Pampeano cumplió su sueño

CASCADA

El joven pampeano Marcos Deltetto, oriundo de Rancul, emprendió hace pocos días una aventura en las sierras puntanas de Los Comechingones para poder cumplir un sueño personal: practicar rappel en los Siete Saltos congelados de Los Molles, en la provincia de San Luis. “La ‘mas mejor salida’, más intensa y adrenalinosa de mis últimos años”, aseguró el joven.
Existen tantos sueños como personas en este mundo, algunos “más alcanzables” mientras que otros rozan “lo imposible”. El camino para concretarlo, es una decisión que muchas personas no eligen y guardan ese deseo de “quiero hacer” en algún cajón, que muchas veces queda totalmente en el olvido.
Sin embargo, Marcos Deltetto, un joven ranculense, optó por no seguir el camino de “la mayoría” y emprendió su propia aventura sin dudar. Es así que hace unos días “el pampeano” -como lo conocen sus amigos en San Luis- cumplió su sueño de hacer rappel en los Siete Saltos congelados de Los Molles, en la provincia puntana.
Según publicó el sitio Infomerlo, el joven llegó desde la localidad norteña de Rancul y se instaló en la bella Villa de Merlo hace dos meses para trabajar en la Universidad Nacional de Los Comechingones. Su amor por el deporte aventura y el paisaje que rodea al pueblo puntano llevó a emprenderse en esta primera aventura por las sierras de Comechingones.
“Quería conocer esa hermosa quebrada desde adentro, para eso le tuve que dar un curso de cuerdas”, contó a Infomerlo el guía local de turismo Germán Romero. Luego de un curso rápido, hace unas semanas, Marcos, su guía y otro joven, se dirigieron a las sierras para cumplir el sueño del ranculense.

Experiencia.
La experiencia, que el propio Marcos calificó en su página personal de Facebook como “la más mejor salida” de toda su vida, le tomó una jornada completa. “Salimos los tres el lunes a las 10 de la mañana y volvimos al Talar a las 21. Fue una aventura increíble con cascadas congeladas, cóndores, cuevas”, contó el guía al medio puntano.
“Para realizar la aventura tuvimos que llevar equipo de montañismo como cuerdas de 60 metros, arneses, cascos, descensores. La ración de comida fue mínima para aligerar las mochilas. También linternas frontales, ya que las últimas dos horas fueron de noche, por laderas muy escarpadas. De hecho tuvimos la sorpresa de tener que hacer un rappel nocturno para sortear una cavidad de 20 metros de altura”, explicó Germán.
Sin dudas toda la jornada formó parte de una aventura que quedará para siempre en el corazón de Marcos, tal como lo contó en su perfil: “Nervios de acero, alturas, incidentes y mucha pero sobre todo muchas risas”, quien agradeció a sus dos acompañantes. Las sierras de los Comechingones dejaron su marca en ambos.
“El pampeano dijo que su familia y amigos de sus pagos no ven la hora de que se arrepienta y vuelva al llano. Pero él no vuelve ni loco, ahora piensa seguir aprendiendo y progresando para poder vivir más aventuras como esta”, cerró el guía.

Rappel.
El rappel -también llamado rápel- es un método de descenso por cuerda utilizado por los montañistas utilizado en superficies verticales como la pendiente de una sierre o montaña, una pared o un tiro vertical. Este tipo de sistema suele ser utilizado en espacios abiertos o actividades tales como el barranquismo, montañismo, espeleología, escalada en roca y otras disciplinas que requieren de un descenso vertical.