Inicio La Pampa Padre e hijo, condenados por abuso

Padre e hijo, condenados por abuso

UNA MENOR DE 14 AÑOS FUE SOMETIDA SEXUALMENTE DURANTE TRES AÑOS

(General Pico) – Un padre y su hijo, dos albañiles de 49 y 25 años de edad, fueron condenados ayer al mediodía a ocho años de prisión, por haber abusado sexualmente de una menor de edad, en reiteradas ocasiones. La niña es la hija de la mujer que mantenía una relación de pareja con el mayor de los acusados.
Ayer a la mañana, el juez de audiencia Carlos Pellegrino condenó a un albañil a ocho años de prisión, tras encontrarlo culpable de los cargos de abuso sexual simple agravado, como delito continuado; abuso sexual con acceso carnal agravado y exhibiciones obscenas; todo en concurso real. Además, condenó a un joven de 25 años de edad por el delito de abuso sexual con acceso carnal agravado.
El hecho se debatió semanas atrás en los Tribunales de esta ciudad, con la actuación del fiscal Luciano Rebechi y del defensor oficial Walter Vaccaro. Durante la primera parte del debate, declararon los acusados, y luego lo hizo la denunciante, madre de la niña abusada y ex pareja del mayor de los imputados.
También declaró la psicóloga Natalia Rescala, que entrevistó a la menor en Cámara Gesell; su colega, Elisa Senatore, de la Oficina de Atención a la Víctima y al Testigo; y la psicóloga Erica Lucero, de la Unidad Local de Protección de Derechos de la Niñez. También prestó testimonio el médico forense Graciano Masó; los policías Javier Barrionuevo y Germán Torres; la madre del joven acusado y la psicóloga Lucía Brito Astrada, que entrevistó a la madre de la niña.
Finalizada la rueda testimonial, el fiscal pidió condenas de 8 y de 10 años de prisión para cada uno de los imputados. En tanto, la defensa solicitó la absolución tras alegar que hubo «muchas contradicciones de modo, tiempo y lugar» en el relato de la damnificada.

Abusos.
El juez Pellegrino señaló que el caso «comparte todas las características propias de las investigaciones de contenido sexual, ya que su producción se desarrolla en la intimidad, en ausencia de testigos, sin la posibilidad de obtención de pruebas directas que acrediten su existencia y dentro del grupo familiar ‘ampliado’, donde el autor de los hechos abusivos logra sortear las barreras que los responsables de los menores pudiesen disponer para con extraños al hogar, en función de esa confianza familiar, permitiendo el contacto directo con las víctimas en las condiciones descriptas».
Agregó que «la repetición y reiteración de abusos en el tiempo y su imposibilidad de determinación en su cantidad, configuran la existencia de delito continuado, encontrándose presente los requisitos necesarios para su configuración, pluralidad de acciones, realizadas en un espacio de tiempo prolongado, con una misma víctima, con identidad de bien jurídico lesionado y un modo semejante de comisión».

Gesell.
También refirió que la adolescente brindó en Cámara Gesell «un relato creíble, con la presencia de muchos indicadores que la perito describe en su informe, tales como elementos característicos de agresión, afectación emocional, con significación de rechazo, recuerdos displacenteros y connotaciones aversivas, trastornos de sueño y alimentación», entre otros.
En la misma línea, dijo que la perito «no halló en el relato de la entrevistada ningún elemento compatible con signos de fabulación».
En la argumentación del fallo, Pellegrino dio cuenta que «la prueba obtenida mediante la entrevista de cámara Gesell y posterior pericia, poseen la carga probatoria suficiente para obtener certeza positiva. El resto del material probatorio producido, se aduna en concordancia con las mismas».
En cuanto a la mensuración de la pena, consideró como atenuantes para ambos imputados, la ausencia de antecedentes condenatorios y su aplicación al trabajo.
«Teniendo en cuenta el pedido de pena efectuado por el representante del Ministerio Público Fiscal y la escala penal establecida para los delitos imputados, en su forma agravada, estimo proporcional, justa y equitativa, la imposición de una pena de ocho años de prisión de cumplimiento efectivo, para cada uno de ellos», indicó.