Otro aumento en el surtidor

LA SUPER SUBIO 1,75%, MIENTRAS QUE EL GASOIL SE ELEVO 3,3%

El mentado nuevo aumento de los combustibles que se anunciaba para noviembre llegó a los surtidores de la provincia de La Pampa en las primeras horas del domingo. En la capital pampeana, el litro de la Súper se vende a 33,09 pesos, dejando atrás el precio de 32,52 que había comenzado a regir desde los últimos días de septiembre. Se trata de una suba de 57 centavos por litro, es decir, 1,75 por ciento.
Ahora la versión premium de YPF, Infinia, tiene un valor de 38,18 pesos, contra los 37,90 del mes pasado. Dicho de otra manera, la nafta Infinia subió 28 centavos. Es decir, una suba más moderada que alcanza el 0,73 por ciento respecto del precio del mes pasado. Cabe recordar que en el rubro naftas, la que tiene mayor demanda es la Súper, puesto que muchos y muchas automovilistas saltaron de la Infinia a la Súper producto de la caída en el poder adquisitivo de los salarios.

Baja pero sube.
A diferencia de lo ocurrido con el aumento anterior, que se aplicó en un contexto de suba del dólar y suba del precio internacional del barril de petróleo, el incremento de estos días ocurre cuando la cotización del precio del dólar en Argentina acaba de perforar los 37 pesos, para ubicarse en 36,40 pesos (pizarra del Banco de la Nación).
Una vez más, los aumentos más importantes se aplicaron en el gasoil. El Infinia Diesel que el 30 de diciembre había saltado de 35,83 pesos a 40,11 ahora subió a 41,44 pesos, es decir, se encareció 1,33 pesos por litro (3,31%). El gasoil más económico, el Diesel 500 de YPF, pasó de venderse a 33,02 pesos el litro a 34,09, un salto que lo encareció en 1,07 pesos (3,24%).
Cabe recordar la petrolera Axion aumentó el último viernes los precios de sus combustibles hasta un 7% en todo el interior del país. La petrolera Shell, en tanto, incrementó un 4,8% promedio los precios en surtidor.

Menos ventas.
El diario Ambito Financiero destacó que el jueves de la última semana se conoció la noticia de que la venta de combustibles en las estaciones de servicio cayó en septiembre un 6,65% respecto al mismo mes de 2017, con un marcado derrumbe del 27,5% de la demanda de naftas premium, de acuerdo a cifras oficiales de la Secretaría de Energía.
“El desempeño general del mercado de combustibles tuvo, además, una caída en septiembre del 10,2% respecto de agosto, lo que refleja el efecto de la crisis macroeconómica abierta durante el segundo trimestre del año con la devaluación y el traslado parcial al precio de los combustibles”, reza la crónica.
En cuanto al gasoil, las cifras de septiembre revelan que las ventas cayeron un 7,8% interanual, y en el caso del gasoil premium un 7,39%. “La nafta Súper fue el único producto que se mantuvo en alza con un 4,95% positivo, al absorber parte del traspaso del consumo de nafta premium que cayó un 27,5%”, informó el matutino porteño.

Retraso.
“En la comparación intermensual, todos los productos resultaron a la baja: el gasoil común (G2) un 10,2%, el gasoil premium (G3) un 12,8%, la nafta Súper un 6,25% y la premium un 17,2%, lo que profundiza el proceso de los consumidores de abandonar en los últimos meses este producto de mayor precio”, se explicó.
De acuerdo al informe, los combustibles llevan un aumento superior al 65% promedio durante 2018 y desde las compañías petroleras venían advirtiendo que aún se registraba un retraso de los precios internos con respecto a los valores internacionales.