Inicio La Pampa Otro rechazo a la protesta de policías

Otro rechazo a la protesta de policías

En su segunda reunión extraordinaria del año, el Consejo Superior de la Universidad Nacional de La Pampa aprobó por unanimidad adherir a la Declaración del Consejo Interuniversitario Nacional de fecha 9 de septiembre de 2020, acordada entre todas las Universidades Públicas, manifestando preocupación y rechazo por la presencia de fuerzas policiales armadas frente a las residencias del Presidente de la Nación y del Gobernador de la Provincia de Buenos Aires.
La manifestación del Consejo Superior, en línea con lo declarado por el CIN, surge a raíz de los reclamos y protestas de efectivos policiales de la provincia de Buenos Aires, manteniendo protestas en distintos puntos de la provincia, incluida la residencia del Gobernador, y principalmente las realizadas en la quinta presidencial de Olivos, donde reside el Presidente de la República Argentina, Alberto Fernández, rodeando el lugar con vehículos de las fuerzas policiales y presentándose uniformados con armas a la vista.
Las y los consejeras y consejeros superiores que hicieron uso de la palabra durante la sesión, marcaron enfáticamente y de manera unánime el repudio al accionar las fuerzas de seguridad al incurrir en una actitud desestabilizante para el sistema institucional y democrático, en un país que decidió de forma definitiva hace ya más de 40 años vivir en democracia; y sostuvieron la defensa inequívoca e inclaudicable de la doctrina y los valores democráticos, en línea con las bases y objetivos del Estatuto de la UNLPam.

Golpe en Chile.
En la sesión, el consejero superior Francisco Babinec, a cuyas expresiones se sumaron demás Consejeros y Consejeras, recordó que la Declaración que estaba definiendo el Cuerpo era especialmente significativa en una fecha como la de ayer, en la que se conmemoraron 47 años del Golpe de Estado perpetrado en Chile.
El 11 de septiembre de 1973 pasó a la historia como una de las peores jornadas para la democracia. El Ejército chileno, encabezado por el general Augusto Pinochet, perpetró un golpe de Estado que puso fin al gobierno y la vida de Salvador Allende.