Inicio La Pampa Otro aumento de las naftas

Otro aumento de las naftas

TAMBIEN SUBIERON LAS PREPAGAS

La petrolera YPF aumentó desde la medianoche de ayer un 2,5% las naftas y un 1,75% el gasoil, en todo el país, un alza que resultó morigerada por la decisión del Gobierno Nacional de aplicar una parte de lo que correspondería del impuesto a los combustibles líquidos. Se espera que en agosto los precios vuelvan a subir.
Además del intenso frío con el que amaneció la ciudad de Santa Rosa, este inicio de mes vino acompañado de dos fuertes subas: en los combustibles y en la medicina prepaga. Ambos aumentos ya estaban previstos y, lamentablemente para el bolsillo de todos los pampeanos, no serán los únicos de este segundo semestre: en agosto también se espera nuevos incrementos.
En lo que corresponde a los combustibles, el ajuste de los precios se corresponde al incremento durante junio del precio internacional del crudo Brent, el Impuesto a los combustibles líquidos (ICL) y de los biocombustibles con los que se cortan las naftas (etanol) y el diésel (biodiésel).
De esta manera quedaron descartadas las especulaciones que se venían realizando en los últimos días en el sector en torno a la posible baja de los precios en las estaciones de servicio, y ratificó la postura de las petroleras de no absorber el costo impositivo y traspasarlo íntegramente a precios.
Los nuevos valores de referencia de la compañía estatal en la capital pampeana son para la nafta súper $39,35 (hasta ahora $38,20); nafta Infinia $44,93 ($43,62); diésel 500 $42,10 ($41,38) y Infinia diésel $50,67 ($49,80).
Se trata así del quinto aumento del año en el segmento de venta minorista de combustibles, a las que se sumó la empresas Raizen, que con su marca Shell subirá hoy los precios en un 2,1%. Se espera que Axion y Puma también ajusten sus valores esta jornada o mañana.

Aumento «moderado».
La petrolera destacó que el aumento del 2,5% naftas y 1,75% gasoil pudo ser moderado por la decisión del Gobierno de aumentar parcialmente el ILC, pero además se planteó la tendencia a la baja que registró el dólar en los últimos 30 días. Nación decidió el viernes postergar una parte del aumento del ILC y sólo actualizar en julio 3,9% su valor, cuando el ajuste debería haber sido de 11,8% por litro.
A fines de mayo, la Secretaría de energía ya había postergado el incremento que debía regir a partir del 1 de junio para este impuesto que es de actualización trimestral y está atado a la evolución del índice de precios mayoristas.
En este sentido, el impuesto es desde hoy de $6,13 a $6,37 por litro de gasoil (debería haber pasado a $6,85), y de $9,94 a $10,33 por litro de nafta (debería haber pasado a $11,11). La diferencia hasta el 11,8 por ciento se aplicará el 1 de agosto, por lo que en ese momento volverían a subir.

«Preocupados».
El secretario de la Cámara de Empresarios de Combustibles, Raúl Castellanos, aseguró que los expendedores están «bastante preocupados» por el nuevo aumento de los precios, y estimó que habrá más subas hasta fin de año. «No tengo una explicación para dar. Habría que preguntar a las refinadoras el motivo de la suba. No es lo que esperábamos», sostuvo el dirigente.
«Había quedado pendiente el aumento del impuesto que grava los combustibles. Existía la versión fuerte de que no se iba a aplicar tampoco este mes, o que se iba a aplicar un tercio del impuesto, y que las compañías petroleras no iban a aumentar el producto, teniendo en cuenta que con respecto al mes pasado, bajaron el dólar y el petróleo», puntualizó.
Pero confesó que «lamentablemente, nos encontramos con esta novedad», ya que los precios que comercializa YPF aumentaron hasta 2,5% desde el domingo a la medianoche. Además, señaló que «muy probablemente» se apliquen más subas durante el segundo semestre. Castellanos comentó que las ventas de combustibles están «10% o 15% por debajo» en este momento, con relación a un año atrás.

Prepagas.
Los planes que ofrecen las empresas de medicina prepaga también sufrieron un ajuste del 5,5% desde este lunes, y acumularán a lo largo del segundo semestre una suba del 17,5%, según autorizó el Gobierno. El segundo ajuste se aplicará desde el 1 de agosto y será de 6%, mientras que el otro, por el mismo porcentaje, correrá desde el 1 de septiembre, cuando el alza anual ascenderá al 26,3%.
Los constantes aumentos provocaron que en el último año y medio las prepagas perdieran, en conjunto, un 15% de afiliados, según estimaciones empresariales. Para enfrentar esta situación, el Gobierno autorizó recientemente a las compañías a ofrecer planes parciales de cobertura ambulatoria o de internación, que no garantizan el 100% de las prestaciones médicas.
De este modo, las prepagas podrán ofrecer planes más baratos, que no contemplan el 100% de la cobertura médica, de modo de hacer frente a la menor cantidad de afiliados, a raíz de la crisis económica provocada por las políticas económicas de Cambiemos.