero de casco negro se fue directamente a la caja registradora, mientras que el otro de casco rojo sacó de su pantalón una pistola la cual cargó y amenazó a uno de los empleados, de 23 años.
A continuación, lo empujó apenas dándole a entender que su compañero precisaba ayuda para poder extraer el dinero, de modo que éste fue a la caja registradora. Mientras, el hermano restante de 21 años, que permanecía con los brazos levantados a un costado, fue obligado por el hombre que poseía el arma de fuego a dar la vuelta para detenerse en la zona donde se concentraban los billetes.
En ese momento ocurrió un cambio de roles: el de casco negro que insistía con la caja registradora, la dejó, observó al joven de 21 años con los brazos levantados y decidió abalanzarse sobre su tronco inferior, precisamente sobre sus bolsillos donde radicaban un celular Samsung s9 plus y una billetera en cuyo interior habían 3.000 pesos más. El de casco rojo, en tanto, se dedicaba a terminar de vaciar la caja.
Temerariamente, el muchacho se negó de manera rotunda a darle sus pertenencias, por lo que retrocedió y es ahí cuando recibió una patada con muy poca fuerza, lo que, sin embargo, impulsó al joven a esconderse detrás de una góndola. El de negro se volvió y apareció el de rojo portando la pistola en su mano derecha, y enfilando para buscar al joven que no tenía salida, pero hizo dos pasos y se fue, junto con su compañero.
Parecía que el suceso había terminado, pero el joven que estaba escondido detrás de la góndola sacó decididamente su celular del bolsillo, corrió a la vereda y filmó a la moto, cuya patente estaba tapada con una cinta blanca. El de casco negro ya había empezado a correr, el de rojo no podía encender su moto roja y el asaltado seguía filmando muy de cerca por lo que el de rojo se cansó y amenazó con sacar nuevamente su pistola, entonces el del celular retrocedió, luego arrancó el vehículo y finalmente se fueron.

Más robos.
Este hecho sucedió el lunes alrededor de las 21.40. El día anterior, a la misma hora, otro de sus negocios, en este caso la tienda de ropa “Modas Marín”, ubicada en la calle Raúl B Díaz entre Mendoza y San Juan, fue asaltada. La víctima, que es la cuñada de 23 años de los hermanos anteriormente nombrados, estaba por cerrar el local, cuando frenó una moto otra vez con dos jóvenes y luego de un forcejeo le robaron la cartera, con la suma de 5.000 pesos, la documentación y un celular.
Según la joven y sus familiares, se trataría de la misma moto y las mismas personas que un día después asaltaron el supermercado.
Una semana atrás, otra de sus tiendas de ropa, ubicada en Unanue y Trenel del barrio Empleados de Comercio, fue robada, sin ningún tipo de forcejeo, por un hombre que se dio a la fuga corriendo con distintas prendas.