Inicio La Pampa Otro vecino fue víctima de un secuestro virtual

Otro vecino fue víctima de un secuestro virtual

GENERAL PICO: LE SACARON DINERO

Un nuevo vecino piquense fue víctima de un secuestro virtual, a través del cual lo despojaron de una importante suma de dinero. Se comunicaron a su línea fija, le dijeron que tenían a su hijo secuestrado, le hicieron escuchar un disparo y le exigieron la entrega del dinero.
El hecho ocurrió el martes después de las 18, cuando un vecino del barrio Frank Allan de esta ciudad, que vive sobre la calle 107 entre 26 y 28, recibió en su línea fija el llamado de presuntos secuestradores, que le dijeron que tenían a su hijo. Desde el teléfono le exigieron que embolsara el dinero y lo sacara a la vereda, a modo de rescate, para ver a su hijo con vida.
Mientras tanto le indicaron que no cortara la comunicación y no diera aviso a la policía, porque si no ejecutarían a su hijo. Para que la amenaza resultara más creíble, le hicieron escuchar la detonación de un proyectil y le dijeron que el próximo disparo sería para su hijo.
Asustado por la situación, el vecino puso en una bolsa una suma de algunos miles de dólares, y la sacó a la vereda. Poco después los «secuestradores» pasaron por su casa, se hicieron del dinero y se dieron a la fuga.
Minutos más tarde, el hombre pudo encontrarse con su hijo, quien nunca estuvo secuestrado y se encontraba en perfecto estado de salud.

Una mujer engañada.
Hace algunas semanas, una mujer de esta ciudad fue víctima de un hecho similar. Aquella vez, recibió un llamado a la madrugada, en el que le advirtieron que entregara la plata por el rescate de su hijo. Sin embargo, en ese caso, la mujer le dio en mano la plata (también una importante suma) a uno de los presuntos captores.
Desde la Justicia piquense se advirtió que se trata de bandas foráneas, de Capital Federal, que actúan con personas en el territorio y otras a la distancia, que son las que llaman por teléfono. También recomendaron para estos casos, preguntarle a los secuestradores algún dato personal (como el nombre) del supuesto familiar que tienen prisionero.