sábado, 21 septiembre 2019
Inicio La Pampa Pampeanos engañados por una falsa historia del corazón

Pampeanos engañados por una falsa historia del corazón

UTILIZABA UNA TRAGICA HISTORIA PARA CONMOVER

La historia era sumamente trágica: un padre que perdió a su pequeña hija por una enfermedad coronaria y, por falta de dinero, pedía ayuda para poder llegar desde Buenos Aires a Neuquén para estar presente en el sepelio de su difunta hija. Y ahora, a pesar de los golpes que da la vida, pedía ayuda para conseguir un trabajo. La noticia conmovió a la provincia de La Pampa, pero lamentablemente era todo mentira.
Según publicó el diario de La Mañana de Neuquén (LMN), decenas de personas que desinteresadamente brindaron una ayuda a este padre desesperado fueron víctimas de un engaño. No es padre, no está casado, no vive ni en Ruca Choroy, desde donde supuestamente había partido con su esposa hasta el hospital Garrahan, reveló el medio neuquino.
Tras la publicación de la noticia, gran cantidad de personas solidarias -que en distintas oportunidades le habían dado plata- denunciaron la estafa de la que fueron víctimas. En los relatos se repite el «modus operandi»: el hombre se mostraba dolorido por la pérdida de un hijo y la gente lo ayudaba.
Maximiliano Benítez se hacía llamar, y el pasado domingo, gran cantidad de vecinos de La Pampa se conmovieron al verlo con un cartel que decía «Falleció mi hija y necesito viajar a Neuquén», por lo que decidieron pagarle el pasaje y, además, le dieron dinero.

Por La Pampa.
Tras viralizarse su caso por las redes, y durante su paso por la ciudad de Neuquén, el supuesto padre dialogó con LMN y dio detalles sobre su lamentable historia. La pequeña Candela Luján, de 2 años y 7 meses, había nacido con problemas cardíacos.
El joven dijo que con su pareja comenzaron a recorrer distintos hospitales. Primero fue en Roca, luego la clínica San Lucas, y la semana pasada llegaron hasta el Hospital Garrahan en Buenos Aires con la ilusión de que su hija sea operada. Pero el domingo a la mañana, antes que la pequeña ingresara al quirófano, un paro cardíaco terminó con su padecimiento. Aunque la vida pareció acabarse para él, decidió seguir adelante, explicó en el mencionado medio.
Desde Buenos Aires recibió la ayuda de una mujer quien lo alcanzó hasta Santa Rosa. Allí Maximiliano se apostó en la ruta con un cartel que decía «Falleció mi hija y necesito viajar a Neuquén». En las redes se viralizó el pedido solidario y la comunidad pampeana rápidamente llegó con su ayuda.
Así pudo viajar hasta Neuquén y más tarde a Zapala. «Estoy muy agradecido de la gente de Santa Rosa que me ayudó. Hoy me siento mal, fue todo tan rápido, por las noches no puedo dormir», le había dicho a LMN.
Casi una semana después y gracias al eco que tuvo en los medios patagónicos, varias personas salieron a desenmascarar al hombre. Algunos conocidos del estafador -de 32 años- comentaron que vive en la ciudad de Zapala, donde también habría hecho fechorías, por lo que debió ampliar su radio delictivo y comenzó a expandirse hacia el norte neuquino y el Alto Valle. (Fotografía publicada en La Mañana de Neuquén)